Mi necesaria rutina

A mi manera de ser y en este momento de mi vida,  la rutina me es necesaria.  Es mi tabla de salvación, es  a lo que  me agarro fuertemente para sentirme segura y casi aseguraría  que es mi punto de referencia para poder seguir viviendo.

La necesito pero no la amo.   Con mi mente me pongo a volar y me encuentro desapegada de todo lo que tengo. Me veo conociendo gente nueva  que me aporta conocimientos importantes,  voy aprendiendo en mi camino, voy aprendiendo porque escucho con atención todo lo que oigo, soy un Sidharta en busca de la vida.  Y tal vez en busca de la perfección.   Quiero saber más y más, quiero ser sabia. Quiero aprender para enseñar después,  pués con mi carácter abierto podría ayudar con mis conocimientos a ser felices a otras personas.  Me gustaría, por ejemplo, cuando ya fuera sabia, irme a vivir a un pueblito de la selva brasileña,  o a un poblado africano, o al desierto con los tuaregs o a un sitio plagado de niños.

Digo que con mi mente me pongo a volar y en mis sueños nocturnos esto se hace realidad. No necesito alas para subir a las nubes, simplemente hago un pequeño esfuerzo con mi cuerpo impulsándolo hacia arriba y ya estoy ahi, donde más me gusta estar, con las águilas volando a mi lado  y  viendo las casas pequeñitas y las cimas de las montañas debajo de mí. Me siento muy libre, quisiera quedarme ahí, en el cielo,  por horas y horas … pero eso dura poco.

Me despierto de mi sueño o bajo mi mente a la tierra y… ¡zas! ,  ya estoy otra vez  metida en esa rutina que es verdaderamente donde quiero estar hasta el fín de mis días.

¿o no?

 

12 Responses to “Mi necesaria rutina”

  1. Árboles que hunden en la tierra sus raíces y a la vez sus ramas se extienden hacia el cielo.

  2. La rutina puede llegar a ser agobiante, pero reconozco que me tranquiliza; cuando pierdes esa rutina es cuando realmente te das cuenta de la felicidad que implica.
    Abrazo!

  3. La rutina de la cual renegamos es un anclaje imprescendible para la mayoría de las personas, Lola. Al igual que la capacidad de soñar despierta.

    Yo creo que ya eres definitivamente sabia y que no te hace falta venirte al culo del mundo, a plena selva amazónica, plagada de mosquitos, víboras venenosas ( para lo que te tendrías que aplicar varias vacunas) y tolerar un calor y una humedad sofocantes para enseñar nada, aunque es muy noble y loable tu anhelo. Ya enseñas y mucho volando desde aquí, desde tu propia casa. A mí me enseñas mucho y no te quiero perfecta, serías sumamente aburrida si alcanzaras la perfección.

    Creo que no entendiste un comentario que te dejé días pasados con un link a una entrada en la que tú y tu espacio han quedado nombrados, enlazados y agredecidos por todo lo que me aportan y el enorme respeto y cariño que te tengo.

    La entrada se titula Por amor a la palabra. Si tocas en el título en azul aquí mismo, en el comentario, te dirigirá directamente a ese texto en el que cuento sobre mi rutina, sobre cómo escribo y donde además menciono a todos mis amigos, incluyéndote, por supuesto, a ti.

    Un beso grande, Lola querida y sigue soñando, que es lo que nos mantiene realmente vivos!!!

    Fer

  4. Nada tiene de malo soñar lo que uno desea, lo que uno quiere….. La rutina, nos guste o no, ahí esta siempre. Tal vez sea necesaria para anularnos a la realidad.
    Pero, amiga, sigue soñando y sigue viviendo y sigue contándonos tus sueños.

  5. Preciosa ´metáfora, explica mis sentimientos. Gracias Joselu.

    Zamarat, yo creo que cuando llegamos a la adultez la rutina se hace necesaria. En mi caso el sentimiento es muy intenso.

    He leído con placer, Fer, tu amor por la palabra y te agradezco mucho todo lo que me dices. Ahora voy para allá a ponerte un comentario de lo que opino. Sí, Fer, mi rutina me es necesaria y mis sueños también.

    Seguiré con mi rutina, Carlos, pero no te quepa duda de que seguiré soñando despierta y dormida…

  6. “Lo más importante en nuestras vidas
    no se mide por el tiempo que dura
    sino por la huella que nos deja”.

    (By Neuriwoman.)

    Un beso,

    Fer

  7. Yo no soy muy soñadora, la verdad. Supongo que me he topado demasiadas veces con la realidad y como he aprendido a torearla estoy tan a gusto. Eso sí, te digo que aunque el presente me encanta, el futuro es mi sin vivir, y me gustaría no pensar en él como no pienso en el pasado -porque no me es necesario-, pero no puedo evitarlo. Fatal la cosa, pero ya te digo, no puedo evitarlo.

    Tus sueños me gustan. Y quién sabe, igual es como volver a casa si luego resulta que somos el sueño de un sueño :D

    Un beso, bella -y elástica-, Lola (aún me tienes con la boca abierta, losepasss :o )

  8. Ay Vero, tienes una manera de plasmar tus palabras que no sabes como me gusta.
    Si lo piensas bien, pensar en el futuro, en algo que no ha sucedido todavía y que además puede no suceder nunca, es un poco de tontos; pero todos pensamos en él de una manera o de otra….. creo que es inevitable.
    Otro beso para ti esperando que tu futuro te guste tanto como tu chico me gusta a mí. jajaja

  9. a mí me encantan mis rutinas, querida Lola, ordenan mi mundo!!! muchos besos

  10. Al final Manuela, la rutina es a lo que llegamos todos para ser algo felices.

  11. No me gustan mucho las rutinas, pero reconozco que son necesarias, nos organizan.
    Sin embargo, de vez en cuando, hay que romperlas aunque sea con algo muy pequeño, algo que nos alegre, nos sorprenda y que nos sirva para atesorarlo cuando volvamos a lo habitual.
    A los sueños no hay que renunciar jamás, son las alas que nos sacan de la rutina y nos hacen volar lejos, hasta donde queramos.
    Muchos saludos.

  12. Mirella, renunciar a cosas será posible pero renunciar a soñar sería morir en vida. Un beso.

Discussion Area - Leave a Comment