Desapego

 

 

 

No se muy bien el significado de la palabra  desapego ni estoy segura de que esto sea lo que exactamente vive dentro de mi.  Ni yo misma me entiendo y mis sentimientos son muy encontrados.

Lo principal es que dudo de mi misma, mi ego ha desaparecido de mi mente, mi apego por la vida es mínimo,  y nulo en el aspecto material de esta. Pero al mismo tiempo me gusta esta vida que he vuelto a encontrar y no tengo ningún interés en que se acabe. No estoy triste, me levanto por las mañanas con ánimo y ganas de empezar el día y este no se me hace nada largo.  Duermo nueve horas de tirón y mi cuerpo funciona como un reloj.

¡Que galimatías!  No espero que me entendáis, espero que me aceptéis en esta nueva etapa de mi vida.

Cuando digo que dudo de mi misma me refiero a no saber nunca lo que es realidad y lo que es ficticio. Estaba tan segura de mi misma antes de mi experiencia en el hospital y tan segura de que había vivido lo que fabulé que había vivido, que si ahora vinieran y me dijeran que me habían engañado y que eran realidad mis sueños, yo diría:  “ya lo sabía yo…”    ¿Estoy loca acaso?   Nunca me ha gustado discutir,  pero ahora mi inseguridad es de tal calibre que cuando opino y me lo rebaten simplemente me callo. En cuanto a mi ego,  ese gran ego bloguero, no tiene sentido en este momento para mi;  escribo principalmente para aclarar mis ideas y sin ánimo de ser más de lo que soy.

Sigo pensando que veo pasar la vida a mi lado, que transcurre el tiempo, que pasan los días,  pero yo me encuentro un poco afuera, como espectadora.  ¿A que no tiene sentido?

Con todo esto no quiero decir que se me haya acabado el amor que siento por mis hijos, por mis amigos…  Lo que sí que se con seguridad es que rompiendo cadenas, desapegándome, me siento más libre y eso me gusta.

 

 

 

4 Responses to “Desapego”

  1. Me da no sé qué, interrumpir este límpido cristal que es tu post. Solo puedo decir que claro que entiendo y respeto tu nueva etapa, más honda, menos aparente, en que estás experimentas el desapego, la condición más adecuada en todo momento de la vida. Besos.

  2. Me quedo, amiga, con lo último que escribes.
    Me siento más libre y me gusta.
    disfrutalo y estando en paz contigo y tu sistole y tu diastole el sol saldrá cada día y cada día con un nuevo brillo

  3. Hola Lola!! He descubierto tu blog “casualmente”, buscando información sobre experiencias con Ayahuasca, y la verdad es que me encanta la cercanía, naturalidad y esperanza que se desprende de tus palabras.
    El verano pasado tuve una depresión leve por un asunto de amores, lo que me llevó a iniciar un Camino Espiritual, y en este momento de mi vida estoy atravesando un momento emocional complicado, de dudas, de interrogantes sobre mi misión en esta vida, en esta encarnación. Hace tiempo que empecé a ver en facebook información sobre la ayahuasca, pero los prejuicios y miedos siempre salen a relucir…creo que puede ser una buena opción para aclarar mis dilemas. Un fuerte abrazo!! Luz y Amor

  4. Por cierto, enhorabuena por ese sentimiento de desapego maravilloso…ha de ser una bendición vivir sin ataduras. Tu post anterior me ha recordado la lectura de un libro estupendo: La muerte, un amanecer (Elisabeth Kübler Ross), si la vida te ha dejado aquí es porque aún tienes mucho por regalar y regalarte 🙂 Enhorabuena, y de nuevo, gracias! Namasté