Entries Tagged as 'Cocina'

Cotidianidad

Me gusta la rutina. Cuando era jóven la odiaba, siempre buscaba emociones a la vida y cuando se acababan me invadía el aburrimiento. Claro que cuando yo era joven, además de jóven era tonta.
Ahora me apasiona lo cotidiano. No quiero sorpresas y menos si son malas. Siempre digo…¡que me quede como estoy!…
Me encanta al abrir los ojos por la mañana sentirme feliz a la espera del nuevo día. De un nuevo día en que no voy a hacer nada que no hice ayer o anteayer pero que me va a encantar vivirlo como actor no como espectador. Si hace sol, pues que bien, si llueve, pues que bien también.
Me gusta mucho conducir, me siento muy libre al volante, me encanta coger el coche para ir al super y me encanta también comprar comida, fruta, verdura, cervezas, cocacolas….. Es como un rito, compro, me voy al coche y descargo, devuelvo el carro porque no quiero perder mi eurito, vuelvo al volante y a casita otra vez a descargar. Si tengo que hacer algún recado después o ir a mi pilates, pues vuelvo a salir pero si no, pues me quedo en casa leyendo mi periódico en el Ipad, miro mi correo, leo un poquito o simplemente me siento en la terraza a que me de el sol y a pensar en mis cosas un ratito con mi cocacola ligth en la mano. Pues, aunque no lo parezca, yo pienso mucho y me gusta hacerlo. A veces fantaseo y me creo mi mundo a mi manera y otras veces, simplemente pienso en lo que voy a hacer de comer mañana; porque mi casa es la “casa de Troya” donde aparecen mis hijos, amigos de mis hijos, hijos de amigos mios, mi nieta y su novio, sobrinos … aparecen, digo, en cualquier momento a comer o a tomar el aperitivo y casi siempre sin avisar. Esto a lo mejor a otra persona no le haría ninguna gracia pero a mí sí. Me gusta y mucho. Y digo esto porque siendo así, tengo que tener siempre cosas preparadas, pero como me gusta tanto cocinar para mí no es ningúna molestia y además, sentirme siempre rodeada de gente jóven es una gozada. Me noto que tengo “una atracción fatal” recíproca con la gente jóven y en ocasiones, mis experiencias les sirven para algo y ellos a cambio enriquecen mi vida. Aparte de que me siento muy bien riendo o llorando con sus cosas.
Por la tarde ya es otro cantar; me gusta quedarme sola en casa. La tarde es mía y solamente mía. La tele no es mi fuerte y sólo veo el telediario de las tres de la tarde y ya no la enciendo hasta el telediario de las nueve de la noche. Una vez me enganché con una novela de después de comer y juré que jamás me volvería a pasar. Lo que si que veo siempre son los partidos de tenis y si juega Nadal ya ni te digo. El tenis me gusta y lo practico con tres amigas todos los sábados. Bueno, pues por la tarde, a partir de las seis, me siento en el ordenador y os leo, os comento, escribo una entrada de vez en cuando y navego y navego por la red. También puedo dedicar un tiempo a hacer pan o bollos que me encanta.
Como veis mi vida es una rutina, pero una maravillosa rutina que no quiero que se convierta en otra cosa.

Pero de esta edulcorada y bucólica entrada no quiero que saqueis la conclusión de que no vivo una vida real, pues sí que la vivo. Conozco los problemas de mi pais, la recesión que estamos sufriendo, el futuro incierto de España y sus habitantes…. Sí, los conozco, así como tengo muy en cuenta mis problemas que no son pocos. Pero a estas alturas de mi vida, y ya era hora, he aprendido a intentar poner un poco de felicidad en mi vida y que todos estos problemas no afecten mi día a día.

Dia de navidad a las 20 horas.

Reventada estoy, hecha polvo, cansada de verdad, con ojeras… y aún así me siento bien.  Se acaban de ir todos de casa y en realidad ya se han acabado mis navidades.

Ayer, para la cena, aunque fuimos sólo 4, me tiré como 3 horas en la cocina y por poco me pilla el toro. La ensalada de langostinos, el cordero al horno, las patatitas rosadas y lo demás me tuvieron en la cocina sin parar. Hoy el pavo, el jamón cocido con huevo hilado, los langostinos, el salmón, los espárragos y etc. etc… también me han ocupado toda la mañana…  En fin, que a mis años,  pegarme estos  plantones de cuatro o cinco horas sin nadie que me ayude no sé ya los años que lo podré resistir.

Pero así y todo me siento bien como ya os he dicho.  En todas estas horas en la cocina,  mi mente no ha parado de pensar y he cocinado automáticamente, rutinariamente,  mientras iban  y venían imágenes a mi cabeza. Pensaba en mi hijo que vive en Brasil, lo echaba de menos a pesar de hablar con él por el Skype y saber que está bien.  Era el único que faltaba hoy y para mi era como si me faltara un cuarto de mi vida. También pensaba que el día que yo ya no esté,  me gustaría que se reunieran los hermanos este día, aunque fuera el único en el año. Me da verdadera pena que se deshaga una familia cuando falta la piedra angular, que en mi caso soy yo, la madre. Me vinieron a la cabeza también  todas las personas a las que he querido y que ya se han muerto  y pensaba  que si yo no lo hago relativamente pronto,  me voy a quedar sin  algunas más  todavía.

Pues eso y más cosas son las que se han quedado impregnadas en el pavo, el cordero, y todo lo demás. Y no lo pensaba con tristeza sino como,  que así es la vida.   Luego, han llegado todos y con cerveza, cava y vino y regalos  hemos pasado unas horas estupendas riendo y recordando otros tiempos, otras personas  y otros lugares.

 

Batallitas mias

           

   Con tantas noticias que hay para comentar, con todo lo que está pasando por el mundo de hoy, con tanto sobresalto por el terremoto maldito en Lorca,  yo,  me voy a centrar en mi vida para contaros cositas no importantes, pero cositas cotidianas y mundanas que me van llenando la vida y el día a día.

Os confesaré que para mí, como para Einstein, el tiempo es relativo.  Ahora resulta que me gustaría que el día tuviera tres horitas más,  pues cuando me meto en la cama sobre las doce de la noche, siento que no he acabado de hacer todo lo que tenía planeado para ese día. He tenido otras épocas, y de ahí lo de la relatividad del tiempo, que me sobraban horas al día y esperaba la noche con ansia.

Todo esto lo achaco a que mi cerebro no para de producir endorfinas,  que hacen que me sienta con fuerzas y con ganas de vivir.  Llevo mes y medio haciendo Pilates con máquinas, me siento como más joven de cuerpo, más elástica  y puede que también esto  influya para mi bienestar.  ¡Ah! y que he perdido cuatro kilitos asquerosos  y eso me sube la moral un montón.

Pues, este último fin de semana, con ganas de comerme el mundo, he cogido un avión baratito   (de los que no tutean a los pasajeros), y me he ido a Madrid a hacer dos talleres diferentes: uno el sábado de “Hamburguesas vegetales”, y otro el domingo de “Sabores del pan”.  Han sido dos días chulísimos en los que he aprendido un montón de cosas y además he hecho nuevos amigos.  Del de hamburguesas no os voy a hablar,   porque si no sois de mucha verdura no os va a interesar, pero del de sabores sí que os comentaré  un poquito,  porque el pan sé positivamente que os gusta y a algunos, mucho.

Los talleres los he hecho en “La Cocina de Babette”,  (www.lacocinadebabette.com), y el de sabores que os comento  con Bea, el “alma mater”,  que es  una profesora super, que explica super, que amasa super y que es supersimpática y con ella el tiempo se te pasa volando. De verdad que hace unas baguettes que te mueres, bueno, yo creo que todo lo hace bien, es una supertía y se aprende con ella mogollón, yo estoy encantada.(Os mando un besito a tí y a Gabi por si acaso me leeis).

He aprendido a hacer panecillitos con relleno de: manzana sidra y queso azul; garbanzos semillas de comino y de sésamo; parmesano y ajo; cebolla frita y en escamas; ajos crudos y asados; cerveza y cebolla…..  bueno y muchos más que me encantaría en alguna ocasión compartir con vosotros.

El periplo ha sido muy emocionante, yo cogiendo metros y haciendo transbordos y ¡como no! perdiéndome por calles que no conocía de nada, en un barrio desierto y con un dolor de pies de tanto andar que al final me tuve que quitar los zapatos que llevaba y seguir  descalza andando y andando. No os miento al contaros que cuando cogí una cama en casa de mis hijos, dormí durante catorce horas seguidas. Os lo juro.

Bueno, ya no os cuento más cosas por hoy porque sino se va a hacer el post eterno y no os quiero aburrir. ¡Hasta otra!

Concurso

apanpanaYo acostumbro a amasar durante los primeros minutos con mi amasadora pero luego no me privo del placer de amasar la masa con las manos hasta que la veo hecha.

Estuve hace unos dias en Madrid en un Foro del Pan. Fue muy bonito el encuentro de tanto panadero aficionado y cada  uno  de nosotros llevó un pan hecho con nuestras propias  manos. Aluciné con la cantidad de personas aficionadas al pan casero, que naturalmente no tiene nada que ver con el pan que comemos hoy en día, del super normalmente,  y sin ningún sabor al pan de antaño. Fue un día muy productivo en el que pudimos expresar todas nuestras dudas y éstas fueron resueltas. Pero sabeis a quienes teníamos allí para reponder a  nuestras preguntas? A los dos mejores expertos,  junto a alguno más, en esta materia. Vamos, a dos grandes maestros de la panadería como  son  Xavier Barriga,  que actualmente tiene las Panaderías Turris en Barcelona, y Dan Lepard,  que es inglés y viaja por todo el mundo dando conferencias sobre el pan artesano.

Como yo tenía  sendos libros de pan escritos por ellos,  me los llevé al Foro para que me los firmaran, lo que hicieron amablemente y además me hice una foto con cada uno de ellos. Los libros son una obra de arte con unas fotos preciosas, los podeis mirar en Internet, vale la pena..

Bueno, pues del libro de Xavier Barriga, he sacado esta receta, muy facil de hacer. Y con ella entro en un sorteo al que me invita “Glutoniana” ( a la derecha de mi blog en “blogs amigos” http://glutoniana.wordpress.com/) y al que estais invitados todos siguiendo las reglas del concurso.  El premio es de lo más apetecible para los que gusten de cocinar. Si me tocara a mi, sería un verdadero placer. Entrad en el blog de mi amiga y os animareis cuando veáis en que consiste.

Paso a poner los ingredientes de mis “panecillos de pan blanco con poolish de yogur” (página 42 del libro de Xavier Barriga). Como se puede apreciar, mis panecillos no son tan bonitos como los del libro, pero me juego lo que sea preciso a que estan tan buenos como ellos.

Para hacer el poolish:  100 gramos de harina de fuerza; 100 gramos de yogur natural; 5 gramos de levadura (Mercadona) ; 60 ml. de agua mineral.

Mezclas el agua con la levadura y remueves, añades el yogur y remueves, añades la harina y remueves hasta hacer una pasta cremosa y sin grumos.

Tapas el recipiente y lo dejas fermentar 3 horas a temperatua ambiente o toda la noche en la nevera para hacer el pan por la mañana.

Para hacer los panecillos:

Amasa, 500 gramos de harina de fuerza con 10 gramos de sal con 225ml. de agua templada, 5 gramos de levadura fresca y el poolish de la nevera. Lo amasas todo durante más o menos 12 minutos. Deja reposar la masa tapada con un paño durante 15 minutos.

Después de esos 15 minutos, corta piezas y haz bolitas (a mi me salieron 9)  y las pones en una bandeja de horno a fermentar durante 90 minutos, tapadas y en un sitio cálido.

Hazles a los bollitos un corte con las tijeras un poco inclinadas y mójalos con un pulverizador de agua. Los metes en el horno a 250º y los sacas cuando están doraditos que será a los 12 ó 14 minutos.  (Cuando metas los bollitos en el horno pulveriza las paredes también con agua para que  haga vapor.)

Fotos:  Dan Lepard y yo

                 Mis bollitos

                   Xavier Barriga y yo

                   Mi amasadora ayudante.

Mi preciosa hogaza

Mi hogazamiga       Pues, queridos amigos,  como la diosa de la inspiración me ha abandonado,  y espero que sea sólo de momento,  me he  puesto a merced  de la diosa de la agricultura y  con mi delantal de cocina tapando mi ropa para no mancharla, mis manos se han llenado de harina y me he puesto manos a la obra para amasar y cocer esta preciosa hogaza y plantarla en mi blog con una idea preconcebida.

Cuanto me gustaría que un sábado o un domingo, en un rato libre, os pusierais con vuestros hijos o con algún amigo, o vosotros sólos a realizar este pan,  que con las pautas que os voy a dar resulta muy fácil hacerlo. 

Necesitareis un bol grandecito o una cazuela.   Los ingredientes son:   Medio kilo de harina de fuerza ,  una cucharadita de sal,  25 gramos de levadura prensada  y  300 gramos de agua mineral.

Con la harina de fuerza no vais a tener ningún problema. En cualquier super la vais a encontrar y lo pone en el paquete que es de fuerza o sea, panificable.  La levadura prensada la venden en Mercadona o Carrefour y está donde los yogures más o menos pues es refrigerada.  Y ahora, manos a la obra:

En un bol  poneis la harina con la sal.  En un recipiente poneis el agua  y lo meteis en el microondas menos de un minuto, el agua debe estar templada. Al sacarla del micro, le añadireis la levadura desmenuzada con las manos.   Se echa el agua con la levadura poco a poco en el bol de la harina y la sal y se va mezclando con una cuchara.  Cuando ya se pueda empezar a amasar pasais la masa donde os sea cómodo para amasarla durante 10 minutos hasta que no se pegue a las manos. (si hace falta se añade un poco de harina). Se forma una bola con la masa y se tapa con un paño húmedo y se deja reposar durante media hora en un sitio que esté resguardado.

Cuando se destapa, la masa ha crecido el doble de lo que era. Lo que hay que hacer ahora es hacerle la forma que tu quieras y dejarla reposar otros 15 minutos.

Poner el horno a 180º y cocer la hogaza  durante más o menos 30 minutos que ya estará doradita y hecha por dentro,  si habeis puesto el horno para que caliente por arriba y por abajo. Yo le he hecho unos cortes con un cuchillo afilado antes de meterla en el horno y le he puesto un poco de harina por encima.

Ya veras  que sensaciones  mas chulas experimentas,  al ver tu pan  hecho con tus manos. Para los niños será una experiencia que no olvidarán si los dejais toquetear la masa o que os ayuden a lo que sea. Yo ya he probado con sobrinos y están deseando repetir.

Mi curso de pan y otras cositas.

 

El miércoles, día 20, me fui a Madrid pensando que ya que tenía que ir a El Escorial el sábado, podía aprovechar y marcharme unos dias antes para, aparte de estar con mis hijos, ir a algún museo, al teatro y….. como cosa importante conocer a uno de mis blogueros preferidos, Juan  http://unmundopeculiar.blogspot.com/.  Pues si, lo conocí y fue una hora estupenda la que pasamos juntos. Yo pensaba que íbamos a estar un poco cortados pero… que va!    Hablamos de muchos temas y yo me quedé con ganas de más. Aparte de contar las cosas razonándolas, lo cual  te hace pensar, se puede estar de acuerdo con él o no estarlo, pero lo bonito es que se puede hablar de cualquier tema, y eso fue lo que hicimos escuchándonos el uno al otro y el otro al uno. Ah! y tuve que estar atenta, porque tiene una voz tan increiblemente bonita de tono y  modulación , que te puede convencer por lo persuasiva que es. Gran periodista Juan. 

Juan y yo

(Juan y yo)

Bueno, pues como os contaba hice más cosas en Madrid. Asesorada por los posts de Yolanda, http://unamaestrafeliz.blogspot.com/ otra buena amiga bloguera, que hace unas críticas increibles de cine, teatro, exposiciones y mucho más  y que me sirven muchísimo de referencia, fui al teatro Príncipe a ver “Toc-Toc” y nunca me he reido tanto con una obra de teatro. Si quereis saber de que va, en el blog de Yolanda encontrareis una magnífica reseña. También , por otra critica suya en  su blog, fuí al  Museo Thissen a ver “Lágrimas de Eros” que me gustó pero no me emocionó.

Y por fin el sábado salimos mi prima Gloria y yo para El Escorial, a dormir en un hotelito de ocho habitaciones en el centro del pueblo, ” Posada de Don Jaime”, un palacete antiguo, y que nos encantó, para el domingo irnos (vinieron a recogernos) a la casa rural donde íbamos a tener las clases de hacer pan durante todo el día.

Una gozada, os cuento:  la escuela se llama ” El Espíritu del Bosque”, ya de por sí el nombre es muy sugestivo, está situada en el término de Robledondo, en un entorno boscoso de mucho encanto. Árboles, pájaros diversos, manantiales, rincones preciosos, naturaleza  pura que ya te hace sentir bien con sólo poner los pies allí. Y que más? Pues te encuentras con personas como Pamela y Juan Carlos, los profesores, que siguen siendo naturaleza viva por su manera de pensar y de vivir. Su filosofía de vida concuerda mucho con la mía pero ellos la han sabido llevar a la práctica y se les ve muy felices con lo que hacen. No sólo dan cursos de pan, yo el próximo que haré será para aprender a hacer quesos y derivados. Aquí os dejo su web por si os apetece saber más sobre este tema.     http://www.espiritubosque.es/espiritubosque.htm

Bueno, pues después de pasar un día entero midiendo, pesando, mezclando,amasando, fermentando, entendiendo las harinas y conociendo cada una de ellas, las levaduras y muchas cosas más os digo que……..¡¡¡¡¡ya se hacer pan yo solita!!!!!!!!! y os lo demuestro con las fotos de mis panes. Llevo en casa desde el martes, hoy es domingo, y ya he hecho más de cuatro kilos de masa. Desde luego soy una obsesiva compulsiva, no lo puedo remediar. Mis hijos y mi nieta se pasan  el día diciéndome “ahora en esta casa solo se habla de pan, pan, pan, pan…” y yo, con mi delantal lleno de harina y las manos llenas de pegajosa masa, me río y sigo amasando porque ahora es lo que toca.                                                     

pan
Pan de espelta
Pan de centenoMi primer pan

 

Y no me olvido de los haitianos. Ojala les pudiera enviar mi pan.

“Llegumet”

Llegumet “Llegumet””Llegumet”

Con esta receta de mi tierra, Alicante, participo en el HEMC del mes de Noviembre.

Es la típica olleta pero solamente con legumbres y verduras. En mi casa, siempre la hicieron con caracoles, pero como a mis hijos no les gustan, ahora lo hago sin ellos, lo que es una pena pues le da un sabor buenísimo al llegu. Es una de mis comidas preferidas y me como unos platazos que no se los salta un torero.

 

Receta:

Ingredientes:

Una taza mediana de alubias

una taza mediana de lentejas

una taza mediana de arroz

un trozo de calabaza

cuatro o cinco pencas o cardos bien limpios de hebras

un nabo

una o dos zanahorias

un manojo de acelgas

una cebolla

un tomate

dos dientes de ajo

cuatro cucharadas de aceite de oliva

una cucharadita de pimentón

una cucharadita de ñora picada (opcional, pero se queda mas obscurito)

cuatro patatas medianas

sal

Se ponen a remojo las alubias la noche anterior.

En una olla echas las alubias y las lentejas y las dejas hervir (cambiándoles el agua del primer hervor), durante media hora.

Le añades todas las verduras cortaditas menos la cebolla,  el tomate , el ajo y las patatas, que los reservas.

Lo dejar hervir todo junto hasta que las alubias estén casi hechas.

Con el aceite haces un sofrito de cebollita y tomate con los ajos cortaditos y le añades el pimenton y la ñora. Cuando esté bien hecho el sofrito, lo añades junto con la sal que necesite a la olla para que siga hirviendo un rato más, sin olvidarte de añadir las patatas enteras. Se tiene que quedar espesito.

A última hora, le agregas el arroz hasta que esté a tu gusto.

Espero que si alguno de vosotros lo prueba que me escriba y que me diga. Yo creo que repetirá. Un beso.

HEMC

hemc

hemc

 

Esta vez va de aperitivos así que os envío uno que suelo hacer de vez en cuando y que me encanta aunque ¡cuidadito con el colesterol, amigas! En la foto vereis que he hecho de dos formas, palitos y bolitas, pero llevan la mísma masa.

Palitos y bocaditos de queso:

200 gramos de queso Cheddar rallado.

90 gramos de mantequilla.

Una taza de harina cernida.

Se ablanda la mantequilla, se une al queso y se añade la harina. Se amasa durante cinco minutos hasta que esté bien suave y se hacen las bolitas o/y  los palitos y se meten en el horno a 200 grados, mas o menos 10 minutos o hasta que estén doraditas.

Cuando estén hechas , se dejan enfriar para que se queden crujientes.   

Receta

Receta

Receta de HEMC

 

NOODLES CON VERDURAS Y GAMBITAS

Ingredientes:

1 pimiento grande rojo

2 puerros

1 cebolla grande

2 calabacines

2 zanahorias

1 puñado de hojas de espinaca

Champiñones

250 gramos de gambas peladas

1 paquete de noodles (los compro en Carrefour en los estantes de comida internacional  en la sección oriental y la foto de arriba te da una idea)

Un vaso grande de salsa de soja (foto)

Aceite de oliva y aceite de sésamo

Una cucharadita de jengibre

Media cucharadita de especias chinas (carrefour en el mísmo sitio que los noodles)

Pones el wok o la sarten al fuego con tres cucharadas de aceite de oliva y unas gotas de aceite de sésamo.

Echas en él las verduras troceadas pequeñitas o en juliana y las fries a fuego fuertecito, moviéndolas, hasta que se queden al dente.

Les añades las especias, el jengibre y la soja y lo sofries dandole vueltas un minuto más.

Yo no le pongo sal porque la soja lo sala suficiente.

Pones a hervir agua abundante en una olla y cuando ya esté hirviendo, la apartas y metes los tres mazos de noodles que lleva el paquete de la foto, lo dejas fuera del fuego durante cuatro minutos (ni uno más porque también deben estar al dente), los separas con un tenedor, los escurres y los añades al wok con las verduras, mezclándolo bien todo.

 Esta es mi sencilla receta con la que empiezo a participar en el concurso. Estoy encantada de todo menos de mis fotos, porque no me aclaro como ponerlas bien en el blog ni tampoco se hacerlas mas grandes para que se vean mejor. Perdonad mi ignorancia.

HEMC

Os acordais que os comenté que iba a participar en un concurso de recetas de cocina? Pues ha llegado el momento. Este mes se trata de hacer una receta de comida asiática. Tenemos tiempo hasta el día 25 de Septiembre. Si quereis meteros en la página , mirad a la derecha de mi blog donde pone “blogs amigos” y pinchad en “hemc” y os enterais de todo.

Me pongo en marcha porque quiero quedar muy bien y tengo mucho que pensar. Un saludo.