Mizaru, Kikazaru, Iwazaru.

 

O seres inteligentes están jugando con la raza humana, o somos seres muy imperfectos,  o la escala de valores que nos hemos dado y en la que hemos fundado nuestra civilización occidental  está equivocada.

Si de verdad la meta del ser humano es simplemente sobrevivir yo me pregunto porqué nos gusta tanto matar a nuestros semejantes. Se puede contestar a esto desde la religión  apelando al “libre albedrío” , desde la política recurriendo a  nuestro derecho a la  defensa propia, desde la economía poniendo por delante la defensa de nuestros intereses económicos…..

Yo, que no soy religiosa, ni política,  ni entiendo un pelo de economía, lo que observo es que siempre, desde el principio de los tiempos, la raza humana no para de diezmar a la raza humana. O sea, no para de suicidarse.

Yo me pregunto:  ¿ es lícito matar a uno para salvar a veinte?; ¿ Es lícito el canibalismo en casos desesperados?; ¿ Es lícito causar un mal en función de un bien?; ¿Son lícitas las guerras preventivas?…

En nuestro planeta no hay sitio para la paz, hasta para tener paz tenemos que matar, para defendernos tenemos que matar, para ayudar a otros a salvarse tenemos que matar.

En estos momentos nos estamos matando por todo el planeta, yo diría que en los cinco continentes, los muertos se amontonan en todos lados, niños, adultos, inocentes y culpables.

Y los que ayudan…¡cuidado!  no lo hacen por amor al prójimo, no.  Si no hay intereses económicos o geopolíticos por medio  no hay ayuda que valga.  (¿Se acuerda ya alguien de Haití?)

Tanto muerto nos hace insensibles, y hemos llegado a ver a bañistas en playas tomando el sol con cadáveres de subsaharianos en la arena de Lampedusa cerca de ellos así como personas que no quisieron perder su viaje después del tsunami de Indonesia y siguieron en las playas aunque el mar fuera dejando ahogados en la orilla.

¿Somos malos?  Yo creo que ni siquiera eso. El mayor pecado del ser humano no es el odio a sus semejantes sino la indiferencia. La indolencia colectiva es la esencia de la humanidad.

Es por eso el título de esta reflexión:    Mizaru, que significa no ver ; Kikazaru que significa no oir  e  Iwazaru que significa no hablar.  Los tres monos de Nikko nos dicen que no veamos ni oigamos ni hablemos y creo que  han logrado convencernos. Somos autómatas llenos de indiferencia por lo que pasa en nuestro planeta.

¿O no?

 

 

8 Responses to “Mizaru, Kikazaru, Iwazaru.”

  1. Cuánta razón tienes!! Confieso que al principio me tenías un poco descolocada con el título, pero al final te ha quedado una entrada redonda.
    Qué mala es la indiferencia, ¿verdad? Ojalá pudiésemos cambiar la forma de comportarnos pero, si no lo hemos hecho en todos estos siglos de historia, ¿crees que podremos hacerlo ahora? Somos nuestro peor enemigo.
    Gracias por invitarnos a reflexionar sobre este tema.
    Abrazo!

  2. Lola te leía y recordaba a Camus “Como si esta tremenda cólera me hubiese purgado del mal, vaciado de esperanza, delante de esta noche cargada de presagios y de estrellas, me abría por primera vez a la tierna indiferencia del mundo…” estamos ensordecidos por gritos de odio…

  3. No creo que todos seamos insensibles.: sin embargo es cierto parece qu la vida está inexorablemente ligada a la muerte. No sólo a la muerte que debería de venir tras una vida larga y satisfactoria y feliz y plena…. Si no ,también, y desgraciadamente, unida a la muerte violenta, cruel e injusta.

  4. No creo que seamos peores que en otras épocas. El hombre es un lobo para el hombre, creo que lo escribió Hobbes. Lo que pasa ahora es que lo sabemos todo, estamos informado de todo. El mundo es un espejo de lo que somos y para no sucumbir al horror y seguir viviendo, hemos de insensibilizarnos. No es lo mismo que indiferencia. Pero creo que si sintiéramos todo lo que vemos nuestra vida sería un infierno. Por simple supervivencia hemos de eliminar información, eludirla, salta de un lado a otro. Esta exposición al horror y nuestro pasotismo es un síntoma de salud. En realidad, nos damos cuenta de lo que pasa cuando nos afecta a nosotros. Mientras sea a otros… Es así, Lola. Pura y simple supervivencia. Egoísta, por supuesto, pero supervivencia.

  5. Sí, Zamarat. Creo que la indiferencia es mas ofensiva que el odio. Gracias por tus palabras.

  6. Que bonito Yolanda… si hubiera conocido esa reflexión la hubiera puesto en esta entrada.

  7. A mi me quedan dos peladas y no me debería importar ni la vida ni la muerte pero me importa… y mucho Carlos.

  8. Toda esta barbaridad no es nueva en el mundo pero me da que vamos al suicidio colectivo de la raza humana. Sí, es verdad que nuestro instinto de supervivencia nos hace ver las atrocidades a través de un velo que no se si es la indiferencia .
    No me gusta nada este mundo Joselu y prefiero encerrarme en mi mundo particular para intentar ser un poco feliz en él. Besos.