Entries Tagged as 'Psicología'

Tocar es dar vida.

El cerebro es el encargado de emitir los sentidos.  ¿Os habeis fijado cual de nuestros cinco sentidos ocupa mayor espacio en nuestro cerebro?

Hemos perdido en nuestras vidas algo que es muy valioso: el contacto físico.  Cuantos más años cumplo, más me gusta el contacto humano. Me encanta que me demuestren cariño con ese contacto, ya sea un apretón fuerte de manos, o  un apretujón-abrazo, o un pasarme la mano por la espalda o un beso de los de ruido en las mejillas, y como no, un besito en los morritos con mis hijos varones. Es muy, pero que muy  gratificante para mí.  Estas muestras de cariño han sido suplidas en nuestra sociedad por mensajes corporales o palabras . Nos sienta mal que nos toquen, si tocas a una persona por la calle sin querer,  le pides perdón porque puede ser desagradable el contacto para ella  y en cuanto los niños llegan a cierta edad ya no les gusta que nadie les toque ni les besuquee porque es el ejemplo que ven en los adultos.

La sensación del tacto es de las primeras que desarrollamos en el feto. Un bebé necesita sentirse tocado con amor y durante nuestra infancia y adolescencia también juega un papel muy importante. Crecer  en  un ambiente frio y distante,  con poco contacto físico,  puede marcarnos  física y psicológicamente para nuestra vida de adultos e influirá en nuestras relaciones con otras personas. También las  personas mayores necesitan del sentido del tacto para sentirse bien. En la sociedad que vivimos actualmente, los ancianos son los que tienen más carencia de tacto a nivel emocional.  Tocarlos con cariño  puede valer más que mil palabras.

 No debemos dejar que los prejuicios nos venzan … tenemos que tocarnos más y mejor. Las manos son uno de los instrumentos comunicadores mas importantes y hemos de superar prejuicios y volver a usarlas.  La estimulación táctil genera endorfinas que están  relacionadas con la sensación de bienestar. No sólo deseamos saber que somos queridos, necesitamos sentirlo. No olvidemos que tocar y ser tocados es una necesidad fisiológica y emocional. Tocar es un arte que se aprende con la práctica y que nos enseñará a distinguir si ese contacto emocional  es de cariño,  es  consolador, es para transmitirnos seguridad,  es de carácter sexual…   En fin, tocar y acariciar es la mejor manera de expresar afecto, comprensión , amor,  cercanía, solidaridad, compasión…..  Podemos decir que somos una sociedad hambrienta de contacto a la que  la misma sociedad  ha convertido en expertos en no tocar. 

El contacto físico es aceptado y entendido de distinta manera en diferentes culturas. Los latinos somos  más propensos a expresar nuestras  emociones tocándonos.  En otras culturas,  la proximidad con el otro no es bien vista.  Existen demasiados tabúes en este sentido en nuestra sociedad.  Yo pienso que debemos romperlos y acercarnos más los unos a los otros. Es precioso para mi, ver que apretando  la mano a una persona enferma, o triste, o deprimida, o sóla, ese simple contacto,  hace que esa persona se vea comprendida y se sienta mejor .  Debemos ser empáticos y tocones, hay muchas personas en el mundo deseando que alguien los abrace con cariño. Empecemos a cambiar la sociedad en que vivimos,  seamos mas solidarios y repartamos amor con el sentido del tacto.

(algunas ideas están sacadas de páginas de internet).

“La Sección Femenina” y yo.

http://bbaixauli.googlepages.com/Joyasdelfranquismo.pps

Os pido por favor que antes de leer lo que he escrito, os molesteis en abrir  este enlace que no tiene desperdicio  y leais todo hasta la última página, solo hay tres o cuatro,  que para mí es la mejor. Lo  más de lo más es cuando te enseñan a dar un pequeño gemido después de que tu amo, perdonad quería decir tu  marido, haya vaciado su semillita  en tí y claro, como tú te has quedado “in albis”, te dicen que finjas un gemidito de placer para dejarlo contento y satisfecho.

Yo no he pertenecido nunca a la Sección Femenina de Falange y me he librado de hacer el Sevicio Social a cambio de llevar dos canastillas para bebés y no me acuerdo si de pagar algunas pesetas y eso acompañado de la influencia de mi madre. A pesar de pertenecer a una familia de derechas con  sintonía con  Franco, sobre todo mi madre, nunca me obligaron en  mi casa a ser de Falange ni a pertenecer a la Sección Femenina. Sólamente cuando a los 17 años, en el año 1951, quise viajar a Francia haciendo un intercambio con una niña francesa de mi edad, me encontré que además del pasaporte, permiso paterno y no sé que más zarandajas, también necesitaba la cartilla de haber hecho el Servicio Social. Como eso eran palabras mayores y tenía que conseguirlo si queria salir de España, mi madre se ocupó de hablar con “nosequién” y hacer “nosequé”  con jerifaldes de la época,  y  yo tuve mi cartilla en unos días.

Esto os lo cuento como preámbulo para afirmar después que yo nunca oí hablar de lo que dice el enlace.  Es verdad que en mi casa lo de estudiar las chicas lo veian como una tontería pues se suponía que una mujer siempre encontraría un marido que la mantuviese de por vida. En mi caso, no me pusieron muy buena cara cuando expuse mi idea, que era estudiar y trabajar, y siempre he oido en casa cuando hablaban de mí, que yo era como un chicote. De todas maneras estudié lo que pude, pero la falta de motivación y casarme a los 21 años impidió que se cumplieran mis deseos. La providencia quiso que esos deseos se llegaran a cumplir  cuando ya tenía 44 años y  estaba libre de trabas.

Pues bueno, repito que nunca oí esas aberraciones y las leo ahora por primera vez.  Me figuro que las mujeres de esa época eramos todas unas reprimidas, yo no me acuerdo bien de todo, pero imagino que esas mujeres a las que les inculcaron esas horribles ideas y las asimilaron y las vivieron,  habrán sido muy desgraciadas si les habían dejado un poco de cerebro libre para pensar ellas solitas.  Creo que mejor es pensar que las hubieran alienado de tal manera, que fueron felices así.

Yo particularmente no me acuerdo de haber estado nunca alienada, ni con Franco ni sin Franco. Yo nunca encontré a mi pareja superior a mí y si me pongo a pensar, creo que no he encontrado nunca a nadie con quien yo me haya visto inferior. En cultura sí, en conocimientos sí, en alturas y guapuras sí y en más cosas de ese tipo sí, pero en cuanto a razonamiento lógico, a saber vivir y saber afrontar graves problemas, a eso no me gana nadie. Lo que no cabe duda es que yo, y ya lo he comentado en otro sitio, me sé manejar solita y no he tenido nunca los atributos de una buena esposa de las de antes. ¿ Será esto bueno o malo?

Esto que leeis en mi enlace y lo que yo os cuento vuelve a ser una página de la historia de un pasado no muy lejano en nuestro País. Daros cuenta de los cambios que hemos sufrido las mujeres desde entonces. Yo me considero mucho más de ahora que de antes y si no fuera por mi edad me atrevería a decir que soy una mujer para el futuro. He conocido muchas cosas pero… ¡me queda tanto por conocer todavía!

 

Vivir con Peter Pan

Difícil vivir con Peter Pan. Yo he convivido durante muchos años con uno de ellos y la verdad es que es difícil  cuando tú no te consideras una Wendy, cuando tú lo que has buscado ha sido tu complemento para vivir toda la vida y no un crío al que cuidar.

Seguramente vosotros conocereis alguno y también seguramente os caerá muy bien. Estas personas están estacionadas en la eterna juventud, son muy alegres, seductores al máximo, mujeriegos, simpáticos, encantadores y  saben entablar relaciones facilmente.  Los Peter Pan  resultan muy agradables como amigos pero, y ahora os diré el porqué,  se convierten en un martirio para la  persona que tenga que convivir con ellas.

La primera vez que un psiquiatra, Eric Berne, utilizó el nombre de Peter Pan fue en el año 1966 y refiriéndose con este nombre al niño que todo adulto lleva dentro de sí.  En 1983, el psicólogo Dan Kiley ya definió “El síndrome de Peter Pan”,  como los adultos que no quieren crecer o que son incapaces de hacerlo. Este síndrome puede darse en ambos sexos pero como dice la psicóloga Concepción Etiens, es más frecuente entre los hombres.

El síndrome de Peter Pan no tiene edad, lo pueden padecer personas de 30 a 60 años o de por vida.  Si no convives con esa persona es posible que nunca llegues a percatarte de su problema. Puede cumplir perfectamente su trabajo, ser una persona normal fuera de casa. Es en las relaciones familiares donde empieza el problema.  El que  padece este trastorno presenta los siguentes síntomas:  es una persona inmadura que tiene idealizada la juventud y no asume su momento real de madurez, es inseguro aunque se le note poco y aparente lo contrario, teme mucho a la soledad , no se suele comprometer, no se responsabiliza de lo que hace,  es adulto sólo en apariencia. Su inmadurez emocional no le permite afrontar sus responsabilidades de persona adulta. Es mujeriego por la necesidad que tiene de afirmarse ante sí mismo.

 La persona con la que convive deberá cargar con todo el peso de la vida familiar, tomar decisiones por todo, sacar fuerzas para ser cabeza de familia y que no se note ante los demás. Los Peter Pan  no pueden tener una familia normal y su pareja tendrá que hacer esfuerzos inauditos para que su ámbito familiar no se desestructure.

Todo esto sucederá si la pareja del Peter Pan no es una Wendy. El también llamado “síndrome de Wendy” es también un trastorno emocional que ocurre a muchas personas que actúan con su pareja como padre o madre y asumen las responsabilidades del otro con placer. Es mucho más frecuente en mujeres que en hombres por motivos culturales. Estas Wendy tienen una necesidad absoluta (Wilkipedia) de satisfacer al otro, sobre todo a su pareja y sus hijos,  son  personas con mucho miedo al rechazo y a no ser queridas  por los demás, entienden el amor como sacrifício y terminan  por asumir el papel de padre o  madre de su pareja.

Convivir con un Peter Pan en suma, no te deja crecer como persona. Sufres y padeces, aún a sabiendas que estas personas no son malas de por sí, que van dando manotazos por la vida sin darse demasiada cuenta del daño que producen,  porque ellos lo que van buscando es la eterna felicidad de la juventud sin preocuparse de otra cosa. Ellos  viven sin saberlo en “El Pais de Nunca Jamás”.

 

 

(Mi gratitud a mi niña Jo Grass que me otorga este premio. Ella cumple un año regalándonos su prosa y sus fotos)

http://setehapasadoelarroz.blogspot.com/ Este es el enlace para el blog de Jo.

Dormir y soñar

dormir           Hay estudios que dicen que las personas debemos dormir entre siete horas y media y ocho horas,  que dormir menos hace que el rendimiento normal disminuya y dormir más duplica las probabilidades de morir antes de hora.

Yo particularmente, necesito de nueve a diez horas de sueño para poder enfrentarme al dia que me espera. Esto no me pasa ahora, me ha pasado siempre,  aunque si lo pienso bien es posible que tenga que confesar que cada año que pasa por mi vida, el quedarme en la cama en un “duermevela” por las mañanitas, me apetece más y más, sobre todo en invierno. También es verdad que al estar jubilada los trabajos no me apremian como seguramente os pasa a vosotros. Aborrezco el despertador y me juré que cuando dejara de trabajar lo tiraría a la basura, cosa que no he cumplido pues el tener hijos y nieta, a veces conlleva volver a necesitarlo.

El sueño durante la noche tiene cinco etapas o fases que componen un ciclo, y al estar dormidos completamos en toda la noche varios de ellos. Está demostrado que sentirnos frescos y despejados durante el dia, no depende de la duración del sueño, el factor clave es el número de ciclos que hemos completado. Cada ciclo dura sobre noventa minutos.

Fase I  Estado de somnolencia que dura unos minutos. Transición entre vigilia y sueño. Los ojos se mueven lentamente y la actividad muscular se enlentece.

Fase II Disminución del ritmo cardiaco y respiratorio. No hay movimiento de ojos, las ondas cerebrales son más lentas aunque hay periodos de calma y súbita actividad.

Fase III  Es una fase de transición hacia el sueño profundo. Dura sobre tres minutos.

Fase IV   Sueño Delta o profundo donde es muy dificil despertar y dura más o menos veinte minutos. Las ondas cerebrales son lentas. Es cuando algunos niños mojan la cama o tienen terrores nocturnos.

Fase V   Sueño  REM (“Rapid Eye Movement”), donde los ojos se mueven rápidamente, el cerebro está muy activo, se bloquean las neuronas motrices de manera que no podemos movernos, el ritmo cardiaco y respiratorio aumenta,  así como la presión arterial. Las ondas cerebrales aumentan a niveles de cuando una persona está despierta.  Es aquí, en la fase REM, cuando  aparecen los sueños. La mayoría de las personas experimentan de tres a cinco intervalos de sueño REM cada noche.

Los niños pequeños pasan casi el 50% de su tiempo en sueño REM. Los adultos,  en cada uno de los ciclos, pasan casi el 50%  en la fase II, cerca del 20% en REM, y el otro 30 entre las otras tres etapas. En los ancianos se va acortando el sueño REM.

Como curiosidades podríamos decir que mientras se duerme, las heridas se curan más rápido, que algunos animales duermen primero con la mitad de su cerebro y luego con la otra mitad para permanecer alerta a los peligros y que los caballos pueden dormir de pie pero tienen que tumbarse, aunque sea unos minutos, para alcanzar la fase REM.

Todavía no existe un consenso del porque necesitamos dormir. Hay teorías que tienen sentido como: regenerarse, procesar la memoria, descansar… pero no está clara la razón última, si es que la hay.

Y, que podemos decir de los sueños?  Todos sabemos lo que es un sueño y también sabemos  que es algo más de lo que contamos, que no podemos explicarlos bien y que  ellos  despiertan en nosotros emociones  muy fuertes como el miedo, la ira, la culpabilidad, la tristeza, la verguenza…. y sin embargo tienden a desvanecerse rapidamente de nuestra memoria. Ningún neurólogo puede decir para que sirve soñar. Se dice que para estabilizar nuestros recuerdos en el cerebro, que podría ser una especie de tabla de salvación de nuestra mente: una reserva de armas emocionales para enfrentarse al mundo, que soñar no quiere decir nada….. se dice y se dice, pero ¿cuantas cosas hay que no sabemos todavía?….

A mi no me gusta nada soñar durmiendo,  prefiero soñar despierta, pues así elijo yo el tema,  porque para un sueño que me acuerdo que es bueno, tengo cien pesadillas que me aterran y que hasta a veces, me despiertan. Todos soñamos todas las noches  aunque no nos acordemos, en la fase REM siempre hay un sueño.

Tomar decisiones

Este post está especialmente dedicado a una amiga virtual, “Y”, que en este momento de su vida tiene que tomar una importante decisión.   

Pensando

Pensando

  

El poder de decisión es una cualidad que,  junto con otras, nos hace esencialmente humanos.

Un dicho de la tradición oral de la Isla de Margarita, en Venezuela, refleja el conflicto implícito cuando hay que elegir entre dos alternativas:

“No se que hacer

si salir o no salir

si salgo soy vagabundo

y si no salgo soy vil”

Según un estudio de la Universidad de Amsterdam, el hecho de pensar demasiado en un problema, hace que se tomen malas decisiones. Dice un prestigioso Psicólogo de esa Universidad, que nuestro inconsciente maneja mejor las decisiones más complejas y a veces es muy positivo que después de evaluar el problema,  lo dejemos a un lado y que sea nuestro inconsciente el que trabaje y nos traiga la solución para ya nosotros tomar la decisón adecuada.

No debemos tomar decisiones cuando estamos alterados, no podemos permitir que las emociones tomen el control y si no hubiera que tomar una decisión inmediata deberíamos disminuir la marcha o esperar un poco. Esa sería la mejor decisión ya que el problema puede desaparecer o puede producirse un acontecimiento que lo solucione.

Aquí enumero un proceso de cinco etapas en la toma de una decisión importante:

Necesidad de tomar una decisión. Esto comienza cuando una persona se enfrenta a una situación que implica amenaza.            Habría que mirar si la probable amenaza es lo suficientemente importante como para justificar el esfuerzo de tomar una decisión al respecto.

Enumeración de las alternativas.

– Evaluación de las alternativas.

Elección de  la alternativa,  la atención se centra sobre ésta y se olvidan las otras.

La alternativa elegida se lleva a la práctica.

En estas últimas etapas se producen sentimientos de bienestar, seguridad y autoconfianza.

(Este post se basa en diferentes páginas de Internet)

Mi ego y yo

Como me considero una persona educada, primero, en el titulo, pongo lo que yo no soy y luego me pongo a mi misma, pero… me asalta una duda ¿ yo soy yo o es mi ego lo que  soy  yo? Me hago un trabalenguas pero yo me entiendo.

Os explico y de paso lo entendere yo mejor. Lo primero que dice mi ego, que soy yo o no, luego veremos, es que no puedo poner tildes, acentos lo he llamado yo siempre, no porque no sepa donde van, naturalmente que lo se, sino porque el ordenador me vuelve a fallar y pasa ´´esto. Esto lo dice, como veis, mi ego pues yo creo que a mi yo, deberia de importarle poco lo que piensen los demas. A mi yo, no le importa, pero a mi ego le importa y mucho lo que opinen de el.

Llevo mucho tiempo pensando que cuando hacemos una obra buena no lo hacemos porque sea bueno en si, lo hacemos para sentirnos bien dentro de nosotros mismos y eso es ego. Eso es asi o solo me pasa a mi?. ¡¡Socorroooooo!!!

Por que escribo un blog? Podria escribir un diario y contar mis cosas y quedarmelas para mi solita, pero mi ego, encubierto en mi yo, me dice “Que desperdicio, Lola, con todo lo que puedes contar para ayudar a la gente a saber un poquito mas…..” y como Eva con la serpiente y la manzana, voy y me lo creo, y me como la manzana para que mi ego, cuando cuento que tengo 75 años, que me he hecho a mi misma, que he estudiado ya mayor, que sigo interesada por la vida……. para que mi ego digo, se sienta con un subidon de endorfinas de aqui te espero cuando recibe comentarios que le hacen sentir en una nube…… Soy yo o es mi ego? O somos los dos uno mismo?

Yo no se si esta bien o mal pero lo que es verdad es que el dia que no encuentro un comentario en mi blog me siento frustrada, como una idiota que no le interesa a nadie, como una desgraciada a quien nadie quiere…. Exagero?  Es mi ego el que habla. Por favor, no os creais que soy yo pues si no, ya no os voy a gustar nada de nada y eso mi ego me lo hara pagar de alguna manera.

Termino de escribir y lo unico que he sacado en limpio es que la palabra yo la he repetido tropecientas veces pero ¡cuidado! no he sido yo, ha sido mi ego.

La Inteligencia

Desde un punto de vista conceptual podemos definir la inteligencia como “la capacidad de producir la información que tiene el individuo para desarrollar estrategias para adaptarse al medio”.

Efectivamente, eso sería lo que es la inteligencia, pero una inteligencia de origen genético que es lo que podríamos llamar “el instinto”  y que determinará el potencial intelectual de cada uno.

Otro tipo de inteligencia sería el proceso de interacción con el medio y varía según los desafíos que la persona tenga que enfrentar en la vida.

Otro tipo sería la que evalúan los test psicométricos y depende de la naturaleza de los mismos.

El Psiquiatra español Enrique Rojas define la inteligencia como “el producto que resulta de utilizar en forma correcta y adecuada el procesamiento de la información a través de unidades de análisis y mecanismos internos, que saben diferenciar lo accesorio de lo fundamental, así como integrar y asociar los distintos niveles de recepción de datos”.

El Dr. Enrique Rojas diferencia distintos tipos de inteligencia:

Inteligencia espontánea: Brota de forma natural sin necesidad de ser estimulada, emergiendo de forma fluida.

Inteligencia provocada: Necesita de estímulos externos que le ayuden a vencer una cierta inercia. Mejor rendimiento cuando hay una presión externa.

Inteligencia analítica: Trata de escudriñar los problemas, separando, distinguiendo y puntualizando los distintos aspectos del tema a tratar. Observa, distingue, matiza, desmenuza y va aplicando criterios de segmentación.

Inteligencia sintética: Resume las características mas relevantes del asunto a tratar.

Inteligencia emocional: Capacidad de expresar sentimientos. Conocerlos.

Inteligencia Objetiva: Puede medir y captar en forma clara, rotunda y manifiesta la relación yo-mundo.

Inteligencia subjetiva: Actúa sobre la realidad, transformándola de algún modo por medio de la imaginación y la fantasía.

Inteligencia teórica: Es capaz de moverse dentro de un terreno conceptual, abstracto.

Inteligencia práctica: Tener capacidad para resolver un problema nuevo que surge de forma inesperada y que exige ensayar una solución inmediata.

Inteligencia metódica: Es sistemática, precisa, sigue los pasos de una serie de premisas bien coordinadas, con argumentos firmes y contundentes. Todo es minucioso, prolijo, parejo, muestra un proceso muy ordenado en su funcionamiento.

Inteligencia analógica: En ella se recurre a equivalencias, similitudes, metáforas, comparaciones como medios para expresar el pensamiento.

Inteligencia discursiva : Demuestra facilidad para expresarse verbalmente, con un estilo claro, bien definido, con el que consigue transmitir un mensaje adecuado.

Inteligencia matemática: generalmente va asociada a la inteligencia teórica.

Inteligencia social: permite relacionarse con los demás sin inhibirse,  aunque sean desconocidos. No se bloquea verbalmente ante una situación dificil. Sabe decir  no en forma determinante, sin dureza ni brusquedad. Puede mantener una conversación fluida y amena tanto en conversaciones superficiales como en otras más profundas.

Todas estas inteligencias se encuentras mezcladas en las diferentes personas, predominando unas u otras en mayor o menor grado.

Personalizando un poco este articulo, yo, como dije en otra ocasión en este blog, me considero una persona clara de mente, pero de ninguna manera en todo. Me gustaría mucho que me comentarais sobre esto y me dijerais lo que pensais de vosotros mismos. ¿Conoceis vuestro nivel de inteligencia? Aquí es muy fácil verse reflejado, porque si te conoces algo a tí mísmo sabrás autoevaluarte y podrás entender lo que posees y de lo que careces. Empezaré yo mísma a evaluarme y a ver si me seguís: Puntuaré del 1 al 10:

Espontánea = 8, Provocada =  3, Analítica =  7, Sintética = 8, Objetiva = 8, Subjetiva =  3, emocional = 9, Teórica =  0, Práctica = 8, Metódica =  0, Analógica = 1, Discursiva =  8, Matemática = 0, Social = 9,

Os espero. 

 Test

El experimento Milgram

En los años sesenta, Stanley Milgram, Psicólogo de la Universidad de Yale, realizó un estudio psicológico que intentaba medir la voluntad de un participante a obedecer las órdenes de una autoridad aun cuando éstas pudieran entrar en conflicto con su conciencia personal.

La idea surgió en el juicio de Adolf Eichmann en 1.960. Fue condenado a muerte en Jerusalén por crímenes contra la humanidad durante el régimen nazi. El era el encargado de la logística. Planeó la recogida, transporte y exterminio de los judios. Eichmann, en el juicio, mostró su sorpresa ante el odio que le mostraban los judíos, diciendo que él sólo había obedecido órdenes. Seis psiquiatras declararon que Eichmann no sufría ningun trastorno, que tenía una vida familiar normal y varios testigos dijeron que era una persona corriente y que no odiaba a los judios.

Milgram estaba muy intrigado viendo que Eichmann era una persona normal, incluso aburrida, que no tenía nada contra los judíos. Por que entonces había participado en el Holocausto? Sería sólo por obediencia? Podía ser que todos los cómplices nazis sólo acatasen órdenes? O es que los alemanes eran diferentes?.

Milgram resumiría el experimento en su artículo “Los peligros de la obediencia” en 1.974 escribiendo:

“Los aspectos legales y filosóficos de la obediencia son de enorme importancia, pero dicen muy poco sobre cómo la mayoría de la gente se comporta en situaciones concretas. Monté un simple experimento en la Universidad de Yale para probar cuanto dolor infligiría un ciudadano corriente a otra persona simplemente porque se lo pedían para un experimento científico. La férrea autoridad se impuso a los fuertes imperativos morales de los sujetos participantes de lastimar a otros y, con los gritos de las víctimas sonando en los oídos de los sujetos participantes, la autoridad subyugaba con mayor frecuencia. La extrema buena voluntad de los adultos de aceptar casi cualquier requerimiento ordenado por la autoridad constituye el principal descubrimiento del estudio”.

A través de los anuncios en un periódico de New Haven (Connecticut) se reclamaban voluntarios para participar en un ensayo relativo al “estudio de la memoria y el aprendizaje” en Yale, por lo que se les pagaba cuátro dólares diarios más dietas. A los voluntarios que se presentaron se les ocultó que en realidad iban a participar en una investigación sobre la obediencia a la autoridad. Los participantes eran personas de entre 20 y 50 años de edad de todo tipo de educación, desde los que acababan de salir de la escuela primaria a participantes con doctorado.

El experimento requiere tres personas: el experimentador, (el investigador de la universidad), el “maestro”, (el voluntario que leyó el anuncio en el periódico) y el “alumno”, (un cómplice del experimentador que se hace pasar por participante en el experimento). El experimentador le explica al participante que tiene que hacer de “maestro”, y tiene que castigar con descargas eléctricas al “alumno” cada vez que falle una pregunta.

Separado por un módulo de cristal del “maestro”, “el alumno” se sienta en una especie de silla eléctrica y se le ata colocándole unos electrodos en su cuerpo. Se comienza dándole al “maestro” una pequeña descarga de 45 voltios con el fín de que compruebe el dolor del castigo y la sensación desagradable que sufrirá su “alumno” si falla una pregunta.

El experimentador le da una lista con una serie de pares de palabras: chica-azul, lindo-dia, cuello-ancho…..  . Le dice que cuando termine de leerle la lista al “alumno” pase a leerle sólo la primera palabra de cada par y luego le de cuatro opciones a elegir una. Si acierta no pasa nada, si se equivoca tiene que apretar un botón que zumba y le da una descarga eléctrica. Comienza con 15 voltios y aumenta la cantidad de voltios de a 15 por cada respuesta incorrecta hasta los 450 voltios.

El “maestro” cree que está dando descargas al “alumno” cuando en realidad todo es una simulación. El “alumno”, que es un actor en realidad, ha sido previamente aleccionado por el investigador para que vaya simulando los efectos de las sucesivas descargas. Así, a medida que el nivel de descarga aumenta, el “alumno” comienza a golpear el cristal que lo separa del “maestro” y se queja de su condición de enfermo del corazón, luego aullará de dolor, pedirá el fín del experimento, y finalmente al alcanzarse los 270 voltios, gritará de agonía. Si el nivel del supuesto dolor alcanza los 300 voltios, el “alumno” dejará de responder a las preguntas y se producirán estertores previos al coma.

Por lo general, cuando los “maestros” alcanzaban los 75 voltios, se ponian nerviosos ante las quejas de dolor de sus “alumnos” y deseaban parar el experimento, pero la férrea autoridad del investigador les hacía continuar. Al llegar a los 135 voltios, muchos de los “maestros” se detenían y  se preguntaban el propósito del experimento. Cierto número continuaba pero asegurando que ellos no se hacían responsables de las posibles consecuencias. Si el “maestro” expresaba al investigador su deseo de no continuar, éste le indicaba imperativamente y según el grado:

– Continúe, por favor.

– El experimento requiere que usted continúe.

– Es absolutamente esencial que usted continúe.

– Usted no tiene opción alguna. Debe continuar.

Si después de ésta última frase el “maestro” se negaba a continuar, se paraba el experimento. Si no, se detenía después de que hubiera administrado el máximo de 450 voltios tres veces seguidas.

En el experimento original, el 65% de los participantes (26 de 40) aplicaron la descarga de 450 voltios, aunque muchos se sentían incómodos al hacerlo. Todo el mundo paró en cierto punto y cuestionó el experimento, algunos incluso dijeron que devolverían el dinero que les habían pagado. Ningun participante se negó rotundamente a aplicar más descargas antes de alcanzar los 300 voltios.

Antes de llevar a cabo el experimento, el equipo de Milgram estimó cuales podían ser los resultados en función de encuestas hechas a estudiantes, adultos de clase media y psicólogos. Consideraron que el promedio de descarga se situaría en 130 voltios con una obediencia al investigador del 0%. Todos ellos creyeron unánimemente que solamente algunos sádicos aplicarían el voltaje máximo.

El desconcierto fue grande cuando se comprobó que el 65% de los “maestros” aplicó el voltaje límite de 450 a sus “alumnos”, aunque a muchos les colocase el hacerlo en una situación absolutamente incómoda.

Una de las teorías de Milgram es que la esencia de la obediencia consiste en el hecho de que una persona se mira a sí misma como un instrumento que realiza los deseos de otra persona y por lo tanto no se considera a sí mismo responsable de sus actos. Una vez que esta transformación de la percepción personal ha ocurrido en el individuo, todas las características esenciales de la obediencia ocurren. Este es el fundamento del respeto militar a la autoridad: los soldados seguirán, obedecerán y ejecutarán órdenes e instrucciones dictadas por los superiores, con el entendimiento de que la responsabilidad de sus actos recae en el mando de sus superiores jerárquicos.

 

El Experimento      de Milgram

 

La Pirámide de Maslow

Abraham Maslow, psicólogo y humanista  nacido en 1908,  desarrolló una interesante Teoria de la Personalidad, en la que incluye la Teoria de la Motivación, cuyo más representativo icono es La Pirámide de Maslow.

Si interpretamos la pirámide veremos las claves de su teoría: Establece que existe una jerarquía de necesidades humanas en donde una vez satisfechas las necesidades básicas, se desarrollan otras necesidades o deseos superiores hasta llegar a lo que él llamó “autorealización”.

La pirámide consta de cinco niveles:  (wikipedia y otros sitios de Internet))

Necesidades fisiológicas: Son satisfechas mediante comida, bebida, sueño, refugio, aire fresco, una temperatura apropiada, tener relaciones sexuales… etc. Si estas necesidades humanas dejan de ser satisfechas, entonces, las necesidades fisiológicas mas primarias se convierten en la prioridad más alta. Si se le ofrecen a un humano soluciones para dos necesidades como la necesidad de amor y el hambre, es mas probable que el humano escoja primero la necesidad de comer. Como resultado, todos los otros deseos y capacidades pasan a un plano secundario.

Necesidades de seguridad : Cuando las necesidades fisiológicas son satisfechas, entonces el ser humano se vuelve hacia las necesidades de seguridad. Esto se convierte en el objetivo de principal prioridad sobre otros. Una sociedad tiende a proporcionar esta seguridad a sus miembros. Ejemplos recientes de esa pérdida de seguridad incluyen Somalia y Afganistán. A veces, la necesidad de seguridad sobrepasa a la necesidad de satisfacción fácil de las necesidades fisiológicas, como pasó por ejemplo en los residentes de Kosovo, que eligieron dejar un área insegura para buscar un área segura, contando con el riesgo de tener mayores dificultades para obtener comida. En caso de peligro agudo la seguridad pasa por delante de las necesidades fisiológicas.

Necesidades de afiliación. Están relacionadas con el desarrollo afectivo del individuo, son las necesidades de asociación, participación, aceptación, amor… . El ser humano siente la necesidad por naturaleza de relacionarse, ser parte de una comunidad, de agruparse en familias.

Necesidades de reconocimiento: segun Maslow existen dos tipos de necesidades de estima, una alta y otra baja. La estima alta contempla la necesidad de respeto a uno mismo, e incluye sentimiento tales como , confianza, competencia, independencia y libertad. La estima baja incluye: la necesidad de atención, aprecio, reconocimiento, estatus, dignidad, fama o gloria. Un déficit en este nivel se refleja en una baja autoestima y el complejo de inferioridad.

Autorealización: Es la necesidad instintiva de un ser humano de hacer lo máximo que pueden dar de sí sus habilidades únicas. Maslow lo describe de esta forma “Un músico debe hacer música, un pintor, pintar, un poeta, escribir, si quiere estar en paz consigo mismo.” Un hombre o mujer debe ser lo que pueda llegar a ser. Mientras las anteriores necesidades pueden ser completamente satisfechas, esta necesidad es una fuerza impelente continua. Son las necesidades más elevadas, y a través de su concreción, se encuentra un sentido a la vida mediante el desarrollo potencial de una actividad. Se llega a este nivel cuando los anteriores han sido alcanzados.

 

Piramide de Maslow