Mi experiencia.

dividere cialis 10 mg

Andar por el filo de una navaja es realmente una aventura peligrosa que puede terminar muy bien o muy mal…  Se puede comparar, en lenguaje más suave,  a esa pelota de tenis que se queda por segundos bailando en la red y nos tiene expectantes para ver si nos hace ganar o perder el punto, sobre todo si ese punto es el decisivo para acabar el partido. Lo peliagudo del tema es que en mi caso caer en uno u otro lado significaba vivir o morir.

Y todas las papeletas estaban a favor de mi muerte: septicemia, 81 años, pulmones encharcados, riñones que no funcionan, tres sesiones de diálisis, intubada con respiración asistida durante seis días… types cialis online

Me imagino que mi psique, huyendo de entender esta realidad, me jugó la pasada de fabular una historia paralela y diferente a la verdadera pero para mi tan real que cuando me contaron todo lo que había pasado me costó creer que mi cerebro me había engañado de esa manera.  Y si he dicho que me jugó una mala pasada es porque lo que yo viví fue una historia de terror:  yo iba andando por la calle cuando de repente me sentí mal, muy mal, y me desperté en un hospital, atadas mis manos y con unas enfermeras hostiles que me negaban el agua y tramaban algo contra mi;  las oía hablar bajito pero amenazantes y yo sabía que querían matarme. Me acuerdo como si lo viviera ahora que casi no podía respirar y que cada vez que se acercaban a mi cama, el corazón se me desbocaba de terror sin tener a quién acudir en mi ayuda.

Y a pesar de todo la muerte no ha querido saber nada de mi, el salto me llevó a vivir otra vez y no lo entiendo mucho. ¿Qué querrá la vida de mi? ¿qué espera que haga en los años que me queden? ¿me han dejado otra vez aquí para perfeccionarme?  Cada vez creo más en la reencarnación de las energías… pero bueno, no quiero elucubrar pero esta historia me está haciendo pensar mucho, tal vez demasiado. best place buy viagra yahoo

Ahora y  ya en casa, aprendiendo después de 23 días encamada a mover mis pobres músculos que se han quedado vacíos… ni siquiera sabía andar, ni levantar los brazos, ni comer sola. Poco a poco voy recuperando facultades pero muy despacio. Lo peor es esa pereza mental que me domina… me puedo quedar sentada y sin pensar durante largos minutos, es como si la vida pasara a mi lado sin afectarme . Intento dominar todo esto y lo voy consiguiendo poco a poco pues quiero ser la de antes, la Lola que todos conocéis. Y lo conseguiré aunque ya nunca seré la misma: esta experiencia me ha marcado y mucho. cheap generic viagra pills online

 

Esta entrada está dedicada a mis cuatro hijos pues se de sobra lo que han sufrido por mi.  Y en especial a Mónica y Vicente que no se han separado de mi lado ni un solo momento.  ¡Que hubiera yo hecho sin ellos!

come comprare il viagra online

8 Responses to “Mi experiencia.”

  1. te quiero muchisimo madre, mucho mas que mucho

  2. Sabía que iba a leer una entrada tuya y lo que iba a leer. Estás aquí y te preguntas por qué. Acabo de leer un libro de un artista llamado Balthus en que reflexiona sobra la via y piensa que las cosas tienen conexiones, nada es azar absurdo. Todo tiene su sentido, desconocido pero real. No me puedo explicar por qué las cosas habrían de tener un sentido cuando existe el mal absoluto. ¿Qué sentido puede tener morir en un accidente de coche causado por un borracho? ¿Qué sentido tiene morir como fruto de una bomba suicida en Irak o Siria? No lo sé. El tema es tan intrigante que me supera. El caso es que estás aquí. No tienes por qué ser la Lola de siempre. Ya eres otra Lola. La que volvió del otro lado. Una nueva oportunidad. ¿Para qué? No lo sé. Solo sé que me alegro de que estés aquí y poder hablar contigo y leer el post más interesante de tu larga carrera como bloguera. Y eso que hay muchos muy interesantes. Los seres buscan la belleza y la luz. O eso deberíamos buscar. Pensé durante este tiempo cada día en ti. No me acostumbraba a aquel silencio de estas tres o cuatro semanas. Puedes añadir unas páginas más al libro de tu vida. Tus hijos son maravillosos. Hablé con una de tus hijas a través del FB. Creo que era Mónica. Volviste del reino de las nieblas. Yo lo celebro y conmigo mucha gente. Quiero seguirte leyendo mucho tiempo. Un fuerte abrazo.

  3. Lola, no puedo decirlo mejor que José Luis. Voy a agregar poco, pero también te tenía pendiente, aunque algo me decía que regresarías. Es difícil explicar la vida, y la muerte, desde el punto de vista lógico, porque todo esto es más grande que lo que alcanzamos a imaginar. Bienvenida.

  4. Lolilla: Después de haberte leído te podría decir muchas cosas pero todo lo puedo resumir en dos palabras: ¡Te quiero!

  5. Nunca me ha caído bien la pálida dama.sin embargo esta vez, yo personalmente, le estoy agradecido de que no haya querido saber nada de ti. Una experiencia fuerte sin duda, pero tu, tú querida lola eres muuuuuucho mas fuerte que todo eso. Así que adelante, buena comida, buena compa. Que la primavera te traiga alegría y paseos por donde ma te guste.un beso wapa

  6. Lola, yo no he estado del otro lado, pero sí tirando fuerte desde este para ganarle a la muerte, es inexplicable cuando alcanzamos la victoria, y el cuerpo y la mente quedan desfallecidos por el esfuerzo, así que tómate tu tiempo, disfruta de ese tiempo que transcurre aunque no lo ocupes, porque cada segundo lo luchaste, no importan las razones, porque una persona que inspire amor es sobrado argumento, muchas veces mi pensamiento estuvo contigo, sin saber detalles, pero imaginándote por razones de fuerza lejos, y no creo engañarme si digo que muchos de los que seguimos tus palabras desde esta inmaterial red, viajamos hasta tí, para sacarte del peor de los sueños y traerte junto a nos y ahora damos gracias por esa fortaleza que sigue marcando tu vida,,, Un beso con cariño, buenos deseos y ruegos de pronta recuperación…

  7. Hola, Lola,

    me sorprende un montón tu entrada. Sabía que habías estado malita, pero no que lo habías estado tanto. Me sorprenda tu entrada, porque de alguna manera y aunque sé que es imposible en cualquier caso, una piensa que hay personas que debieran vivir siempre. Eso es algo que inconscientemente me ocurre contigo. Será por la energía y las ganas que irradias, o no, no lo sé. Pero me ocurre.

    Por otra parte, en mi caso, al contrario que en el de Joselu, no hay preguntas que me desborden porque personalmente entendí que simplemente son de tal calibre que no hay que hacerlas. Desde que mi padre faltó no me las hago, ya me las hice todas y al final llegué a la conclusión de que no debía hacerle a la Naturaleza preguntas que no va a responder. Sin más. Lo “natural” en cualquiera, y en mi caso siendo bióloga, sería preguntarle a la Naturaleza sin cesar. No es el caso. Le puse un tope, tal vez sencillamente para no “volverme loca”. Quién sabe.

    Lo que sí importa, Lola, lo que realmente importa, es que estás aquí. Y frente a ese hecho todas las preguntas se diluyen.

    Un beso muy grande y muchísimo ánimo. Cuídate mucho y deja que te cuiden mucho. Si todo esto tiene algún sentido, es el único que yo le encontré.

  8. Hola Lola, hace muchísimos meses que no te leía, quizás años… te seguía también por tus experiencias de cocina.

    Me ha sorprendido leer todo esto.

    Sufro, sufro mucho y los médicos no dan con la solución (tampoco la buscan demasiado). Sé que yo no llegaré muy lejos quizás por varios motivos. Pero continuas teniendo esa fuerza que leí en tus escritos hace mucho tiempo.

    Déjate cuidar y como ya debes saber, todo tiene un motivo. Un abrazo bien fuerte!!!!