Entries Tagged as 'Educación'

Escribiendo a mano.

Echo de menos no recibir cartas escritas a mano. Me gustaría,  al abrir mi buzón por la mañana, encontrarme con sobres con mi dirección escrita con boli y aun más con tinta y con un remite que me dijera quién era el autor de la misiva.

Siempre he presumido de tener una letra bonita, picuda, grande y clara, es posible que antigua y de colegio de monjas. Me da mucha pena no usarla y que se me llegue a olvidar, aunque creo que eso no sucederá nunca porque de vez en cuando cojo una libreta y escribo a mano cosas que me vienen a la cabeza.

Me encanta usar el ordenador, soy una enamorada de él,  internet ha logrado darle un vuelco a mi vida no cabe duda, pero con los mails se ha perdido ese romanticismo de enviar o esperar una carta y reconocer la letra del sobre y que tu corazón empiece a  latir con fuerza (y no hablo siempre de cartas de amor). Toda mi vida  me ha gustado escribir y esperar la respuesta…  Ahora es todo mucho más frío, es como un pin-pan-pun,  y los mails nos sirven solamente para comunicarnos brevemente y con las menos palabras posibles.  En una carta escrita a mano, puedes leer el estado anímico de la persona que escribe, la emoción o no que le pone a sus frases, el énfasis ….. en un mail yo no sé como se puede conseguir eso.

Se ha perdido la costumbre de mandar felicitaciones de tu puño y letra  en Navidad o en cumpleaños .  Ahora sobra con un SMS.   ¿Creeis que es lo mismo? A mi me gustaba mucho en Navidad recibir un montón de Crhistmas y contestar a todos.  Son costumbres que se pierden y ya nunca se van a recuperar.

Bueno amigos, me he puesto nostálgica  y es posible que esto no os pase ni os interese a ninguno de vosotros.  A mí, sí.

De quien son estos versos?

Quién supiera escribir

Escribidme una carta, señor cura.
-Yá sé para quién es.
-¿Sabéis quién es, porque una noche oscura
nos visteis juntos? – Pues.

………………..

……..  “

 

El tuteo

Ni yo misma sé el  porqué,   pero tengo la manía de hablar a todo el mundo de tú, lo conozca o no.  Me da igual que sea la reina de saba, que la cajera del supermercado, que el camarero o una señora que le pregunto una dirección por la calle.  Mónica siempre me riñe y me dice que es de mala educación. Yo intento corregirme pero me resulta misión imposible.

Hoy, llega a mis oidos que una compañía de aviación “low cost” habla a los pasajeros como colegas.  Les dice por ejemplo desde los altavoces:   “Ponte el cinturón de seguridad”  o “El capitán y toda la tripulación te agradecemos…..”.

Cavilo un ratito sobre el tema y llego a la conclusión de que me molesta, que lo veo una falta de respeto.  Sigo cavilando en que como me puede molestar una cosa que hago yo habitualmente. No tiene sentido, es una contradicción en mi vida, lo sé, pero aún así me molesta.

Hace muchos años, en mi casa, la chica que tenía para “ayudarme en  mis labores”,  me llamaba señora y yo por su nombre de pila. ¡Que cosas!  Ella me hablaba de usted y yo de tú,  aunque yo fuera muy jóven y ella muy mayor.  Eso para mí pasó a la historia,  son signos rancios del pasado,  aunque conozco mucha gente que sigue agarrada a ellos. Ahora, la chica que viene a limpiar a casa, me llama Lola y si me habla de usted es porque es ecuatoriana y no usa el tú. 

¡Que gracia me hace ahora pensar lo que os voy a contar!   A mi suegra siempre le hablé de tú, pero mi suegro, republicano pero conservador, nunca me lo permitió y  a mí siempre me molestó este asunto y por eso siempre buscaba frases donde no hiciera falta el tú o el usted cuando me dirigía a él.  En casa de mis abuelos, en Albacete, mi padre era el unico de los 8 hijos que hablaba de tú a mi abuela. Para mí, el usted en la familia es inapropiado y denota falta de confianza.

Pues aquí me quedo.  Sigo sin saber el porqué de mi desagrado por el tuteo en esos aviones, pero no me apeo del burro: me molesta

http://fantasiadecortos.wordpress.com/

MGF (Mutilación Genital Femenina)

http://www.youtube.com/v/OblNFGqBEU0&hl=es_ES&fs=1&rel=0″></param><param   video cortito de un emocionante testimonio

 

 

La ONU da la cifra de 120 millones de mujeres  a las que se les ha aplicado  la ablación en todo el mundo y nos dice que en este momento están en peligro de sufrirla unos dos millones de niñas.   Esta práctica se conoce con varios nombres como “purificación” o “circuncisión femenina”, que son eufemismos de lo que verdaderamente es: la ablación del clítoris.  Es un rito ancestral que se sigue prácticando hoy en día en 28 paises de Africa. La edad en la que se inicia el rito va desde los 2 a los 12 años y anualmente son mutiladas aproximadamente dos millones de niñas africanas de las que entre el 1% y el 2% mueren debido a complicaciones asociadas a la mutilación genital femenina.

La ablación no es una obligación religiosa pero antropológicamente tiene la consideración de rito religioso iniciático. Se celebra con grandes fiestas y bailes porque se dice que las niñas,  despues de la ablación,  ya ingresan  en la edad adulta.

Existen tres tipos de MGF: extirpación parcial del clítoris, extirpación total del clítoris y de los labios menores y extirpación total o parcial de los genitales externos e infibulación. Esta mutilación es muy peligrosa porque tiene lugar en condiciones insalubres, y los utensilios que emplean para hacerlo pueden ser desde cuchillos desafilados hasta vidrios rotos o cuchillas de afeitar o navajas. A las niñas no les dan anestesia ni antibióticos, se les amarran las piernas juntas hasta que sanan sus heridas.

Las justificaciones de este cruel rito suelen ser: la creencia que si el recién nacido toca el clítoris al nacer puede morir, establecer su legitimidad para casarse, mejorar la fertilidad de la mujer, proteger la castidad. En estas sociedades donde se practica, es muy difícil para una mujer casarse si no ha sido mutilada y de momento es la única salida que tienen porque su educación es nula y no se les alienta a superarse. Las raices de la MGF vienen de la discriminación de la mujer, de la desigualdad en esos paises donde se practica, donde la mujer no tiene derechos. Si una mujer no tiene practicada la MGF es excluida de la sociedad.

Las ONGs ayudan a  erradicar esta práctica  trabajando en la educación, intentando  que tengan un tratamiento médico adecuado y apoyando a las mujeres que viven en las aldeas y ciudades donde se practica la ablación. Algunas organizaciones locales intentan que se usen ritos alternativos para reemplazar a las ceremonias tradicionales, con ofrendas de regalos y celebraciones pero sin llegar a la mutilación. No se puede obviar la cultura de esos pueblos pero sí se puede ir cambiando la mentalidad de las personas hasta conseguir un grupo crítico de oposición a la MGF que pueda tener peso en el pais.

Con la inmigración,  este problema ha llegado a Europa occidental así como a otras naciones de América. La ley internacional requiere a todos los estados que investiguen, prevengan y castiguen la violencia contra las mujeres.

En España viven muchos inmigrantes que practican la MGF y por eso  está vigente una Ley Orgánica que prohibe la ablación y permite a los jueces perseguir extraterritorialmente la práctica de la mutilación genital femenina.

Un equipo de antropólogos de la Universidad Autónoma de Barcelona dirigido por Adriana Kaplan, lleva trabajando casi 20 años en este tema porque Cataluña es de todas la comunidades de España, la que más jóvenes tiene en riesgo de  MGF. Ha escogido Gambia como ámbito de actuación porque el 80% de sus mujeres han sido victimas de la mutilación y además, de todos los paises subsaharianos, es el que más peso tiene en España.  Ha conseguido el compromiso del gobierno de ese país para poder sensibilizar a la población contra la ablación.

En España viven actualmente unos 15.000 gambianos de los cuales y según la investigación del equipo de antropólogos, solamente en Cataluña había en el año 2.000 un total de 532 niñas en riesgo de ser mutiladas.  “La mayoría de las niñas nacidas en España de origen gambiano, cuando van de vacaciones a su país, vuelven mutiladas” explica Kaplan. En vista de ésto, se ha iniciado un plan piloto que consiste en facilitar, desde los centros de atención primaria, un papel oficial que refleja “los problemas a los que las familias se enfrentarán al volver a España”. “El programa está funcionando de forma efectiva, ya que de 42 familias que hemos enviado con carta, 38 han vuelto con las niñas intactas.  Lo importante ahora es seguir con la formación a profesionales de la salud, para que cuando se encuentren con estos casos, sepan como actúar” explica la antropóloga.

La prohibición legal es imprescindible para castigar y prevenir la práctica de la MGF pero no es suficiente. Las leyes deberán ir acompañadas de campañas de información y sensibilización.  Al ser una práctica muy arraigada en las culturas y mentalidades, si no entienden el porqué   de abandonar esta práctica, seguirán practicándola en la clandestinidad.

Información sacada de varias páginas de Internet. (webislam, educasexo y otros)

Vd. para que sirve?

¿De qué sirve el profesor?

Por Umberto Eco
Para LA NACION

 

En el alud de artículos sobre el matonismo en la escuela he leído un episodio que, dentro de la esfera de la violencia, no definiría precisamente al máximo de la impertinencia… pero que se trata, sin embargo, de una impertinencia significativa. Relataba que un estudiante, para provocar a un profesor, le había dicho: “Disculpe, pero en la época de Internet, usted, ¿para qué sirve?”  

El estudiante decía una verdad a medias, que, entre otros, los mismos profesores dicen desde hace por lo menos veinte años, y es que antes la escuela debía transmitir por cierto formación pero sobre todo nociones, desde las tablas en la primaria, cuál era la capital de Madagascar en la escuela media hasta los hechos de la guerra de los treinta años en la secundaria. Con la aparición, no digo de Internet, sino de la televisión e incluso de la radio, y hasta con la del cine, gran parte de estas nociones empezaron a ser absorbidas por los niños en la esfera de la vida extraescolar.

De pequeño, mi padre no sabía que Hiroshima quedaba en Japón, que existía Guadalcanal, tenía una idea imprecisa de Dresde y sólo sabía de la India lo que había leído en Salgari. Yo, que soy de la época de la guerra, aprendí esas cosas de la radio y las noticias cotidianas, mientras que mis hijos han visto en la televisión los fiordos noruegos, el desierto de Gobi, cómo las abejas polinizan las flores, cómo era un Tyrannosaurus rex y finalmente un niño de hoy lo sabe todo sobre el ozono, sobre los koalas, sobre Irak y sobre Afganistán. Tal vez, un niño de hoy no sepa qué son exactamente las células madre, pero las ha escuchado nombrar, mientras que en mi época de eso no hablaba siquiera la profesora de ciencias naturales. Entonces, ¿de qué sirven hoy los profesores?

He dicho que el estudiante dijo una verdad a medias, porque ante todo un docente, además de informar, debe formar. Lo que hace que una clase sea una buena clase no es que se transmitan datos y datos, sino que se establezca un diálogo constante, una confrontación de opiniones, una discusión sobre lo que se aprende en la escuela y lo que viene de afuera. Es cierto que lo que ocurre en Irak lo dice la televisión, pero por qué algo ocurre siempre ahí, desde la época de la civilización mesopotámica, y no en Groenlandia, es algo que sólo lo puede decir la escuela. Y si alguien objetase que a veces también hay personas autorizadas en Porta a Porta (programa televisivo italiano de análisis de temas de actualidad), es la escuela quien debe discutir Porta a Porta. Los medios de difusión masivos informan sobre muchas cosas y también transmiten valores, pero la escuela debe saber discutir la manera en la que los transmiten, y evaluar el tono y la fuerza de argumentación de lo que aparecen en diarios, revistas y televisión. Y además, hace falta verificar la información que transmiten los medios: por ejemplo, ¿quién sino un docente puede corregir la pronunciación errónea del inglés que cada uno cree haber aprendido de la televisión?

Pero el estudiante no le estaba diciendo al profesor que ya no lo necesitaba porque ahora existían la radio y la televisión para decirle dónde está Tombuctú o lo que se discute sobre la fusión fría, es decir, no le estaba diciendo que su rol era cuestionado por discursos aislados, que circulan de manera casual y desordenado cada día en diversos medios –que sepamos mucho sobre Irak y poco sobre Siria depende de la buena o mala voluntad de Bush. El estudiante estaba diciéndole que hoy existe Internet, la Gran Madre de todas las enciclopedias, donde se puede encontrar Siria, la fusión fría, la guerra de los treinta años y la discusión infinita sobre el más alto de los números impares. Le estaba diciendo que la información que Internet pone a su disposición es inmensamente más amplia e incluso más profunda que aquella de la que dispone el profesor. Y omitía un punto importante: que Internet le dice “casi todo”, salvo cómo buscar, filtrar, seleccionar, aceptar o rechazar toda esa información.

Almacenar nueva información, cuando se tiene buena memoria, es algo de lo que todo el mundo es capaz. Pero decidir qué es lo que vale la pena recordar y qué no es un arte sutil. Esa es la diferencia entre los que han cursado estudios regularmente (aunque sea mal) y los autodidactas (aunque sean geniales).

El problema dramático es que por cierto a veces ni siquiera el profesor sabe enseñar el arte de la selección, al menos no en cada capítulo del saber. Pero por lo menos sabe que debería saberlo, y si no sabe dar instrucciones precisas sobre cómo seleccionar, por lo menos puede ofrecerse como ejemplo, mostrando a alguien que se esfuerza por comparar y juzgar cada vez todo aquello que Internet pone a su disposición. Y también puede poner cotidianamente en escena el intento de reorganizar sistemáticamente lo que Internet le transmite en orden alfabético, diciendo que existen Tamerlán y monocotiledóneas pero no la relación sistemática entre estas dos nociones.

El sentido de esa relación sólo puede ofrecerlo la escuela, y si no sabe cómo tendrá que equiparse para hacerlo. Si no es así, las tres I de Internet, Inglés e Instrucción seguirán siendo solamente la primera parte de un rebuzno de asno que no asciende al cielo.

La Nacion/L’Espresso (Distributed by The New York Times Syndicate)

Tendrá solución?

No sabía si meterme en este tema pues no lo conozco a fondo, pero cómo lo he vivido y lo he sufrido estos dias en radios, televisiones, periódicos, videos y opiniones, he decidido que estoy en mi derecho, y a lo mejor en mi deber, de dar mi punto de vista.

Ha sido lamentable, lamentable de verdad, ver una juventud aborregada, despreciando todo, sin valores, iracunda, con  odio hacia lo establecido, sin educación, descerebrados, una juventud en la que ha primado la diversión, el alcohol y quizá las drogas, a la hora de decidir  que humillar y herir a la policía era el mejor motivo para pasar una maravillosa noche. Decir frases como ” Cabron, que están todos arrinconados, están en la esquina recibiendo botellazos, no te quiere nadie, recibe botellazos, recibe botellazos y otro en toda la jeta…” o “Mira, esto es la guerra, chavales. O sea, bueno, están ardiendo tres contenedores seguidos. Van a flipar, van a flipar.” o “fue la noche más divertida del año”. El relato mas alabado por los jóvenes fue la quema de un coche policial. El resultado, 10 policías heridos, 13 incendios, 18 intoxicados etílicos, 23 agresiones y un intento de asalto a una comisaría, más numerosos destrozos en el mobiliario urbano.

Ya sabeis que me estoy refiriendo al “botellón” de Pozuelo. Se que es un barrio pudiente, lo he leido mil veces, lo se, pero no me quiero parar en eso aunque no tienen disculpa alguna. No se si todo empezó por un grupo radical, o por gente ajena al barrio o por vecinos de Pozuelo, el alcohol o por lo que sea. Lo que denuncio es el aborregamiento de los jóvenes, el aburrimiento y la falta de criterio de muchos de ellos, la falta de autoridad en la casa familiar y la falta de respeto a educadores.

La prensa opina que son los padres y educadores los que tienen mucha parte de culpa, pero yo, que sólo hablo de lo que oigo y leo, creo que nuestra sociedad va por un camino equivocado. La falta de autoridad es uno de los motivos principales de esta decadencia de la juventud, de parte de ella, no de toda.

Y los educadores? Yo conozco a muchos que empiezan con una gran ilusión y esta se vá diluyendo con el paso del tiempo por motivos que todos conocemos. Su lucha es muy ingrata y encima tienen pocos apoyos de las familias y de sus superiores. Ya no hablamos de sus salarios, un buen profesor nunca estará bien pagado por el servicio que presta a la sociedad, hablamos de la falta de motivación de muchos alumnos, de su falta de interés, de sus contestaciones, de sus faltas de respeto…… . De todas formas, yo conozco a muchos, algunos virtuales, que no han perdido ni la fe ni la esperanza en que vendrán tiempos mejores. Esos educadores no tienen la culpa de que la juventud actúe de cierta manera. Pero entonces, quien tiene la culpa?. Si decimos “entre todos lo matamos y el solito se murió” seguiremos así para siempre jamás.

Tiene la culpa el Sistema Educativo? La familia? la sociedad?…. Hoy leo en el periódico que estamos a la cola de Europa en educación y sólo Portugal tiene mayor índice de abandono escolar.

Si  sabemos esto, decidme o explicadme porque no hacemos algo. Es falta de dinero? es falta de voluntad política? Es que no tiene solución, aunque fuera a medio plazo? Es que no nos preocupa nuestro futuro?.

Yo os invito a que reflexionemos entre todos lo que me leeis. Se que somos muy pocos y se que poco podemos hacer, pero vamos a pensar entre todos y si podemos, a actuar. Donde? Yo no lo se, pero alguno de vosotros tendrá alguna idea que podamos seguir ampliando. Lo que no podemos es quedarnos con los brazos cruzados sabiendo que nos estamos jugando el futuro de nuestros descendientes.