Entries Tagged as 'Ciencia'

Mi cerebro y yo

El cerebro toma las decisiones 200 milisegundos antes de que lo sepamos

 

 

Ahora me entero de que yo nunca he tomado mis decisiones. Me ha sentado como un tiro.

¿Como me pueden dar estos disgustos a mi edad? Me va a dar un patatús.

A estas alturas, los grandes  de la neurociencia  han comprobado que siete segundos antes de que pensemos en que decisión tomar,  antes de que entre en nuestra conciencia, la decisión ya está tomada por complejas redes cerebrales. O sea: que vamos teledirigidos por nuestro cerebro y nuestro Yo no pinta nada.

Y digo que me ha sentado como un tiro porque yo estaba encantada de haber sido tan lista en la vida desde hace cuarenta años (antes no), estaba tan feliz de haber sabido elegir mi camino por mí misma, de haber tomado decisiones tan acertadas, y ahora me encuentro conque mi cerebro me ha suplantado todo este tiempo y no me ha dado ni un pequeño márgen de autonomía  y todo lo que yo pensaba y se lo atribuía a mi querido Yo ha sido obra de esa materia gris que ya no sé si es mi amiga o mi enemiga.

Y si digo esto es porque siempre he sido de las que dicen  que si me tengo que equivocar que sea por haber tomado decisiones malas pero decisiones tomadas por mí sin ninguna ayuda externa.

Y… ¿existe entonces mi libre albedrío? ¿lo que hago lo decido yo?  y si la respuesta es no pues entonces estoy libre de toda culpa.

Y para terminar con esta inútil reflexión yo le diría a mi cerebro que es verdad que no puedo vivir sin él pero que tenga cuidado porque tampoco él puede vivir sin mí; así que le pediría para bien de mi ego que me dejara decidir a mí solita que camino seguir hasta el fin de mis días.  Si él ha decidido por mí durante ochenta años ¿que le costaría estarse quietecito unos poquitos años y dejar decidir a mi Yo adorado?

 

La Partícula de Dios

 

Teoria del todo       bosón de Higgs

 Acelerador de partículas.

 

Los que me conoceis desde el principio de los tiempos de mi blog, sabeis que la física divulgativa es una pasión para mí.  Siempre digo en mis entradas que no quisiera morirme sin que se haya descubierto “la teoría del todo”, que es la que aunaría la física de Einstein con la gravedad y la física cuántica. Quiero saber si existen de verdad las 10 dimensiones en el espacio y los universos paralelos. Sí, me apasiona este tema que no sé hasta que punto es aburrido para vosotros. Leo libros de física, facilitos de leer ya que de mátemáticas estoy pez, y siempre pienso que es una verdadera pena para mí no haber nacido en una época más avanzada para llegar a ver todo lo que va a suceder en materia de hallazgos sobre los orígenes del universo y ¡por fín! saber de verdad quienes somos, de donde venimos y para qué  y… adonde vamos y si somos una casualidad  en el universo o estábamos programados  de antemano…   Creo sinceramente que en el futuro,  todas estas cuestiones  dejarán de ser teorías y se convertirán en  realidades.

Llevo, desde hace varios años, leyendo todo lo concerniente al “acelerador de hadrones” construído en Europa y que va buscando “el bosón de Higgs” también llamado “la partícula de Dios”.   Es el acelerador de partículas más potente del mundo y piensan que si se encuentra esta partícula de Higgs será la clave para explicar la teoria del universo desde el big-bang hasta nuestros días.

Hoy, viene en los periódicos la grata noticia de que hay indicios fascinantes de haber encontrado este bosón y creen que estará resuelto a finales del 2012. Es la pieza que falta para cuadrar el puzle , la partícula más buscada de la historia  y los físicos hablan de “un precioso regalo de Navidad”.  Para mí también lo será, claro está si no la casco antes del fin de año  2012.

Arriba os dejo  dos videos cortitos pero muy didácticos para el que le interese conocer algo de esta física cuántica que  me apasiona a mí.

Nacer o no nacer.

 

¿Que hubiera pasado si el espermatozoide que hizo posible mi concepción,  y que iba nadando rápidamente en el líquido seminal  a través de la vagina de mi madre,  buscando el óvulo que esta había soltado,  se hubiese quedado una décima de segundo retrasado y el óvulo  hubiera sido traspasado por  el espermatozoide que venía compitiendo  detrás de él?  Pues, simplemente que yo hoy no estaría escribiendo esto. Yo no hubiera nacido, yo sería nada.

El hombre produce unos 20 millones de espermatozoides por milímetro de esperma y esto quiere decir que en una eyaculación normal,  el volúmen medio de semen es de tres y medio mililitros. La mujer nace con más o menos  400.000 óvulos en su útero y expulsa normalmente uno cada 28 dias. ¿Y que digo con esto? pues que de los 70 millones de espermatozoides que entran en un coito dentro de la vagina de una  mujer, sólamente uno (en ocasiones alguno más)  llega a traspasar el óvulo y se fecunda.

Mi conclusión a todas estas cifras es que es un milagro, un verdadero milagro que tú y yo estemos aquí.   La probabilidad de ser tú el elegido para nacer es de uno por varios billones, y fíjate lo casi imposible que es que aciertes los 6 números de la Primitiva y son muchas más las probabilidades, claro está,  si juegas.

A mí, que me gusta la vida, que disfruto con todo, me encanta haber conocido cosas como la luz, la noche,  los colores, los árboles, los libros, las estaciones del año, el amor, el dolor…  Me siento una privilegiada de la vida aunque sepa que tengo que morir para que vivan otros y otros.  Claro está, que si no hubiera nacido, como no sería nada, no echaría de menos nada.

Me veo un poco loca de la vida con esta reflexión sobre el nacer y no nacer pero es verdad que,  como lo he pensado lo he plasmado en este escrito.  Gracias por leerme.

 

 

Subida al carro.

 

Ya estoy subida al carro de la tecnología punta,  del consumo y del remordimiento.        

Yo no debía haberlo hecho,  pero mis ansias por tocarlo, por tenerlo entre mis manos, por poseerlo, han podido más que mis reflexiones, mi exámen de conciencia y mi voluntad de refrenar el consumo.

¡¡Me he comprado un iPad!! Eso sí, a plazos y llevando  suspirando ya unos meses por él. ¿De que me ha servido esperar?  Pues de comerme las uñas, de tener un pensamiento obsesivo -compulsivo y de acallar mi conciencia.

Y yo me pregunto: ¿que tiene este apple que me ha tenido durante meses intranquila?  Pues no sé contestar a esta pregunta, lo que sí que sé es que desde que lo tengo me considero una afortunada de la vida y lo miro y lo toco y me recreo en él.  Y desde hace cuatro días, leo mi periódico favorito todos los dias con el APP de Orbyt.

Este es otro tema: siempre he dicho que no cambiaría el papel del periódico por una pantallita. Me gusta el olor de la imprenta y las grandes páginas del diario, es verdad, pero… amigos, donde dije digo, digo ahora Diego cuando de buena mañana y desayunando, sin salir a la calle a comprarlo, sin haberme duchado, con el pijama y la bata puestos y con el café en la mano, abro mi periódico para leerlo en mi iPad.

Prometo exámen de conciencia, dolor de corazón y propósito de enmienda pero… no prometo ni decirle los pecados al confesor ni cumplir la penitencia.   ¿Os suena esto de algo?

 

 

Divagando

         

En las profundidades de nuestro inconsciente hay una obsesiva necesidad de un universo lógico y coherente. Pero el universo real se halla siempre un paso más allá de la lógica.”Frank Herbert (Dune)”
 
¿Me acompañais a divagar un poquito?  

 Imaginaos un planeta, en una alejada galaxia en el confín del Universo.  Sus habitantes, seres inteligentes y desarrollados, con un cerebro diez  veces más grande que el humano. Sus capacidades son casi infinitas, su sabiduría  es una habilidad desarrollada por su gran inteligencia.  Lo tienen todo. El tiempo no significa nada para ellos. Son inmortales. Lo saben todo. No necesitan a nadie. Ya no tienen nada que aprender y se aburren.

¿Que hacer entonces?  Puestos a cavilar, pronto llegan a una solución:  nos repartiremos el Universo con todos sus planetas,  y haremos juegos para divertirnos.

Tal como lo han planeado, reparten las galaxias  entre todos los habitantes del planeta inteligente. En el reparto, la Via Lactea queda en manos de cuatro de ellos. Sus nombres son:  Soid,  el mas venerable, Nauj, Los y Saduj. 

Las reglas del juego van a ser las siguientes: los seres inteligentes no viajaran jamás a sus posesiones pero podrán hacer y deshacer en ellas a su antojo. Con su gran ojo telescópico podrán acercarse a su galaxia y planear estrategias.

Dois, Nauj, Los y Saduj se ponen manos a la obra y determinan que el planeta llamado tierra es el apropiado para empezar su juego.  Piensan que la mejor manera para entender el juego es crear algo a su imagen y semejanza.  Crean, pues, al hombre y a la mujer así como los océanos y la tierra firme y a todos sus animales.  Distribuyen a los habitantes de la tierra tal cual lo conocemos ahora y empieza el juego.

 Dejan al hombre desarrollarse durante siglos y siglos y llegado el principio del siglo XX  su curiosidad  les  acerca con sus ojos telescópicos a la tierra. 

Lo que encuentran no les gusta. Los humanos han destrozado todo lo que ellos crearon y por eso quieren castigarles.   Hacen una maqueta del mundo tal como existe, y ahora sí que empiezan a jugar.  A Soid se le ocurre que,  con dos guerras mundiales  y  algún genocidio,  junto con las catástrofes naturales, el hombre recapacitará y dirá basta a tanta locura y cambiará. Nauj opina que la manera de hacer entrar en razón a los humanos es activar sus cerebros y que hagan descubrimientos imposibles hasta ahora.  Los, se decanta por dejarlos casi a su libre albedrío por un siglo más y Saduj opina que los humanos no tienen solución posible y es mejor eliminarlos.

Al fin llegan al acuerdo de dejarlos en el mundo durante otro siglo más, con sus cerebros más desarrollados,  pero sin omitir las guerras y las demás calamidades  para darles un escarmiento.

En los albores del siglo XXI vuelven a mirar hacia la tierra y llegan a la conclusión de que la civilización ha llegado a su declive y  que la humanidad ya no debe continuar existiendo.

¿Y qué hacen entonces?  Ya no dejan a los hombres actúar por ellos mismos aunque crean que lo hacen. Siod, Nauj, Los y Sajud llevan las riendas del mundo hacia su final y les divierte ir moviendo fichas.  Rebeliones, asesinatos, falta de agua y de alimentos,  centrales nucleares ardiendo,  grandes explosiones en el sol…… 

Y un dia, cuando los hombres menos se lo esperan, la obscuridad se cierne sobre todo el planeta, el sol se apaga, la tierra gira sobre su eje a velocidades  imposibles y todo lo que existía, desaparece.

Y ¿donde se encuentran ahora  Soid, Nauj, Los y Saduj?  Pues ellos,   están con sus ojos telescópicos investigando el Universo, buscando el planeta idóneo para empezar a jugar otra vez.

Creación   (NO OS LO PERDAIS, es una joyita)

Aunar Ciencias y Letras

Albert Einstein en el Parque de las Ciencias, Granada       Yo soy de la opinión de que una persona es más culta si abarca un pequeño conocimiento de muchas   materias, que  de otra persona que conoce muy a fondo una de ellas pero desconoce las demás.  Esta apreciación  es muy personal ya que yo he empezado muy tarde en mi vida a interesarme por las cosas y he elegido este camino para aprender.  Me interesa la Literatura, la Biología, la Física, la Astronomía, la Psicología …,  la verdad es que me interesa todo lo que se relaciona con el mundo que me rodea. Es verdad que me interesa todo,  pero que no me puedo especializar en nada, no doy más de mí mísma.  Si pudiera profundizar en una sóla materia,  seguramente hoy en dia elegiría la física, y sobre todo la cuántica.

No quiero generalizar ni ser más papista que el Papa pero me pregunto el porqué de que no haber leido “El Quijote”, o los Clásicos, o no saber que es “La Iliada”,  sea motivo de risa y de incultura y sin embargo se vea normal en una persona adulta no saber que es una célula o una neurona o un quark o que las personas sómos “polvo de estrellas”como todo lo que existe.

Esto se debe  a que las letras se han apropiado del término “intelectual”  y que pensamos que los científicos son una minoría. Sabemos que el alargamiento de la esperanza de vida, nuestras comodidades en la vida, las vacunas, la curación de enfermedades y mil cosas más se las debemos a la ciencia pero ésta no está cerca de la sociedad, es una desconocida.

Si llamamos a la cultura “conocimiento”, ya decía Kant que una de las mejores formas de alcanzar la liberación del ser humano era el conocimiento, la ciencia es su máximo exponente. Vivimos en un mundo de constantes descubrimientos científicos y los periódicos que leemos nos traen noticias sobre ellos. Es por eso, para comprender lo que dicen, que no podemos ser ajenos al conocimiento del calentamiento global, o de la ingeniería genética o de los fósiles en los meteoritos o del acelerador de hadrones. Para participar en una sociedad moderna deberíamos tener conocimiento de todas las materias para poder  forjarnos una opinión sobre estas.

Definición de aunar:   “Unir o asociar dos o más elementos para armonizarlos”