¿Dormir en Navidad? No, por favor.

Me acosté ayer sábado a las once treinta de la noche y he dormido de tirón como una bendita hasta las diez treinta de la mañana de este precioso domingo de finales de noviembre. ¡once horas seguiditas descansando… y así está mi cuerpo hoy!  …

¿Qué cual es el motivo de contaros mis peripecias nocturnas?  Pues no es otro que el de acercarme a vosotros, de quejarme a vosotros, de concienciaros de que dormir es un placer y seguro  que nos viene de lujo descansar y dormir como lirones durante la noche y tal vez también echarse una  pequeña siestecita después de comer. Pero…  de ahí a leer con cierta asiduidad este cartelito en Facebook  existe un gran trecho.

¿Cual es el significado de este cartelito? Vamos a analizarlo un poco ¿vale?

Es obvio que nos dice que la Navidad no le gusta… pero ¿por qué?   Me figuro que se refiere a las reuniones familiares, a los regalos, a las comilonas, a tensiones de familia, a las aglomeraciones…. y muchos factores más que podéis poner cada uno en vuestra  lista. Pero yo creo  que el motivo más importante por el que podemos rechazar la Navidad es que te ves presionado, empujado a ser feliz durante unos poquitos días.

¡Pues no! ¿Quién ha dicho que tengamos que ser felices en Navidad? ¿Acaso lo dicen las luces de la calle o los villancicos? Si no eres feliz, pues no lo eres y punto.

Siempre decimos que lo mejor del mundo es la familia, pues vamos a aprovechar estos días para estar juntos.  Todos hemos pasado navidades muy malas y otras muy buenas pero reunirte con los tuyos en esos días debería ser una meta a alcanzar.

Dormir del 23 de diciembre hasta el 7 de enero yo no os lo aconsejaría…  No hay que perderse nada que te ofrezca la vida, es tan tan corta…

5 Responses to “¿Dormir en Navidad? No, por favor.”

  1. Yo no podría dormirme aunque quisiera. Es tanto el trabajo que tengo por delante que no me lo puedo siquiera plantear. Son días especiales. Su principal inconveniente es la repetición. Cada navidad es en esencia idéntica a la anterior. Las mismas caras, las mismas situaciones, los mismos lugares, los mismos chistes… Añoro cuando nos íbamos RM y yo a pasar la navidad solos y por nuestra cuenta sin familia al sur de Portugal o incluso Mallorca. No tengo nada en contra de la navidad. Está bien, pero es demasiado repetitiva y se come demasiado. Además pasa muy rápidamente. Es un ciclo más de la vida. Y sí, ciertamente, la vida es tan corta … que no podemos dormirnos diez días. ¡Qué espanto! Hoy he leído en el periódico que un hombre se pasó 15 años en coma y despertó. El mundo había cambiado muchísimo en ese tiempo. Quince años durmiendo… Tremendo.

    Me alegro de leerte. Te envío un trocito de mi vida para que te llegue a ti.

  2. No, yo tampoco querría dormirme en Navidad. Me gusta pasar todo el tiempo que pueda con mi familia, a pesar del trabajo extra que conllevan este tipo de reuniones y además, no perdería por nada del mundo la tercera Navidad de mi niño.
    Abrazo!

  3. Ay, Lola, a veces me dan ganas de dormir eternamente. Soy una repetarda.

  4. He aprendido a tolerar la navidad, y se pasa mejor el rato, pero hay momentos en que es demasiado.

  5. Joselu, Zamarat, Elena y Víctor: Os deseo unas preciosas y despiertas navidades…
    Yo lo pienso pasar bomba con toda mi familia y amigos y por nada del mundo me perdería esta experiencia siempre pensando que está dentro de lo posible que fuera la última…
    Os abrazo.