Entries Tagged as 'viajes'

Mi necesaria rutina

A mi manera de ser y en este momento de mi vida,  la rutina me es necesaria.  Es mi tabla de salvación, es  a lo que  me agarro fuertemente para sentirme segura y casi aseguraría  que es mi punto de referencia para poder seguir viviendo.

La necesito pero no la amo.   Con mi mente me pongo a volar y me encuentro desapegada de todo lo que tengo. Me veo conociendo gente nueva  que me aporta conocimientos importantes,  voy aprendiendo en mi camino, voy aprendiendo porque escucho con atención todo lo que oigo, soy un Sidharta en busca de la vida.  Y tal vez en busca de la perfección.   Quiero saber más y más, quiero ser sabia. Quiero aprender para enseñar después,  pués con mi carácter abierto podría ayudar con mis conocimientos a ser felices a otras personas.  Me gustaría, por ejemplo, cuando ya fuera sabia, irme a vivir a un pueblito de la selva brasileña,  o a un poblado africano, o al desierto con los tuaregs o a un sitio plagado de niños.

Digo que con mi mente me pongo a volar y en mis sueños nocturnos esto se hace realidad. No necesito alas para subir a las nubes, simplemente hago un pequeño esfuerzo con mi cuerpo impulsándolo hacia arriba y ya estoy ahi, donde más me gusta estar, con las águilas volando a mi lado  y  viendo las casas pequeñitas y las cimas de las montañas debajo de mí. Me siento muy libre, quisiera quedarme ahí, en el cielo,  por horas y horas … pero eso dura poco.

Me despierto de mi sueño o bajo mi mente a la tierra y… ¡zas! ,  ya estoy otra vez  metida en esa rutina que es verdaderamente donde quiero estar hasta el fín de mis días.

¿o no?

 

Verano 2011

 

 

Es difícil en este trastornado mundo en que vivimos poder abstraerte de todo lo que pasa.   Suceden demasiadas desgracias  que están fuera de tu alcance y que,  si no duelen como las propias, también duelen.

Mi intención cuando me despedí de vosotros a finales de Junio era pasar dos meses  olvidada y olvidándome del mundo entero. Eso no ha sido posible.

¿Como obviar la horrible masacre de Noruega? ¿Y el  doloroso drama del Cuerno de África, del que todos somos responsables? ¿ Y el  descalabro de Estados Unidos, perdiendo su hegemonía mundial? ¿ Y la hecatombe europea y por ende  la de nuestro país? ¿Los disturbios en Inglaterra? ¿Y Siria? ¿Y Libia? ¿ Y los parados sin que veamos su fin?  …  y mucho más,  lo que hace que nuestra vida diaria esté rodeada de pesimismo y nos encontremos en un incierto y negro futuro donde la única certeza que tenemos es que nuestros descendientes no van a disfrutar del bienestar  que hemos disfrutado nosotros. Me pregunto si esto no  será la cercanía de la llegada de la Bestia.

De todas maneras, y apartándome un poco de los sinsabores del verano, también he tenido momentos agradables:  cinco dias en un hotelito en Mojácar a orillas del mar,  comidas familiares con hijos, sobrinos y “demás familia”, adelgazar  seis kilitos y poder volver  al bikini,  disfrutar del mar, de la lectura, escribir mis cosas,  jugar tenis, hacer pilates …  y sobre todo, hincharme a hacer pan porque … ¡estoy vendiéndolo en una tienda delicatesen!  No sabeis con que ilusión lo hago pensando que me lo compra gente desconocida y que…¡¡ le gusta!!.  No me voy a hacer rica,  pero me encanta coger un dia 30 euros,  otro 40 ó  50…….   Un verdadero placer, os lo juro.

Bueno, pues con estas cositas he intentado pasar un verano más o menos tranquilo y esperando mejores tiempos.  ¡Hasta pronto!

El tuteo

Ni yo misma sé el  porqué,   pero tengo la manía de hablar a todo el mundo de tú, lo conozca o no.  Me da igual que sea la reina de saba, que la cajera del supermercado, que el camarero o una señora que le pregunto una dirección por la calle.  Mónica siempre me riñe y me dice que es de mala educación. Yo intento corregirme pero me resulta misión imposible.

Hoy, llega a mis oidos que una compañía de aviación “low cost” habla a los pasajeros como colegas.  Les dice por ejemplo desde los altavoces:   “Ponte el cinturón de seguridad”  o “El capitán y toda la tripulación te agradecemos…..”.

Cavilo un ratito sobre el tema y llego a la conclusión de que me molesta, que lo veo una falta de respeto.  Sigo cavilando en que como me puede molestar una cosa que hago yo habitualmente. No tiene sentido, es una contradicción en mi vida, lo sé, pero aún así me molesta.

Hace muchos años, en mi casa, la chica que tenía para “ayudarme en  mis labores”,  me llamaba señora y yo por su nombre de pila. ¡Que cosas!  Ella me hablaba de usted y yo de tú,  aunque yo fuera muy jóven y ella muy mayor.  Eso para mí pasó a la historia,  son signos rancios del pasado,  aunque conozco mucha gente que sigue agarrada a ellos. Ahora, la chica que viene a limpiar a casa, me llama Lola y si me habla de usted es porque es ecuatoriana y no usa el tú. 

¡Que gracia me hace ahora pensar lo que os voy a contar!   A mi suegra siempre le hablé de tú, pero mi suegro, republicano pero conservador, nunca me lo permitió y  a mí siempre me molestó este asunto y por eso siempre buscaba frases donde no hiciera falta el tú o el usted cuando me dirigía a él.  En casa de mis abuelos, en Albacete, mi padre era el unico de los 8 hijos que hablaba de tú a mi abuela. Para mí, el usted en la familia es inapropiado y denota falta de confianza.

Pues aquí me quedo.  Sigo sin saber el porqué de mi desagrado por el tuteo en esos aviones, pero no me apeo del burro: me molesta

http://fantasiadecortos.wordpress.com/

Reminiscencias dichosas y desdichadas.

Hoy,  en este momento, hay algo que me impulsa a hablar de mis abuelos. Es necesario que lo haga para dejar a cada uno en su lugar, para sincerarme conmigo misma y aclararme las ideas que puedo tener confusas.

Todos, en una familia tenemos 4 abuelos, los padres de tu madre y los padres de tu padre. Al padre de mi madre, burgues de provincia, hombre de negocios,   alcalde de su ciudad,   influyente ciudadano conservador de la época de principios del siglo XX que da su nombre a un gran paseo de la ciudad,   nunca lo conocí porque murió muy joven,  cuando mi madre tenía 18 años. Tengo fotos de él con el Rey Alfonso XIII y  otra con la Reina Victoria Eugenia de su brazo.

Vamos a hablar ahora de mis abuelos paternos. Dos personas entrañables, adorables y de las que tengo un precioso recuerdo.  Provenían de pueblos pequeños de la Mancha y habían  fijado su residencia en Albacete,  donde mi abuelo, empezando con nada, creó un importante negocio de salazones y conservas. Eran los dos gente muy sencilla y no he conocido  otra persona más generosa que mi abuelo con nosotros y con todo el mundo que tenía alrededor.  Mi abuela, mi abuela Dolores, era una mujer bajita, gordita, siempre de negro con vestidos largos y con una toquilla en los hombros del mismo color. Parecía que había venido a este mundo sólo a sufrir y no paraba de suspirar. Tenia un ojo de cristal, le faltaba un dedo y era sorda del todo. Le hablábamos siempre con la boca cerca del oido y a grito pelado. La verdad es que tenía motivos para estar triste pues también de 16 hijos que parió solo vivían 8.  De todas maneras, “con los de Alicante” se encontraba feliz y se ponía contenta ya que su hijo Angel, mi padre, era su preferido sin duda y el que había seguido los extendidos negocios de su padre y, dato importante,  el único que le hablaba de tú.

Para nosotros, los tres hermanos,  pero en particular para mí, suponía un premio ” ir a Albacete a ver a los abuelos”, cosa que hacíamos como mínimo 4 veces al año. Me acuerdo de unas camas tremendas donde nos hundíamos en unos colchones de borra y lana  y donde  “la Josefa”  al servicio de mi abuela y por su orden,  nos había metido una botella con agua caliente a cada uno. La casa de mi abuela era mágica para mí. Estaba llena de habitaciones grandes con un pasillo largo, muy largo, que daba a la cocina y desde allí se salía a un patio donde se hacía “la matanza” todos los años. Era un rito sobrecogedor, el grito del pobre cerdo al arrastrarlo hacia una mesa con un gancho en su boca, el deguello con la vasija debajo para recoger la sangre, el quemarle los pelos y el abrirlo en canal. Me acuerdo como si lo viera ahora,  el vapor y el calor  que salía de su interior al abrirlo. Tengo el recuerdo de muchas mujeres, cada una con un casco de cebolla en el pelo para no llorar al pelarlas para hacer las morcillas. Yo me quedaba siempre a ver todo el ritual,  cosa que  ahora sería incapaz de hacer. ¡Pobre cerdo! . Tengo un recuerdo muy preciso de una de las habitaciones, la más fresca decían, llena de jamones colgando en el techo y de orzas en el suelo, llenas de aceite,    con chorizos, morcillas, “tajás” de lomo y no se cuantas cosas más. La nevera de hielo, la fresquera la llamaban,  también se encontraba allí  y tenía un grifo por el que salía el agua fría. Mi abuela no dejaba entrar a nadie a ese cuarto pero a mi sí,  y me sentía una privilegiada.

Cuando mis abuelos se murieron, primero él y mucho más tarde ella, sentí una tristeza muy grande. Con mi abuela Dolores se iba una maravillosa parte de mi infancia.

Y ahora, y por último, me toca hablar de lo que más me duele, de  mi abuela María.  La verdad es que no conviví mucho con ella pues tenía yo 11 años cuando murió. No conviví con ella, es verdad, pero sí me dejó un recuerdo especial, agrio, duro, triste y de desamor y para colmo, sin yo quererla demasiado, me obligaron a besar su frente cuando murió y tengo un recuerdo de haber posado mis labios en algo muy frío que me resulta desagradable.

Decía mi madre, cuando ya yo casada se lo conté,  rebatiendo siempre mis argumentos, que la abuela había sido muy buena y que me quiso mucho pero, aquí, entre nosotros, no negaré  que  fuera muy buena pero que me quisiera…  Cuando eres muy niña, tienes un sentido muy aguzado para sentir si la persona que tienes al lado es tu amiga o no lo es. De todas formas tengo mis razones para pensar así y os las cuento:  mi abuela era una “señora” de los pies a la cabeza. Su porte era altivo a lo que ayudaba el ser muy alta y delgada. No era nada guapa pero era muy elegante, vestía y calzaba muy bien y andaba recta y segura de sus pasos. Doña María era un personaje como salido de un cuadro del siglo XVIII,  muy ufana de su estirpe.  Yo nunca la ví reir, también es verdad que en la guerra civil, “los rojos” sacaron de la carcel a dos de sus hijos de 20 y 26 años que eran falangistas y los fusilaron en el cementerio en represalia por un bombardeo de los nacionales. Eso marca, no lo dudo y quizá no soy tan imparcial como creo al contar mi historia.

Mi abuela María y nosotros viviamos en el mismo edificio, propiedad de mi abuela, nosotros en el primer piso y ella en el cuarto. Mi hermana, se pasaba el dia arriba con ella y  una tía soltera hermana de mi madre, e Isabel y Dolores que les servían y eran casi de la familia, pero sólo casi. Yo, sólo subía a verlas cuando mi madre me lo decía y tenía mis razones. Cada vez que me veía entrar por la puerta su frase era :  “ya está aquí la simplona”. No os podeis imaginar el daño que me ha hecho esta frase durante toda mi vida.  Creo que me ha marcado.  Yo tendría como mucho 6  años y no sabía el significado de “simplona”,  no, no lo sabía,  pero intuía y no se porqué, que no  era algo  bueno para mí.  ¿Sería la entonación? Sería la mirada? Que sería? yo sólo sé que veía diferencias de como trataban a mi hermana y de como me trataban a mi. Mi hermana se parecía mucho a mi madre en todo y yo a mi padre. A veces he pensado que podía ser por eso.

La palabra “simplona” me ha seguido durante toda mi vida. Ha sido lo que no he querido ser nunca y he tenido que luchar por ello.  Nunca he sido guapa ni alta y lo único que me faltaba en la vida era haber sido “simplona”.  Nadie puede saber el daño que puedes hacer a una criatura con una sóla palabra.

Ahora que me he desahogado contando mi historia pienso que a quién le puede interesar un post que hable de los abuelos de Lola. Pero yo lo voy a publicar y…¡ a  ver que pasa !

¿ PIB o FIB ?

 Bhután: Tiger's Nest Monastery

El Reino de Bután es un pais Budista desde el siglo VII.  Está situado en la parte oriental de la cordillera del Himalaya, entre China e India. Ingresó en Naciones Unidas en 1971, después de que  esta reconociera  su soberanía.

El 2 de Junio de 1974, el dia de su coronación,  Jigme Singye Wangchuck  dijo a su pueblo ” La felicidad interior bruta es mucho más importante que el producto interior bruto”.  Tenía entonces  18 años y sucedía a su padre, muerto repentinamente,  en el antiguo Reino de Bután.

La frase del Monarca en su discurso de coronación, no ha sido una frase caída en el vacío.  La filosofía de la “felicidad interior bruta” ha guiado la política de Bután desde entonces. La idea es,  que su manera de medir el progreso no debe basarse sólo en el flujo del dinero,  pues el verdadero desarrollo de una sociedad tiene lugar cuando los avances en lo material  y lo espiritual se complementan y se refuerzan uno a otro. Cada paso de una sociedad debe valorarse en función no sólo de su rendimiento económico, sino de si conduce o no a la felicidad. El concepto  butanés del FIB se basa en estos 4 pilares: Un desarrollo socioeconómico sostenible y equitativo, la preservación y promoción de la cultura, la conservación del medio ambiente y el buen gobierno. 

Existe una Comisión nacional del FIB  y una serie de comités a nivel local.  Ellos se basan en que lo que medimos afecta a lo que hacemos. Si nuestros indicadores sólo miden cuánto producimos, nuestras acciones tenderán sólo a producir más. Por eso había que convertir la FIB,  de una filosofía a un sistema métrico y eso fue encomendado por el rey al Centro de Estudios Butaneses, que años después ha dado con un índice para medir la felicidad.

La materia prima es un cuestionario de 180 preguntas, al que responderán los ciudadanos butaneses cada dos años. La primera se realizó entre diciembre de 2007 y Marzo de 2008. Las preguntas se agrupaban en nueve dimensiones:  Bienestar psicológico,  uso del tiempo, vitalidad de la comunidad, cultura, salud, educación, diversidad medioambiental, nivel de vida y progreso. Entonces, como se determina quien es feliz? Es feliz aquella persona que ha alcanzado el nivel de suficiencia en cada una de las nueve dimensiones.  De aquí saldrá, haciendo los cálculos como para sacar el PIB,  el FIB de Bután, según vayan llegando los avances en la población.

Es todo esto una utopía?  Os pego aquí un pequeño reportaje de la Asamblea General de la ONU en Septiembre de este año.     

Asamblea General de la ONU. Imagen de Sonam Ongmo 

Desde el lunes 20, los líderes mundiales fueron a Nueva York para asistir a la Asamblea General anual. Pero apenas a 5 años de la fecha límite para lograr los Objetivos de Desarrollo para el Milenio de las Naciones Unidas, fue triste ver países atascados todavía en las diferencias y en usar la plataforma para darse golpes entre ellos en lugar de hablar de cooperación. 

A ese respecto, fue agradable reír un poquito –a pesar de lo caprichoso que pudo haber sido- cuando el Primer Ministro de Bután propuso que se incluyera la “Felicidad” como el Noveno Objetivo de Desarrollo del Milenio. 

“Escucho algunos risas -y veo algunas sonrisas”, dijo, sonriendo también, mientras hacía una pausa a la reacción desde el piso. Instantáneamente, fue seguido por una ronda de aplausos de los que apoyaron su moción. 

A medida que las personas superan las amenazas de la supervivencia básica, ¿cuál será nuestra labor colectiva como sociedad progresiva? ¿Debemos seguir creyendo que la vida humana debe gastarse trabajando por un ingreso mayor como para poder consumir más a costa de las relaciones, la paz y la estabilidad ecológica? ¿Vamos a aceptar como inevitables las causas de depresión, suicidio, desintegración de la comunidad y la creciente criminalidad? ¿No podemos encontrar una manera de salirnos del fuego de la codicia que nos consume y que es avivado por los medios y que está pagado por la industria y el comercio que crecen con fuerza en el imprudente consumismo? 

Y para este fin, sintió que ya que el “supremo deseo de todo ciudadano [en el mundo] era la Felicidad, debe de ser el propósito del desarrollo crear las condiciones que posibiliten la Felicidad”. Sus razones para la propuesta surgieron de la filosofía del desarrollo de la Felicidad Bruta Interna (FBI), que Bután ha estado anhelando desde los años setenta. 

Además de esta osada propuesta, Bután también sorprendió a muchos cuando compitió por un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad. Los otros dos aspirantes son Corea del Sur y Camboya.

No podemos negar que hay muchos detractores de esta filosofía,  pero sin embargo esta inquietud  empieza a ocupar las agendas de influyentes mandatarios y eminencias de  la econonomía  a nivel mundial           (noticias y textos sacados de varias páginas de Internet)

¡¡¡¡¡¡¡¡Ay Brasil!!!!!!!!!!

pnczebwtortugadelfines yocqayowyovpuesta

 

¡Hola a todos!  Hace casi un mes que no me acerco por aquí,  pero no entono un “mea culpa” porque la verdadera culpa la ha tenido Internet que no me ha dejado contaros “in situ” mi periplo por esa maravillosa e increible parte de esa nación que es Brasil. Como muestra,  os pongo estas fotos hechas por nosotros para que veais las preciosas playas, mi paseo en barco para ver los delfines nadando cerca de nosotros, tortugas en peligro de extinción que vienen a desovar a estas playas, un mercadillo típico de los pueblecitos de alrededor, comiendo buenísimas ostras en la arena con una cervecita helada, tomándome un helado en uno de los hoteles mejores de la zona, bebiendo agua de coco en la playa, visitando una reserva ecológica, sentada en una calle de Pipa (como una hipi) un sábado por la noche para vender jabones preciosos que hace Roxana, admirando a familias de monos que van de árbol en árbol por las calles de Pipa y dejo para el final el comentario de dos fotos: la primera  con Carlos en la moto y yo de paquete (que loca estoy), pero tengo que deciros que me ha encantado la experiencia de volver a sentirme libre, con el viento en la cara, y subida a una moto como cuando tenía 20 años; la segunda foto que quiero comentar es la de la puesta del sol entre palmeras cocoteros y las dunas con el mar delante, os cuento: estamos los tres en un chiringuito a las cinco y media de la tarde, empieza a anochecer, el sol va bajando y bajando y cuando está un poco mas arriba de donde marca la foto, oh maravilla, empieza a sonar música de Vivaldi para acompañar al sol en su partida. Hay un silencio sepulcral que solo rompe la música y de verdad que esas imágenes que casi me hacen llorar, las llevaré para siempre jamás en la parte de mi cerebro en la que están guardados los mejores recuerdos de mi vida.

Que más os puedo contar? he conocido gente fantástica y tengo que resaltar la amabilidad de los nativos. Hacía mucho tiempo que no veía gente tan feliz, con la sonrisa en la boca, cantando en cuanto se presenta la ocasión y también resalto  cosas olvidadas por mí,  que aquí ya están pasadas de moda por lo visto,: en cualquier autobús las personas se levantan, sean hombres o mujeres, cuando ven que no tiene sitio una persona mayor.

El avión fue menos penoso de lo que pensaba, pero también es verdad que me aticé un “valium 5” antes del vuelo, que me dejó grogui,  y ya me daba igual cuatro que cuarenta.

Me voy a vuestros blogs a encontrar novedades que estoy deseando leer.

Brasil

     Allá me voy. Os cuento:    

El 11S, el dia de  la tragedia de las Torres Gemelas,  me encontraba en Moscú y me juré a mí mísma que si volvía sana y salva a mi casita,  nunca jamás volvería a subir a un avión. Llevo años sin hacerlo, desde ese dia, y siempre contestaba a la  pregunta de “por que….?”  con esta frase: “porque así estoy segura de que no me mataré en un avion”.  Mis últimos viajes a Florencia, Venecia y París han sido siempre en tren, viajes pesadísimos, pero todo antes que volar, me decía.

Hoy, os tengo que confesar que rompo mi juramento. Mi miedo es tremendo,  pero me he liado la manta a la cabeza y me voy a Brasil a final de mes,  tres semanitas,   a pasarlas con algunas personas que adoro y… que sea lo que mi destino quiera que sea.

Ya os he comentado en varias ocasiones que viajar no es ninguna prioridad para mí, ya no me hace la ilusión que me hacía antes,  pero creo que va a ser un viaje en el que voy a disfrutar mucho. Me dicen que es una zona muy tranquila con unas sorprendentes y maravillosas  playas en las que te puedes bañar mientras los delfines nadan a tu lado. Iré, a lo mejor, un dia a Natal,  la capital de Rio Grande do Norte para ver un poco como vive allí la gente, pero mi viaje estará centrado en pasear por las playas, leer mucho, escribir, oir música, pescar con mi hijo, pensar,  no pensar, meditar,  comer mucha fruta tropical y dormir, aparte de conocer gente que vive despacio su vida y la vive de verdad, sin ansia de llegar a una meta, que en realidad es lo que yo  busco de la vida en este momento. Es un “farniente” muy positivo que me dejará  ser yo mísma, libre, sin problemas, durante  esos dias.

Espero escribir en el blog , si Internet, la banda ancha de allí,  lo permite. Me encantaría poder compartir con vosotros ese viaje. Lo hago sola  y espero que no me surja ningun problema. Y también espero que al ver a una ancianita llegar sola y desamparada, los guardias de la Aduana  tengan compasión de mi y no me abran las maletas, pues os cuento en confianza que  he comprado jamón, lomo y chorizo para llevarles y como me pillen me lo requisan  y con toda seguridad que no lo queman como dicen, sino que se darán un atracón a mi costa  y eso me  va a mosquear un montón.