El tiempo y Lola


“Que es, pues, el tiempo?…

Si nadie me lo pregunta, sé lo que es;

Si quiero explicarlo a quien me lo pregunta,             

entonces, no lo sé”

San Agustín. “Confesiones”

 

 

Me he entretenido un gran rato leyendo artículos sobre “el tiempo”, que ya sabeis que es un tema que me atrae por el misterio que entraña.  Nadie sabe demasiado sobre él  y todo son teorías a su alrededor.

 

Me intriga que “la flecha del tiempo “, desde nuestra percepción humana , vaya en una sóla dirección, del pasado hacia el futuro. Eistein llega a decir que “la distinción entre pasado, presente y futuro es sólo una ilusión”. Yo no sé si entiendo bien esto. ¿ Intenta  decir que las tres cosas están en el mismo plano o intenta decir que son la misma cosa?  me tiene a mí muy frita esta cuestión del tiempo……

 

Me fascina  la teoría de algunos ufólogos que consideran posible que los Ovnis no sean naves procedentes de otros planetas sino……. máquinas humanas que se desplazan del futuro al pasado, o sea,  que sus tripulantes no sean extraterrestres sino nada más y nada menos que ¡nuestros descendientes!.  Eso explicaría, según el ufólogo Antonio Ribera , que su apariencia física sea humanoide y confirma  lo que dicen muchos biólogos y antropólogos en el sentido de que el Hombre del Futuro  tendrá un gran desarrollo encefálico  junto a un escaso desarrollo físico y muscular.  ¿No considerais que es para pensarlo un poco?.  Y sugerente es que el investigador John A. Keel escriba ” es posible que  la contestación a los platillos voladores  no esté en las estrellas sino en el reloj que da las horas sobre nuestra chimenea…”.

 

Y para terminar, y sigo hablando del misterioso “tiempo”,  nuestra percepción de él cambia según pensemos en el pasado o en el futuro.  Considerando el ejemplo de un mes:  tenemos en nuestro cerebro mucho más cerca lo que esperamos el mes que viene que lo que nos pasó el mes pasado. ¿A que sí?. No lo digo yo… lo dice la ciencia.

 

9 Responses to “El tiempo y Lola”

  1. Hay que matar el tiempo como sea y luego nos quejamos de que no tenemos bastante…

    Un abrazo, Lola

  2. Pues, Luis Antonio, yo mato el tiempo con el tiempo….. y eso que no me queda mucho. ¿Me regalas un poco? Un besito.

  3. He escrito varias reflexiones sobre el tiempo y el significado que ha empezado a cobrar para mí, que me he hecho plenamente conciente de mi finitud a partir de estos problemitas de salud con los que estoy aprendiendo a convivir, Lola. Es que quiero>/i> seguir viviendo a pesar de todo: las molestias, el deterioro que se que viene con su paso irrefrenable, los médicos (ay, los médicos son un capítulos aparte) y todos los remedios y nuevos hábitos que una va incorporando para mantener ese estado que asociamos con salud, aunque la enfermedad, tanto como el mismo límite de nuestra existencia, nos habita e irrumpe por más buena letra que hagamos.

    Como muchos me han dicho que lo que me sucede tiene que ver con mi ritmo de vida, es decir, mi vivencia del tiempo, algo frenética y abrumadora por vivir en una urbe “emergente”, con altos índices de inseguridad, inestabilidad laboral, precariedad económica y en consecuencia, carencia de armonía y espacio para” el tiempo sin reloj”, ese parece detenerner a ese tirano y nos deja fluir plácidamente, leí un libro escrito por un monje benedidictino alemán, Anselm Grün.

    Tú sabes que los monjes tienen sus tiempos de trabajo, oración, meditación y descanso muy pautados, y me interesó la visión que da este hombre, porque justamente una se imagina que la solución a tanto apuro y estrés estaría en algo así como recluirse en un lugar donde el tiempo se detenga y todo sea introspeccción silenciosa.

    El libro se llama El misterio del tiempo, y he escrito una entrada en la que reflexiono sobre lo que me dejó. Tal vez te interese echarle un vistazo o quizás no quieras perder el tiempo en eso: todo vale. Sea como sea, no pienses que es sólo a tu edad cuando se piensa en el tiempo y se lo siente como un enemigo. Te dejo el enlace por si te interesa: El ritmo del tiempo.

    Un abrazo grande, Lola.

  4. Qué curioso lo de los ovnis…Desde luego que es para reflexionar sobre ello…
    Abrazo

  5. Yo no me paré mucho a pensar sobre el tiempo porque me mareo. Sí leí un artículo no hará mucho en… en National Geographic o en el Muy Interesante o ya ni recuerdo, bueno, que venía a decir que se teoriza con la posibilidad de que el tiempo no exista, no.

    En cualquier caso, el tema me recuerda a Feynmann -un físico genial, en el youtube tienes vídeos suyos subtitulados al castellano si no le conoces-, bueno, Richard Feynman cuando se le preguntó qué cómo definiría la vida respondió una vez… “yo no sé lo que es la vida, pero sé cuando mi perro está muerto”.

    Pues a mí con el tiempo me pasa un poco como a Richard con la vida. Vamos, lo que tú has escrito en tus primeras lineas. Sabiendo lo que es, no sabiendo definirlo. Igual es que en el fondo… pues no tenemos ni puñetera idea. Quién sabe…

    Y ya me mareo otra vez, ¿ves? :-p

    Un besote, bella Lola.

  6. Fer querida: que bien nos entendemos….
    Te propongo leer mi post: http://boheme.zruspas.org/mis-pensamientos-y-vivencias/2011/01/kairos/
    Yo ya he leido el tuyo y me ha encantado.Un beso Lola

  7. Zamarat, no creas que a mi no me hacen pensar estos temas…. y además me encantan. Un beso.

    Bonita V: a tu edad la verdad es que me importaba un pito el tiempo… ahora es diferente. Besito.

  8. Querida Lola, yo creo que todos sentimos una gran preocupación por el tiempo, en todos sus aspectos. Por ejemplo, yo había vivido siempre sin tiempo para mí. Por desgracia, las mujeres queremos llegar a todo y siempre acabamos sacrificando nuestro tiempo. Ahora vivo el tiempo de manera muy diferente, tengo mucho, demasiado. Cuando me levanto con el dolor insoportable agarrado al cuerpo solo pienso en que llegue pronto la noche para volver a quedarme profundamente dormida gracias a toda la medicación que tomo. En ese tiempo, cuando duermo, no siento dolor en el cuerpo, aunque ni dormida puedo huir de los fantasmas que me persiguen.
    Otra reflexión que me sugire el tiempo: cuando mi vida era normal, oía mucho la expresión ¡uf, un día más! como queriendo decir ya queda menos para el deseado viernes o las maravillosas vacaciones. En cambio yo siempre pensaba, un día menos de vida. Vivía la vida con tanta intensidad que cuando llegaba la noche ya añoraba ese día que quizás no había sabido aprovechar lo suficiente.
    Tres veces en mi vida quise parar mi reloj para siempre, pero en las tres el tiempo fue más tozudo que yo y me obligó a seguir viendo cómo pasa un tiempo a menudo no deseado.
    Desde que escribo, mi tiempo ha cambiado, valoro cada minuto en que mi cuerpo me da una tregua para poder escribir.
    Y podría seguir hablándote del tiempo, pero sería demasiado largo para un comentario a tu entrada.
    Un beso, querida Lola.
    Me he hecho adicta al blog de Joselu.

  9. Lo primero Marta: no me extraña que te guste el blog de Joselu, es un tio estupendo.
    Ay el tiempo. Yo he tenido épocas en mi vida en que necesitaba más horas al dia para poder hacer todo lo que estaba en mi mente, en otras épocas estaba deseando que llegara la noche cuanto antes. Lo que siento de verdad es que tu problema sea el dolor pues yo no puedo soportar el dolor físico y me pongo en tu caso. Ojala se te pase alguna vez. Te mando un beso fuerte. Lola

Discussion Area - Leave a Comment