Entries Tagged as 'Biología'

Autoengaño

null

Los humanos somos los únicos seres vivos que podemos engañarnos a nosotros mismos. En el campo de la psicología social existen muchos estudios sobre este tema que dejan claro que todos los seres humanos practicamos o hemos practicado el autoengaño en algún momento de nuestra vida.
Dice el Profesor Robert L. Trivers que el engaño es una actividad profundamente arraigada a la vida y que ha sido seleccionada a lo largo de la evolución. Muchos seres vivos la emplean con el único fin de sobrevivir, y esto lo podemos comprobar en animales y plantas. Sigue diciendo el Profesor que el auto-engaño podría considerarse una sofisticación del engaño, ya que ocultar la mentira a uno mismo la hace más invisible ante el resto. La verdad queda relegada al inconsciente y la mentira a la conciencia y por ello la mentira se convierte en creible no solo para el protagonista sino también para sus interlocutores.
¿Por qué nos autoengañamos? ¿Por qué nos mentimos a nosotros mismos? La repuesta puede estar en la autoestima. Tendemos a tener una visión de nosotros mismos mas positiva que la visión que tenemos sobre los demás, tenemos miedo a ser juzgados o rechazados o a sufrir y esto nos puede llevar a hacer lecturas parciales de la realidad, atribuímos nuestros éxitos a nuestra competencia y nuestros fracasos a la mala suerte o el destino así como recordamos con más claridad los sucesos de nuestra vida en los que salimos beneficiados.
Se dice que “los autoengaños se sientan a la mesa de muchas casas y descansan en la almohada de muchas personas. En ocasiones son la compañía más habitual de un individuo. Y a veces se comparten con la familia en un acuerdo tácito para no poner los pies sobre la tierra.” Podemos comprobar el autoengaño de las mujeres maltratadas por sus parejas creyendo creer que van a cambiar, y que la última agresión va a ser de verdad la última.
Así que, el auto-engaño es una práctica común y peligrosa que nos aleja de la realidad, es un mecanismo de defensa de nuestro yo, el auto-engaño describe la tendencia humana de optar por explicaciones ventajosas e ilusorias de nuestros actos.

Esta entrada esta sacada de retazos de una conferencia dada en 2007 por el Profesor Trivers y otras páginas científicas de Internet.

Memoria profunda

 

 

 

Nunca somos sinceros del todo, ni siquiera con nosotros mismos. Existen cosas que hemos hecho o que hemos dicho en el pasado que no nos gustan y las escondemos en el fondo de la memoria, donde casi las llegamos a olvidar, aunque no estén olvidadas. Las tapamos con otras memorias que nos atraen más de nuestra vida. ¿O estas cosas  sólo me ocurren a mí?

Soy una persona extrovertida en un grado superlativo. Hay de mi vida pocas cosas que me produzca pudor el contarlas, muchas veces me paso y me considero diferente del mundo que me rodea por mi falta de ese pudor que se supone  que debemos tener todos y del que yo, si no carezco del todo de él,  poco me falta.

Y después de hacer esta aclaración, viene mi confesión de que a veces hasta me jacto de esta falta de pudor y de ser tan diferente a las personas de mi generación..

Bien hasta aquí, pero… también tengo que confesar que hay episodios de mi vida, actos que he cometido por acción u omisión de los que hasta su recuerdo  me repele. Es por eso que los tengo casi olvidados, guardados en el fondo del saco de mi memoria y chafados por los demás recuerdos de mi vida, donde hay buenos y malos  pero  no son culposos y los puedo  dejar salir de vez en cuando a la superficie de mi memoria sin que me hagan daño.

¿Seré acaso una hipócrita por contar solamente de mi vida lo que me interesa que sepais? ¿Seré acaso un caso de máximo ego,  y lo que digo en mis posts cuando hablo de mí,  lo hago en exclusiva para que digaís que soy una tía estupenda y sobre todo  y aún más por tener la edad que tengo? o ¿acaso me quiero demostrar a mí misma que a los 78 estoy como una rosa y tengo una cabeza muy buena y muy bien amueblada?

Está claro que mi ego, mi gran ego, necesita respuestas a todas estas preguntas. Os espero.

(La preciosa  imagen que encabeza el post es la primera evidencia visual de las conexiones entre las células nerviosas en el momento en que un evento registrado por el cerebro, se guarda en forma de un recuerdo a largo plazo.)Ariel Palazzesi)

¿Acaso nos pertenecen?

 

 
Vuestros hijos no son vuestros hijos.
Son los hijos y las hijas de los anhelos que la vida tiene de si misma.
Vienen por medio de vosotros, pero no de vosotros y aunque vivan con vosotros, no os pertenecen.
Podéis darles vuestro amor, mas no vuestros pensamientos, pues ellos tienen sus propios pensamientos.
Podéis albergar sus cuerpos mas no sus almas, Porque sus almas moran en la casa del mañana, que ni aun en sueños os es dado visitar.
Podéis esforzaros por ser como ellos, mas no intentéis hacerlos como vosotros.
Porque la vida no marcha hacia atrás, ni se detiene en el ayer.
Vosotros sois el arco por medio del cual vuestros hijos son disparados como flechas vivas.
El arquero ve el blanco sobre el camino del infinito, y os dobla con toda su fuerza a fin de que sus flechas vayan veloces y lejos.
Que el hecho pues de estar doblados en manos del arquero sea para vuestra dicha, por que así como Él ama la flecha que dispara, ama también el arco que permanece firma; por eso vosotros tuvisteis la oportunidad de vivir vuestra vida y la libertad de amar y hacer tu vida.
Deja que tus hijos vuelen solos del nido cuando llegue la hora y no los reclames para que vuelvan, ellos te querrán por siempre y tendrán también su nido del cual algún día ellos solos quedaran, pero fue su nido y su vida, déjalos libres, ámalos con libertad, no apagues su fuego de su hogar vive y deja vivir y ellos siempre te querrán.”

de Kahlil Gibran, “El Profeta”

 

 

Este texto  me ha hecho desistir de mi creencia de que mis hijos eran míos y sólo míos.  De todas formas, y aún creyendo que eran de mi propiedad, intenté criarlos con bastante libertad, con toda la libertad que se podía dar a los hijos en los años 50-60. Tengo 4,  y parece mentira que sean del mismo padre y de la misma madre. La naturaleza  los ha hecho muy diferentes en carácter y no cabe duda de  que a mí me gustan unos más que otros aunque los quiera por  igual.

Siempre he sostenido que los seres humanos  somos los únicos animales que tenemos hijos y estos son para toda la vida.  Por mucho que se separen de nosotros, seguimos sufriendo con sus pesares estén donde estén y tengan la edad que tengan.  ¿Por que tiene que ser así, si encima no son de nuestra propiedad? ¿Si somos solamente el vehículo que los trae a la vida?

De verdad, que es otro misterio más.

Nacer o no nacer.

 

¿Que hubiera pasado si el espermatozoide que hizo posible mi concepción,  y que iba nadando rápidamente en el líquido seminal  a través de la vagina de mi madre,  buscando el óvulo que esta había soltado,  se hubiese quedado una décima de segundo retrasado y el óvulo  hubiera sido traspasado por  el espermatozoide que venía compitiendo  detrás de él?  Pues, simplemente que yo hoy no estaría escribiendo esto. Yo no hubiera nacido, yo sería nada.

El hombre produce unos 20 millones de espermatozoides por milímetro de esperma y esto quiere decir que en una eyaculación normal,  el volúmen medio de semen es de tres y medio mililitros. La mujer nace con más o menos  400.000 óvulos en su útero y expulsa normalmente uno cada 28 dias. ¿Y que digo con esto? pues que de los 70 millones de espermatozoides que entran en un coito dentro de la vagina de una  mujer, sólamente uno (en ocasiones alguno más)  llega a traspasar el óvulo y se fecunda.

Mi conclusión a todas estas cifras es que es un milagro, un verdadero milagro que tú y yo estemos aquí.   La probabilidad de ser tú el elegido para nacer es de uno por varios billones, y fíjate lo casi imposible que es que aciertes los 6 números de la Primitiva y son muchas más las probabilidades, claro está,  si juegas.

A mí, que me gusta la vida, que disfruto con todo, me encanta haber conocido cosas como la luz, la noche,  los colores, los árboles, los libros, las estaciones del año, el amor, el dolor…  Me siento una privilegiada de la vida aunque sepa que tengo que morir para que vivan otros y otros.  Claro está, que si no hubiera nacido, como no sería nada, no echaría de menos nada.

Me veo un poco loca de la vida con esta reflexión sobre el nacer y no nacer pero es verdad que,  como lo he pensado lo he plasmado en este escrito.  Gracias por leerme.

 

 

Estilo andrógino

 

 

Decía Virginia Woolf que ” es fatal ser hombre o mujer,  sin más;  se debe ser mujer varonilmente u hombre femeninamente”.

Me gusta esta cita y la comparto,  porque en mi larga trayectoria como mujer en la vida, en muchas ocasiones he tenido y he sabido hacer roles que por tradición le competen al hombre.  Reconozco que no he sido nunca una mujer femenina a tope y siempre me he sentido más cerca del pensamiento masculino que del tradicional femenino de mi época que me aburre mucho. Es por esto por lo que el tema de la androginia no me resulte tan nuevo.

¿Por que no puede ser una persona al mismo tiempo, masculina y femenina?    Androginia representa tener  características psicológicas tanto femeninas como masculinas. Yo prefiero para compartir mi vida, antes un hombre andrógino que un macho alfa, y creo que la mayoria de mujeres ya hechas comparte mi preferencia. Mi manera de pensar es que un hombre andrógino  comparte su confianza en sí mismo, su ansia de éxito, sus cualidades como hombre, con ser  una persona sensible, emocional,  comprensiva y que sabe perder sin que su hombría se vea dañada y … que sabe llorar cuando hace falta sin reprimir sus sentimientos. Creo sinceramente que una pareja andrógina tiene más posibilidades de durar como pareja  que otra que no lo sea.

El mito del andrógino viene de muy lejos. Desde el principio de los siglos se ha hablado de la androginia.   Aparece en “El banquete” de Platón y nos dice por boca de Aristófanes que,    “en la antigüedad la humanidad se dividía en tres géneros, el masculino, el femenino y el andrógino. Estos últimos seres eran redondos, con cuatro brazos y cuatro piernas, dos caras en la cabeza y dos órganos sexuales. Eran seres poderosos y debido a eso quisieron atentar contra los dioses y Zeus los castigó partiéndolos por la mitad….”.   Mucho más cerca en el tiempo, Carl Gustav Jung nos hablaría de Ánimus y Ánima. El ánima sería el aspecto femenino presente en el inconsciente colectivo de los hombres  y el ánimus el aspecto masculino  presente en el inconsciente colectivo  de las mujeres. ¡Ah!  y sin olvidarnos de que cuando empezamos nuestras vidas como fetos, poseemos órganos sexuales indiferenciados.


Me atrae la androginia psicológicamente hablando  pero….  tengo muchas dudas sobre la androginia física y su explotación.    Aquí, no voy a comentar pues quiero dejar que  vuestra opinión me aclare las ideas. Sólo os voy a hablar de  Andrej Pejic, un transxexual que ha revolucionado el mundo de la moda. Él, con diecinueve años,  y aspecto andrógino nos revela que ahora se siente respetado. Está en la lista, con el número 98, de las 100 mujeres más sexis del mundo.   ¿Que me decís a esto?   ¿Acaso está llegando la generación  “it-boy-girl”  como nos contaba Platón?

 

 

 

 

El instinto de la felicidad

         Hace más de cincuenta años, es posible que casi sesenta, uno de mis autores preferidos de novelas era André Maurois.   Leí mil novelas suyas, como “Climas”,  que me apasionaron. Yo no sé si todo el mundo al leer una novela se abstrae, como lo hacía yo, y goza y sufre al compás de sus protagonistas.  Más adelante, me encontré con otra novela del mismo autor frances con un título tan sugestivo como “El instinto de la Felicidad”.  No os podría contar detalles, sólo me quedó el recuerdo de que los protagonistas eran un matrimonio y su hija  donde “El amor se hace cómplice del silencio donde la verdad es una realidad que no puede ser compartida: lo que Valentina, la mujer, sabe y calla, lo sabe Colette, la hija, y lo sabe Gastón, el marido, pero todos callan”, saben, intuyen instintivamente, que si hablan, si lo comparten, la felicidad desaparecerá.

Si buscamos en el diccionario la palabra “instinto”,  nos dice que es:  un conjunto de pautas de conducta que se transmiten genéticamente, y que contribuyen a la conservación de la vida del individuo y de la especie.  Es un impulso indeliberado que mueve la voluntad de una persona.

Nacemos con los instintos, son genéticos, y seguramente sin ellos no sobreviviríamos. No podríamos vivir sin el instinto de conservación, sin el de supervivencia,  sin el de reproducción,  sin el de succión,  sin el de defensa o fuga…  Nuestros instintos son señales enviadas por el cerebro y tienen  respuestas fisiológicas:  si nos encontramos en peligro,  el ritmo cardiaco y la respiración se aceleran, la sangre se dirige hacia los músculos para que tengan más oxígeno y todo esto es para responder a la emergencia luchando o huyendo

Existen científicos que niegan que el ser humano tenga instintos, les llaman pulsiones o reflejos.  Las personas, a diferencia de los demás animales, tenemos raciocinio y este es en  la mayoria de las ocasiones lo que supedita nuestros instintos.

Y volviendo  a la  novela de la que os hablaba al principio,  lo que me ha quedado sobre todo es su título y os pregunto: ¿ Pensais que realmente existe   un instinto de la felicidad? Yo no puedo contestar a esta pregunta pero sí que puedo decir que la meta del ser humano es encontrarla,   ir por el viaje de la vida buscándola.

Tocar es dar vida.

El cerebro es el encargado de emitir los sentidos.  ¿Os habeis fijado cual de nuestros cinco sentidos ocupa mayor espacio en nuestro cerebro?

Hemos perdido en nuestras vidas algo que es muy valioso: el contacto físico.  Cuantos más años cumplo, más me gusta el contacto humano. Me encanta que me demuestren cariño con ese contacto, ya sea un apretón fuerte de manos, o  un apretujón-abrazo, o un pasarme la mano por la espalda o un beso de los de ruido en las mejillas, y como no, un besito en los morritos con mis hijos varones. Es muy, pero que muy  gratificante para mí.  Estas muestras de cariño han sido suplidas en nuestra sociedad por mensajes corporales o palabras . Nos sienta mal que nos toquen, si tocas a una persona por la calle sin querer,  le pides perdón porque puede ser desagradable el contacto para ella  y en cuanto los niños llegan a cierta edad ya no les gusta que nadie les toque ni les besuquee porque es el ejemplo que ven en los adultos.

La sensación del tacto es de las primeras que desarrollamos en el feto. Un bebé necesita sentirse tocado con amor y durante nuestra infancia y adolescencia también juega un papel muy importante. Crecer  en  un ambiente frio y distante,  con poco contacto físico,  puede marcarnos  física y psicológicamente para nuestra vida de adultos e influirá en nuestras relaciones con otras personas. También las  personas mayores necesitan del sentido del tacto para sentirse bien. En la sociedad que vivimos actualmente, los ancianos son los que tienen más carencia de tacto a nivel emocional.  Tocarlos con cariño  puede valer más que mil palabras.

 No debemos dejar que los prejuicios nos venzan … tenemos que tocarnos más y mejor. Las manos son uno de los instrumentos comunicadores mas importantes y hemos de superar prejuicios y volver a usarlas.  La estimulación táctil genera endorfinas que están  relacionadas con la sensación de bienestar. No sólo deseamos saber que somos queridos, necesitamos sentirlo. No olvidemos que tocar y ser tocados es una necesidad fisiológica y emocional. Tocar es un arte que se aprende con la práctica y que nos enseñará a distinguir si ese contacto emocional  es de cariño,  es  consolador, es para transmitirnos seguridad,  es de carácter sexual…   En fin, tocar y acariciar es la mejor manera de expresar afecto, comprensión , amor,  cercanía, solidaridad, compasión…..  Podemos decir que somos una sociedad hambrienta de contacto a la que  la misma sociedad  ha convertido en expertos en no tocar. 

El contacto físico es aceptado y entendido de distinta manera en diferentes culturas. Los latinos somos  más propensos a expresar nuestras  emociones tocándonos.  En otras culturas,  la proximidad con el otro no es bien vista.  Existen demasiados tabúes en este sentido en nuestra sociedad.  Yo pienso que debemos romperlos y acercarnos más los unos a los otros. Es precioso para mi, ver que apretando  la mano a una persona enferma, o triste, o deprimida, o sóla, ese simple contacto,  hace que esa persona se vea comprendida y se sienta mejor .  Debemos ser empáticos y tocones, hay muchas personas en el mundo deseando que alguien los abrace con cariño. Empecemos a cambiar la sociedad en que vivimos,  seamos mas solidarios y repartamos amor con el sentido del tacto.

(algunas ideas están sacadas de páginas de internet).

Pastillas contra el dolor ajeno

De venta en farmacias. S&olo 1 euro.En el primer mundo, si te duele algo hay pastillas para mitigar casi cualquier dolor. Pero… ¿qué pasa si lo que te duele es el dolor ajeno, el dolor de los que no tienen pastillas para curar su sufrimiento?

¿No es genial, que nosotros que tenemos pastillas de casi todo, podamos tomarnos una para calmar el dolor de los que no tienen?

Indicaciones

Las pastillas contra el dolor ajeno son indicadas para el tratamiento sintomático de dolor ajeno de intensidad alta, leve o moderada. El principio activo de las pastillas contra el dolor ajeno es el amor. Este principio es parte de un gesto humanitario que actúa directamente en las zonas más necesitadas y su fin es ayudar a aquellos que lo necesitan.

¿Cuanto dolor ajeno sufres?

Si decides colaborar en esta causa, es porque seguramente sufres de dolor ajeno, una dolencia que afecta, de forma casi endémica, al mundo desarrollado. Si sientes molestias, irritabilidad, sensibilidad… ante el sufrimiento de los enfermos más desfavorecidos, puede que estés contagiado. 

Pastillas contra el dolor ajeno

Las Pastillas contra el dolor ajeno son un simbolo de apoyo y de compromiso con MSF en su lucha por tratar a personas que padecen enfermedades olvidadas.

El coste total de cada una de las cajas de Pastillas contra el dolor ajeno es de 9 céntimos de euro: 5 céntimos de producción, y 4 céntimos más correspondientes a la manipulación del expositor de las cajas de pastillas y su embalaje. Este precio es tan extraordinariamente ajustado gracias a una larga cadena de esfuerzos y ayudas de diferentes entidades, empresas y personas, que han colaborado casi gratuítamente o a precio de coste en el proceso de de producción de las pastillas, la manipulación de los envases o su transporte a las farmacias.

Los ingresos netos procedentes de esta campaña se destinarán íntegramente a financiar proyectos de MSF sobre malaria, tuberculosis, enfermedad del sueño, kala zar, SIDA pediátrico y Chagas.

Si en tu farmacia no tienen las Pastillas contra el dolor ajeno, de Médicos Sin Fronteras, pide al farmacéutico que las solicite a su distribuidora de productos, o que haga el pedido llamando al 902 15 15 02.

Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que asiste a poblaciones en situación precaria, a víctimas de catástrofes y de conflictos armados, sin discriminación por raza, religión o ideología política.

En su lucha contra el dolor ajeno, MSF atiende a las poblaciones más olvidadas. De la mano de más de 22.000 profesionales, trabaja en más de 360 proyectos en 65 países del mundo. En 2009 trató a 1,1 milones de personas con malaria, 20.000 pacientes de tuberculosis, 1.800 de enfermedad del sueño, 3.700 de kala azar, 493 de la enfermedad de Chagas y 190.000 personas con sida, de las cuales 10.000 son niños. Sin embargo, todavía nos queda mucho dolor ajeno por tratar.

MSF ofrece tratamiento contra estas enfermedades olvidadas en sus proyectos, pero es testigo a diario de muertes evitables en más de 50 países, donde los medicamentos son demasiado caros o simplemente no llegan.

Como complemento a la acción médica sobre el terreno, en 1999 MSF decidió poner en marcha la Campaña para el Acceso a Medicamentos Esenciales (www.msfaccess.org), cuyos obejtivos son:

  1. hacer asequibles para todos los pacientes y todos los países los medicamentos esenciales.
  2. favorecer la aplicación de acuerdos comerciales a favor del acceso a medicamentos.
  3. estimular la investigación y desarrollo (I+D) de nuevos medicamentos, vacunas y diagnósticos para enfermedades olvidadas.

Más información en www.msf.es

Os animais? 

¡Otro más!

Dentro de menos de tres días vuelve a ser mi cumple. Paso de siete seis a siete siete. Me pregunto en estos días que qué me tendra deparado el futuro. Mi madre y mi hermana nunca llegaron al siete ocho,  fue a los siete siete cuando dijeron ambas adios a la vida.

  Hace unos posts, yo hablaba de que el destino se lo crea la propia persona,  lo creo así,  pero mi final de la vida,  mi muerte,  sólo la controla el que la controla, y ese no soy yo. O séase que yo no puedo asegurar que el año próximo, en estas mismas fechas, pueda ponerme en contacto con vosotros y deciros o escribiros   ” ¡Otro más!”.  Ya  os veo replicándome que nadie en este mundo puede saber ni controlar cuando viene “pacá”  ni cuando se va “pallá”,  pero en mi caso,  os llevo la  macabra ventaja de que,  si no sé exactamente cuando la voy a cascar, sé positivamente que en menos de 20 años lo haré y eso ya es mucho decir estadísticamente hablando. 

Pero no creáis que voy a llorar por eso. Sabéis que el miedo a la muerte no es mi tema,  pero llegará un momento, pasados esos 20 años si los paso, que me veré con la espada de Damocles pendiente de mi cabeza, que sabré que un simple catarro puede ser mi final,  y no sé lo que sentiré entonces. Veo en la vida muchos ancianos, muy ancianos, que no piensan en esas cosas y yo me hago la pregunta de que si la naturaleza misma te pone una venda en los ojos cuando el temita  está cerca. Pues me niego, me niego a que nadie me ponga ninguna venda.  Quiero experimentar mis sentimientos y mis emociones siempre y en todo momento (menos en momentos de dolor físico pues tengo el umbral del dolor muy bajo y no lo resisto) ,  sin anestesia ninguna.

Este post es debido a  una pequeña reflexión que me ha venido a la cabeza.  Esta reflexión hará que me ocupe de buscar nuevamente mi ataud ecológico, tema que tenía casi olvidado.

Ahora, a pensar en otras cosas mas cercanas. La Navidad ya está cerca y tengo que empezar a organizarme. La comida de Navidad, mi preferida, será la que llevo comiendo desde que tengo uso de razón o sea que no tengo que calentarme mucho la cabeza. A veces les he dicho a mi hijos  que probáramos a hacer otro menú para cambiar un poco,  y se niegan en redondo. ¡Que hijos más tradicionales tengo!.   

n

Aunar Ciencias y Letras

Albert Einstein en el Parque de las Ciencias, Granada       Yo soy de la opinión de que una persona es más culta si abarca un pequeño conocimiento de muchas   materias, que  de otra persona que conoce muy a fondo una de ellas pero desconoce las demás.  Esta apreciación  es muy personal ya que yo he empezado muy tarde en mi vida a interesarme por las cosas y he elegido este camino para aprender.  Me interesa la Literatura, la Biología, la Física, la Astronomía, la Psicología …,  la verdad es que me interesa todo lo que se relaciona con el mundo que me rodea. Es verdad que me interesa todo,  pero que no me puedo especializar en nada, no doy más de mí mísma.  Si pudiera profundizar en una sóla materia,  seguramente hoy en dia elegiría la física, y sobre todo la cuántica.

No quiero generalizar ni ser más papista que el Papa pero me pregunto el porqué de que no haber leido “El Quijote”, o los Clásicos, o no saber que es “La Iliada”,  sea motivo de risa y de incultura y sin embargo se vea normal en una persona adulta no saber que es una célula o una neurona o un quark o que las personas sómos “polvo de estrellas”como todo lo que existe.

Esto se debe  a que las letras se han apropiado del término “intelectual”  y que pensamos que los científicos son una minoría. Sabemos que el alargamiento de la esperanza de vida, nuestras comodidades en la vida, las vacunas, la curación de enfermedades y mil cosas más se las debemos a la ciencia pero ésta no está cerca de la sociedad, es una desconocida.

Si llamamos a la cultura “conocimiento”, ya decía Kant que una de las mejores formas de alcanzar la liberación del ser humano era el conocimiento, la ciencia es su máximo exponente. Vivimos en un mundo de constantes descubrimientos científicos y los periódicos que leemos nos traen noticias sobre ellos. Es por eso, para comprender lo que dicen, que no podemos ser ajenos al conocimiento del calentamiento global, o de la ingeniería genética o de los fósiles en los meteoritos o del acelerador de hadrones. Para participar en una sociedad moderna deberíamos tener conocimiento de todas las materias para poder  forjarnos una opinión sobre estas.

Definición de aunar:   “Unir o asociar dos o más elementos para armonizarlos”