“Las partículas elementales”

” La novela de Michel Houellebecq constata el fracaso de la raza humana pervertida por el Hombre mismo”         las particulas elementales-michel houellebecq-9788433967305

 

 

“El Epílogo de las partículas elementales, en clave de ciencia ficción, da al libro toda una significación diferente y trascendente. Si la sociedad descrita por Huxley en Un mundo feliz debido al control genético de la procreación, la libertad sexual y el  avance en la lucha contra el envejecimiento es una aspiración no concretada, y ésto es así porque la mutación metafísica llevada a cabo por la ciencia moderna conlleva la individualidad y el deseo, y Huxley no tuvo en cuenta que el sexo una vez separado de la procreación sólo subsiste no como principio de placer sino como principio de diferenciación narcisista; la sociedad que imagina Las particulas elementales pretende vencer aquello que impide la realización de la utopía: el descubrimiento de la posibilidad de reescribir el código genético sin riesgo de mutaciones y la reproducción por clonación de cualquier especie animal, tiene por consecuencia, el nacimiento de una nueva especie, asexuada e inmortal, que supera la individualidad, la separación, el egoísmo y la vanidad.”

“……   que no se trataba de reproducir la especie humana hasta en sus menores características, sino de crear una nueva especie racional, y que acabar con la sexualidad como modo de reproducción no significaba en absoluto, muy al contrario, acabar con el placer sexual. Las secuencias del código que provocaban, en el momento de la embriogénesis, la formación de los corpúsculos de Krause, ya se habían identificado; en el estado actual de la especie humana, estos corpúsculos estaban escasamente repartidos por la superficie del clítoris y del glande. No había nada que en un estado futuro impidiera repartirlos por toda la superficie de la piel, ofreciendo así, dentro de la economía de los placeres, sensaciones eróticas nuevas y casi inauditas”

 Las partículas elementales  son partículas que no están constituidas por partículas más pequeñas”   (¿Se refiere el autor al individualismo?)

 

Nunca me había pasado esto con una novela.  Cuando leí “Las partículas elementales”  me quedó un amargo sabor de boca .  Pensé que Michel Houellebecq era un insolente provocador, pesimista, misógino y muchos adjetivos más y que la lectura de su libro era más bien desagradable y que si iba a terminar de leerlo era porque habíamos quedado todo el grupo del CLNY en comentarlo por videoconferencia.  A pesar de leer la novela de cabo a rabo no llegué a tiempo de mi viaje a Brasil para asistir a esa reunión de amigos hispanos. Si me alegro de este punto es porque creo sinceramente que hubiese hecho una crítica muy equivocada. Os cuento: Como os dije al principio, nunca me había pasado con una novela lo que me ha pasado con esta:  sin llamarla yo nunca a mis pensamientos, los personajes, los hermanos Bruno y Michel aparecían en mi mente muchos dias. Eran apariciones recurrentes y yo me preguntaba el porqué de estas y con esos personajes que me repugnaban. Así estuve una temporada hasta que decidí releer el libro a ver si me producía el mismo rechazo que la primera vez. Releerla me ha abierto los ojos y me ha hecho admirar a este escritor, que no al hombre, por la manera tan cruda y abyecta de presentarnos la realidad del mundo en que vivimos y decirnos que no tenemos solución, que la raza humana ha sido pervertida por el Hombre mismo y que vamos derechos a nuestra extinción si no nos dejamos cambiar genéticamente , pues son en realidad algunos de estos genes los que nos hacen destruirnos entre nosotros. A diferencia de Huxley en “Un mundo feliz”, aquí no existiría un totalitarismo, seríamos nosotros, los humanos, los que sellaríamos un pacto democrático entre nosotros mismos para que la humanidad no desapareciera. Houellebecq nos muestra en esta novela  el problema  y su solución.  Nos invita a pensar. Novela terrorífica, de ciencia ficción,  que nos dice que tal como hemos demostrado que actuamos los humanos   por los siglos de los siglos, o no podemos o no queremos cambiar  y eso nos  llevará a nuestro fin.                                                                                                                                                                                            

5 Responses to ““Las partículas elementales””

  1. Me alegra saber que al final te ha gustado. Es una grandísima novela que hace pensar mucho…

    Un abrazo y feliz verano, Lola

  2. No sabes Luis Antonio la lucha que he llevado con esta novela hasta entenderla bien.
    Yo también te deseo un buen Agosto, el mejor.

  3. Mi reacción a esta novela — a la manera que esta escrita y los valores de sus personajes más que a los temas — también fue de rechazo. Y sigue siendo de esa manera porque no quedé con ánimo de volver a leérla (por ahora), pero me ha sucedido muchas veces con otros libros y autores (notablemente Hemingway): los redescubro en un momento de la vida en que son más acordes a mis experiencias. Algo que yo aprendo reiteradas veces de esta experiencia de lectura en grupo del CDLNY es que incluso la lectura de obras que nos repugnan puede ser provechosa, y que la conversación con otros lectores arroja luz a otras perspectivas que se nos habían escapado. Es un placer compartir contigo allí.

  4. Qué mal que no nos dejan editar nuestros comentarios. Casi siempre después que envío el comentario veo un acento que me faltó poner o quedó fuera de lugar. Debo aminorar la velocidad con que comento.

  5. No cabe duda que Las Partículas… provoca rechazo y mucho. Hay que saber la intención del autor para poder tragársela. Es un provocador maleducado pero así y todo es una gran novela. Y no te preocupes con los acentos, internet en esto de la ortografía todavía no está perfeccionado y nos pasa a todos. Un abrazo Víctor.