Ayahuasca. Mi experiencia con ella.

 

Resultado de imagen de imagenes de la planta ayahuasca

Una pequeña introducción

Siempre cuando escribo un post, una entrada en mi blog,  acostumbro a sentarme delante del ordenador  y con la idea central de lo que quiero contar en mi cabeza ,  no necesito borradores. Si tengo claro lo que quiero transmitir, escribo lo que  viene a mi mente sobre el tema y las ideas fluyen y fluyen y yo las voy plasmando  en la pantalla.  No me gusta escribir largas entradas, procuro resumir y concretar en las menos palabras posibles mis pensamientos.

Pero todo esto que tengo hoy revoloteando en mi cabeza desde hace dos días me va a ser muy difícil  plasmarlo en treinta o cuarenta renglones y de antemano os pido disculpas si me paso y os aburro pero para mi es una entrada importante y me gustaría, solo esta vez os lo pido, que la leyerais entera y si es posible que la divulgarais.  No es ego os lo prometo, esta vez mi gran ego está dormidito y procuraré no despertarlo.

Para los que no me conocéis me voy a presentar:  me llamo Lola Ródenas, tengo 80 años, el 16 del mes que viene 81, separada y ya viuda, cuatro hijos y una nieta. Una buena genética que me ha concedido la naturaleza me permite poder jugar al tenis dos veces por semana y hacer pilates con gente joven otros dos días a la semana.  La juventud que no tengo ni en mi cuerpo ni en mi cara la tengo dentro de mi. Las ganas de vivir me acompañan  aunque mi vida haya estado llena de episodios dolorosos que me han hecho sufrir a tope.  A tope y durante muchos años.  He tenido dos depresiones fuertes y muchos episodios de ansiedad en cuanto he visto la linea roja de peligro en mi vida.

Y aún así me gusta la vida aunque no me guste la torpeza y la ignorancia de mucho de lo que me rodea.  No creáis que soy una ancianita  jovial, tonta y espiritual pues para nada soy así. Vivo en el mundo que vivo con todas sus consecuencias y soy muy consciente  del momento que me ha tocado vivir.  En muchos aspectos estoy fuera de mi generación, lejos de ella,  y me entiendo mucho mejor con la juventud de ahora  porque hablamos , en general, el mismo idioma.

Sé que sería mucho más fácil para mí no salirme de mi “zona de confort” pero no puedo remediar el ser una persona inquieta, curiosa y valiente y en cuanto se me presenta la oportunidad doy el salto al vacío, a lo desconocido, y me adentro en laberintos oscuros sin pensarlo;  esto me ocurre porque mi meta es aprender, saber, investigar, conocer,  y no  me queda   mucho tiempo ya para hacerlo y tengo que aprovecharlo.

Necesito saber antes de irme, adonde me voy a ir, para qué estoy aquí, de donde vengo, quién soy en realidad, quién me ha traído hasta aquí, que es lo que espera y si he cumplido sus expectativas . Y si no me ha puesto nadie y he llegado a la tierra porque el espermatozoide de mi padre  acertó a penetrar el óvulo de mi madre,  quiero saber si solo he nacido para perpetuar esta raza tan devaluada. Que difícil que me muera con respuestas, que difícil. Pero yo lo voy a intentar hasta el fin de mis días….      Difícil pero posible, es lo que pienso, si los sabios científicos  aciertan pronto  y sus teorías dejan de serlo.

Pues ahora que me conocéis un poco mejor me voy a centrar en mi maravillosa experiencia.

Jamás en mi vida se había cruzado en mi camino la palabra “Ayahuasca” hasta hace dos años que me la nombró un hijo mio con problemas sin resolver. Me dijo que era una planta sagrada de la medicina tradicional indígena y que con esa medicina donada por un  Chamán de la selva (Mi hijo vivía entonces en Brasil)  pensaba resolver su vida. Lo hizo y efectivamente le fue muy bien.  No voy a hablar ni contar nada de nadie en esta entrada que no sea lo que yo he experimentado, pero en resumidas cuentas ese fue mi primer contacto con la medicina.

He investigado sobre esto durante estos años, he leído, he visto vídeos, prensa especializada, opiniones de médicos, experiencias de personas que la han tomado y siempre pensaba que me gustaría probarla pero sin realmente pasar por mi mente que pudiera  llegar el momento de hacerlo y mira por donde cuando menos me lo esperaba… ¡zas!:   hace como un mes leo en facebook  que la organización Ayahuasca Internacional está haciendo una gira por toda Europa y que en España una de las ciudades donde se hará la ceremonia  será en Alicante.   ¡No me lo puedo creer! , fue lo que pensé y me puse manos a la obra. Escribí enseguida pidiendo información  y después de recibirla  y sin pensarlo más volví a escribir diciéndoles que contaran conmigo. No tenía miedo pero sí mucho respeto a la planta y sus efectos, pero fueron más fuertes  mis ganas de explorar que posiblemente mi sensatez y volví a dar un paso hacia lo desconocido dejando atrás mi “zona de confort” y lanzándome al vacío.

 

Mi experiencia del Retiro con dos tomas de Ayahuasca

 

Llegué sobre las seis de la tarde a un pueblecito de la montaña, no se si de Valencia o Alicante (España).  Iba con dos amigas y después de curvas y curvas hacia nuestro destino al fin llegamos.

Entramos en un albergue con multitud de habitaciones llenas de literas. Elegimos tres, dejamos las bolsas y salimos a ver quien nos orientaba sobre lo que debíamos hacer.  Iba llegando gente y gente que se unió a nosotros y a nuestra desorientación.    Mucha desorganización  y comentamos todos  que no nos gustaba vernos tan  mal atendidos.

Así estuvimos tres o cuatro horas y yo con un hambre de muerte ya que casi había ayunado durante todo el día para tener el cuerpo ligero y preparado para tomar la medicina sagrada.

A las once de la noche todo  empezó a tomar forma de manera adecuada y nos reunímos con el Chamán  y los organizadores en una gran sala  preparada para el Retiro. Se llenó el suelo de colchones  y todos nos sentamos en ellos y escuchamos con atención los consejos que nos daba Alberto Varela para tomar la Ayahuasca:  confianza, abandonarnos, estar sentados la primera media hora después de la toma y varias cosas más.  Mi sorpresa fue cuando recibí un aplauso de todos los asistentes en el momento que  Alberto comentó que yo tenía 80 años y había venido sin ningún miedo; como siempre yo era la de más años de los treinta más o menos que éramos.

Nos quedamos ya con poca luz, el Chamán, Taita Juan Martín Jamoy se vistió con sus collares y sus plumas indígenas  y empezó a preparar el brebaje.   Cantaba  melodías con  palabras indígenas y tocaba una flauta que sonaba divina así como la armónica y sacaba unos sonidos maravillosos de un cuenco con un mazo.  Yo, atenta a todo, curiosa y expectante ya no miraba a nadie de la habitación; mis sentidos estaban puestos en el ritual que acababa de empezar. El Taita fumaba y echaba el humo encima del Yagé que íbamos a tomar… decía palabras ininteligibles que a mí se me hacían como rezos y fuí la segunda en acercarme a tomar la Ayahuasca.    El brebaje es amargo muy negro y espeso pero yo lo tragué sin problema.

Me senté en mi sitio y no pensé en nada, me entregué completamente a lo que quisiera expresarme la medicina.   Al ratito noté mucho calor dentro del cuerpo y una relajación y un bienestar como nunca lo había sentido. Solamente eso, relajación y bienestar…  Pasaba el tiempo y yo no veía nada…. me sentía un poquito frustrada dentro de mi bienestar.  Oí al rato que quien quisiera podía acercarse al Taita a que le diera otra toma y ¡como no! me acerqué la primera a tomarla. Volví a mi sitio y enseguida, con los ojos cerrados, empezaron a pasar imágenes delante de mis ojos: Os voy a decir que figuras pasaron pero la interpretación que me dieron me la guardo para mi: es personal e intransferible.:

Ví muchas lianas encadenadas las unas a las otras, raices, muchas raíces y figuras hechas de lianas, cubos, mesas, ventanas…

Muchos soldados armados, muchísimos,  en pueblos, ciudades, cárceles, cuarteles, camiones llenos por carreteras…

Ciudades arrasadas y muy negras, tal vez el fin del mundo, no estoy segura.

Muchas gallinas y patos  y un león con melenas  muy grandes  sentado en un asiento de pasajeros de un tren.

Un lago con algo dentro de él, no se si personas, con una gran catarata con mucha espuma muy blanca cayendo.

Un Tsunami llegando.

Mi cerebro, el fondo, la parte primitiva de este .

Muchos círculos.

Yo mísma acostada, sentí que subía hacía el techo y la curiosidad me hizo mirar hacia abajo y me vi allí tumbada en el colchón.

Seguramente, seguro que vi mas cosas que ahora no me vienen a la mente.

Todas las imágenes las vi de una manera objetiva, no me involucré en ninguna de ellas fui una mera espectadora. No tuve emociones ni siquiera cuando pensé que estaba levitando.  Me sentí muy bien, con confianza, percibía mucha energía positiva alrededor, me sentía feliz aún en un momento que vomité.  Tuve algo de colitis pero me fastidiaba tener que abrir los ojos y dejar de ver cosas para ir al baño.

Todo lo que experimenté fue con los ojos cerrados, en cuanto los abría se me iban las imágenes y  como me gustaba tanto verlas estuve durante casi las seis o siete horas que duró la sesión con los ojos bien cerrados. No sentí emociones sobre las imágenes que vi como os he comentado antes pero todo el tiempo me sentí en paz conmigo misma y con el mundo entero.   Yo oía a mi alrededor vomitar, reír, llorar, bailar, levantarse, hablar, música, al Taita Juan Martín  tocando la guitarra y cantando al yagé,  pero no me molestaba nada. Yo estaba relajada y feliz.

A las ocho y media de la mañana terminó la ceremonia y yo me sentía con una energía, y la siento ahora, fuera de lo común.  Ese día me quedé dormida durante una hora al final de la ceremonia  pero fue suficiente para todo el día.

El Taita Juan Vídeo de taita juan martin jamioynos estuvo narrando  su azarosa vida en defensa de las tierras y los derechos de los indígenas en la zona en la que él nació. Es médico tradicional y  antropólogo   y es la persona más humana que conozco. Luchó por los indígenas y sus derechos y se encontró siempre en peligro entre el Gobierno de Colombia y la Guerrilla. Las dos partes lo querían muerto.  Una persona memorable por su sabiduría.

Tengo que tener un recuerdo muy grato  para todo el equipo de Ayahuasca Internacional por haber facilitado mi encuentro con esta poderosa medicina que es el Yagé, y mi agradecimiento a los facilitadores, pendientes de nosotros toda la noche. 

¿Ha cumplido mis expectativas la toma de Ayahuasca o Yagé?

 

Pues os tengo que decir que no era esto lo que yo me esperaba ¿por qué?   Yo creía que al tener mi conciencia expandida como la iba a tener por la toma iba a ver a mis seres queridos muertos, esperaba que me dijeran cosas, esperaba también colores desconocidos para mí, colores nunca vistos,  palabras que me explicaran cosas de la vida que siempre he anhelado conocer, imágenes impactantes y muchos sentimientos y emociones.

Esta vez la Ayahuasca no me ha ofrecido esto porque seguramente no era lo que necesitaba ver y saber en este momento de mi vida. Esta bebida es muy sabia y sabe lo que se hace. Lo se.

No quisiera morirme sin antes tomarla de nuevo.  Y veré y sentiré cosas , estoy segura,  para las que estaré preparada en ese momento.

Ha sido una experiencia maravillosa para mi vida. Doy fe de ello.

 

 

 

 

18 Responses to “Ayahuasca. Mi experiencia con ella.”

  1. Lola, como siempre me sorprende esa vitalidad en busca de nuevas experiencias, la generosidad con que compartes y la forma amena de hacerlo sin importar el tema, en lo personal soy una persona con gran carencia de fe, escéptica compulsiva, renuente a métodos alternativos,( en lo esencial por la superchería que con frecuencia les acompaña) y en algunos momentos de mi vida lo he lamentado mucho porque veo que quienes la tienen logran aferrarse a ella y salvar la esperanza. A pesar de esto soy optimista, de las que juzga el peor escenario posible, para estar preparada, pero siempre creyendo posible lo mejor… Alguna vez por un trabajo periodístico estuve vinculada a experiencias esotéricas, y dejaron más incertidumbre que certezas, creo en la fuerza de nuestras mentes y la energía positiva, esa tenemos que buscarla en cualquier parte, en una planta, en una palabra, en una imagen, en un ícono, en un ser querido…lo importante es tenerla con nosotros, y si te sentiste y sientes renovada, espero que puedas tomarla muchas veces más, para que sigas contagiándonos de tu vitalidad…Un beso…

  2. No te creas, Yolanda, que yo no soy escéptica en la vida pero el avance de mi hijo hacia la felicidad y lo que yo he experimentado en mi propio ser me ha hecho creer en esa medicina sagrada y potente que se llama Ayahuasca o Yagé. Me gustaría que leyera mi post mucha gente. Si es posible lo compartes. Un gran beso.

  3. Me gustaría meditar sobre lo que has escrito que conocía en parte, pero a la vez escribirte para que tengas conciencia de que lo he leído y que me ha interesado mucho. Los orientales, creo que los chinos, dividían la vida en tres partes. En la tercera, ya alejados de la productividad y la eficiencia, los seres humanos deberían dedicarse a la filosofía. En China lo hacían mediante el opio. Y solo los hombres. La vida se ha alargado. Antes a los treinta o cuarenta años se era un anciano mientras que ahora se prolonga la adolescencia. Yo estoy al borde de entrar en edad filosófica. No tomo ninguna sustancia estimulante de la conciencia salvo el café. Me ha interesado tu experiencia pero a la vez no la anhelo. En tiempos creía que me gustaría probar el peyote o la mescalina para explorar otros estados de conciencia. Ahora no sé por qué no siento esa necesidad y me sorprende. Creo que si pudiera asistir a una sesión de toma de Yagé o Ayahuasca no lo haría. Pero puedo entender que esto es susceptible de cambiar. Y en unos años unirme a esta reflexión que haces tú. La vida es extraña. ¿Somos solo azar o hay algún sentido a este dolor y gozo que es la vida? ¿Hay algo tras las barreras de la muerte? Hoy estoy más bien triste. El día no ha sido bueno aunque ha tenido sus partes positivas. Me congratulo de que la experiencia ta haya sido significativa. En la vida hay que seguir creciendo y tú actitud es potente e inquisitiva. No hay que rendirse a las circunstancias hasta que ellas nos aplasten, y aún así nos quedará la resistencia pasiva. Me gustaría llegar a tu edad con tu clarividencia y tus ganas de vivir, así como con tu necesidad de hacerte preguntas y buscar nuevos enfoques. Tengo que pensar sobre lo que has escrito. No descarto volver en otro momento. Doy difusión a tu escrito en FB y Twitter.

  4. Antes de leer los comentarios de otros te doy el mío, porque no quiero que me influyan. Primero, decirte que te has expresado con claridad y que la manera en que describes, sin interpretar demasiado, me parece ideal para que uno pueda sacar lo propio de tu experiencia. Ya conocía de la Ayahuasca y su uso ritualístico y en otros años seguí de cerca los escritos de Carlos Castañeda sobre asuntos relacionados. Conocí personas de esa misma tradición indigenista en Colombia que veneraban esta planta y sus efectos (creo que también la llamaban “yague”). Sin embargo, esta devoción me causó escepticismo. No resisto la expansión de la conciencia en sí, sino la manera de llegar a esa experiencia. Lo digo porque lo que otros veían como veneración y respeto al espíritu de la planta me parecía a mí muy cercano a una forma de dependencia, como las asociadas con otras hierbas. No te digo esto de manera moralista, sino para acentuar que prefiero la lucidez como camino a otras regiones de la conciencia.

  5. Sin duda, queridisima Lola, me apasiona tu entusiasmo por la vida (arrebato que yo comparto contigo) sin duda, vivir, es eso; experimentar, seguir, caminar, probar y “meter la nariz” en todo aquello que despierta la curiosidad de un alma jovial.
    Si en esta ocasión el “yague” no te ha llevado a esos lugares que querias visitar, no supone ningún problema, Más ocasiones vendrán y tal vez, tal vez, la próxima encuentres en la bebida alguna respuesta…. O!!!! incluso, mejor nuevas preguntas.
    Un beso guapa

  6. ¡Impresionante, Lola!
    Qué maravilla lo bien que te explicas y lo valiente que eres… Me ha gustado mucho leer tu experiencia y de paso te felicito por el blog. Es muy bueno.
    Yo, al igual que Victor Manuel (no he podido resistir leer antes los comentarios, así que probablemente estaré influida 🙂 Confío en la propia mente para alcanzar ciertos estados mentales, también me parece una forma de dependencia y odio depender de algo ( aunque ya lo hago del café), pero admiro muchísimo tus experiencias y la forma de afrontarlas y sobre todo, la clarividencia al transmitirlas. Como tú bien dices, es todo un lujo llegar a tu edad con ese ímpetu y esa juventud… Todo un ejemplo a seguir. ¡Enhorabuena!

    Pilar Mändl

  7. Hola Lola, llevo un tiempo sumido en un pozo del cual no veo la salida, mi cabeza es un herbidero de ideas y contraideas del cual no se salir. Hace ya muchos años supe de la existencia de la ayahuasca y me provoco un gran interes hacia ella, pero en aquel momento me imponia mucho respeto y consideraba que no estaba preparado para acercarme a ella, pero en esta etapa de mi vida donde me lo cuestiono todo y veo que el camino que he seguido (a veces impuesto y otras autoimpuesto) me ha llevado a un punto donde se que no quiero estar, dentro de ese caos que hay en mi cabeza donde se mezcla la politica, las religiones, la espiritualidad, la filosofia, el hedonismo, etc creo que la ayahuasca podria ser cuanto menos una posible herramienta para definir las posibles vias a seguir, pero buscando en la red no encuentro lugares donde tener sesiones en valencia o provincia ( es ahi donde vivo) y por una serie de cuestiones no puedo desplazarme muy lejos, viendo que en la mayoria de casos todo se mueve por cataluña u otros lugares de la geografia, por eso al leerte que tu experiencia fue en valencia me gustaria si pudieras decirme el lugar o alguna via de contacto con gente que organice sesiones en valencia o cercanias. Un saludo y gracias de antemano.

  8. Hola Lola!..
    Antes de comentar sobre tu experiencia, quiero decirte que admiro mucho tu forma de ver la vida y de expresarte, leerte ha sido una fuente de inspiración para mi…de verdad.. Gracias!

    Por otro lado, compartir tu experiencia con esta planta sagrada, para mi es todo un aprendizaje, más cuando provengo de la zona de donde nace esta planta al ser colombiana y aguardo el momento con mucho respeto para cuando tenga la valentía de vivenciarla.. mientras tanto me limito a escuchar otras opiniones y me alegra saber que por lo menos haya sido una experiencia maravillosa.. eso me impulsa a enfrentar más mis miedos cuando ese momento llegue.. que por supuesto lo compartiré contigo gustosa!
    Un abrazo.

  9. Lola todos los días te admiro más. ¡Qué vitalidad que posees! Enhorabuena por tu valentía y mirar la vida siempre de frente. No sé exactamente que decir ni pensar sobre este tipos de experiencias. No diré nada, sólo que la naturaleza inquisitiva debe celebrarse, independientemente de los resultados de esa nuestra búsqueda.

    Un abrazo querida Lola

  10. Eres de otra galaxia mi querida LOLA ( cómo me ha alegrado verte de vuelta.. hacía siglos que no sabía nada de ti.. ahora andamos por circuitos diferentes, perdí la contraseña de Face y no he vuelto a saber nada de aquello) en fin, desde que llegué a estos mundo te he llamado mi abu virtual, pero como tu descumples años mentales por mucho que el calendario siga su curso creo que ya estamos así como de primas hermanas … enhorabuena por tu pasión por la vida! .. ojalá ella te de la fuerza necesaria para que cuando te toque cambiar de estado ( al gaseoso 🙂 sientas como ahora que solo es otra toma, no sé LOLA, una mujer como tú no debe temer nada vaya donde vayas, como se te arrebuje algo sales por pies con o sin ayuhasca ¡enhorabuena por tu valentía!

    La verdad es que a mi no me subyuga nada la idea de volar con esa hierva.. le tengo miedo a los brebajes y reacciones extrañas, su pinta tal cual la has descrito tampoco la hace apetecible, además y creo que yo voy servida con la cantidad de sustancia psicotrópica que me pusieron de serie, no obstante gracias e insisto, eres la mujer más alucinante que he visto de tu edad. y si me permites te va mi tercer ¡¡ enhorabuena por seguir siendo tan tú!!

    Un beso muuy grande LOLA

  11. Joselu: yo todavía no lo he digerido del todo y creo que necesito otra toma que no descarto para nada. La energía no se me va y me sigo encontrando muy bien.

    Víctor: yo no perdí mi lucidez en ningún momento y controlaba mis actos, pero es verdad que bajo un relajamiento fuera de lo común. Repetiría sin duda.

    Carlos: jajaja, por favor más preguntas no me caben ya en la mente. Necesito respuestas y volveré a tomar esta bendita medicina en la que creo.

    Pilar: gracias por tus palabras y por leerme. Me siento muy bien después de la experiencia y por eso repetiré seguro.

    Diógenes de Sinope: te pongo una dirección donde puedes preguntar cuando vendrán por Alicante o Valencia. De paso me lo dices a mí. Si te encuentras en un punto de tu vida que no te gusta, yo te diría que busques ayuda en la Ayahuasca pero dirigido por alguien que sepa del tema. Para mi es una medicina sagrada que no te debería dar miedo. Si me necesitas a mí aquí estoy. Español: ayahuasca.facebook@yahoo.es;

    Antonio Maino
    Dir. de Comunicación de
    Ayahuasca Internacional.

  12. Erika: sí, de verdad para mí una experiencia digna de sentirse por todo ser humano.

    Marta: que sepas que estoy deseando conocerte y hablar contigo de la vida en sí. Preciosa experiencia la mía.

    María: mucha alegría de encontrarte por aquí, nunca te he olvidado pero voy buscando otros caminos que me han alejado un poco de tí. Me ha gustado el reencuentro y muchas gracias por tus palabras.

  13. Para Diógenes de Sinope:

    Ayahuasca creó un evento.
    21 de noviembre
    Foto de Ayahuasca.
    Participar
    Ayahuasca en Valencia y Alicante 26 al 28/12 con el equipo de Ayahuasca Internacional en un paraje natural
    Viernes, 26 de diciembre a la(s) 18:00
    Asistirán 34 personas
    Me gustaMe gusta · · Compartir

  14. Reconozco que no había oído hablar de la ayahuasca, por lo que me ha parecido muy interesante todo lo que nos has contado. Gracias por compartirlo.
    Abrazo!

  15. Gracias a ti por leerme Zamarat. No me arrepiento de mi experiencia que ha sido genial. La vida me pide aprender…

  16. Hola Lola, no sabría que decirte, todavía lo estoy digeriendo, pero creo que te has superado. Lo que está claro es que te ha servido como experiencia y eso es lo que importa, al fin y al cabo. Eres genial. T.Q.

  17. Elena, quería que lo leyeras. Yo tampoco he llegado a asimilarlo todavía del todo pero sigo feliz de haberlo experimentado.

  18. http://www.yorokobu.es/pablo-amaringo-el-color-de-la-ayahuasca/
    Tia Lola te adjunto un enlace que hace referencia a tu experiencia
    Bss
    Marta