Entries Tagged as ''

“Las partículas elementales”

” La novela de Michel Houellebecq constata el fracaso de la raza humana pervertida por el Hombre mismo”         las particulas elementales-michel houellebecq-9788433967305

 

 

“El Epílogo de las partículas elementales, en clave de ciencia ficción, da al libro toda una significación diferente y trascendente. Si la sociedad descrita por Huxley en Un mundo feliz debido al control genético de la procreación, la libertad sexual y el  avance en la lucha contra el envejecimiento es una aspiración no concretada, y ésto es así porque la mutación metafísica llevada a cabo por la ciencia moderna conlleva la individualidad y el deseo, y Huxley no tuvo en cuenta que el sexo una vez separado de la procreación sólo subsiste no como principio de placer sino como principio de diferenciación narcisista; la sociedad que imagina Las particulas elementales pretende vencer aquello que impide la realización de la utopía: el descubrimiento de la posibilidad de reescribir el código genético sin riesgo de mutaciones y la reproducción por clonación de cualquier especie animal, tiene por consecuencia, el nacimiento de una nueva especie, asexuada e inmortal, que supera la individualidad, la separación, el egoísmo y la vanidad.”

“……   que no se trataba de reproducir la especie humana hasta en sus menores características, sino de crear una nueva especie racional, y que acabar con la sexualidad como modo de reproducción no significaba en absoluto, muy al contrario, acabar con el placer sexual. Las secuencias del código que provocaban, en el momento de la embriogénesis, la formación de los corpúsculos de Krause, ya se habían identificado; en el estado actual de la especie humana, estos corpúsculos estaban escasamente repartidos por la superficie del clítoris y del glande. No había nada que en un estado futuro impidiera repartirlos por toda la superficie de la piel, ofreciendo así, dentro de la economía de los placeres, sensaciones eróticas nuevas y casi inauditas”

 Las partículas elementales  son partículas que no están constituidas por partículas más pequeñas”   (¿Se refiere el autor al individualismo?)

 

Nunca me había pasado esto con una novela.  Cuando leí “Las partículas elementales”  me quedó un amargo sabor de boca .  Pensé que Michel Houellebecq era un insolente provocador, pesimista, misógino y muchos adjetivos más y que la lectura de su libro era más bien desagradable y que si iba a terminar de leerlo era porque habíamos quedado todo el grupo del CLNY en comentarlo por videoconferencia.  A pesar de leer la novela de cabo a rabo no llegué a tiempo de mi viaje a Brasil para asistir a esa reunión de amigos hispanos. Si me alegro de este punto es porque creo sinceramente que hubiese hecho una crítica muy equivocada. Os cuento: Como os dije al principio, nunca me había pasado con una novela lo que me ha pasado con esta:  sin llamarla yo nunca a mis pensamientos, los personajes, los hermanos Bruno y Michel aparecían en mi mente muchos dias. Eran apariciones recurrentes y yo me preguntaba el porqué de estas y con esos personajes que me repugnaban. Así estuve una temporada hasta que decidí releer el libro a ver si me producía el mismo rechazo que la primera vez. Releerla me ha abierto los ojos y me ha hecho admirar a este escritor, que no al hombre, por la manera tan cruda y abyecta de presentarnos la realidad del mundo en que vivimos y decirnos que no tenemos solución, que la raza humana ha sido pervertida por el Hombre mismo y que vamos derechos a nuestra extinción si no nos dejamos cambiar genéticamente , pues son en realidad algunos de estos genes los que nos hacen destruirnos entre nosotros. A diferencia de Huxley en “Un mundo feliz”, aquí no existiría un totalitarismo, seríamos nosotros, los humanos, los que sellaríamos un pacto democrático entre nosotros mismos para que la humanidad no desapareciera. Houellebecq nos muestra en esta novela  el problema  y su solución.  Nos invita a pensar. Novela terrorífica, de ciencia ficción,  que nos dice que tal como hemos demostrado que actuamos los humanos   por los siglos de los siglos, o no podemos o no queremos cambiar  y eso nos  llevará a nuestro fin.                                                                                                                                                                                            

Una pregunta al aire

 

 

 

 

 

Quisiera saber de los casi cincuenta millones de habitantes que tiene España, descontando naturalmente a los niños,  cual es el porcentaje  de estos habitantes que se conoce la historia reciente de nuestro país. Me refiero al siglo XIX y al XX en su primera mitad. Cuantas de estas personas conocen el porqué de la  Primera República  y de la Segunda , esta del año 1931.   Y naturalmente me gustaría mucho saber también si conocen el porqué de que esa Segunda República culminara con nuestra terrible Guerra civil  desde el año 1.936 al 1.939.

Y esta curiosidad mía  viene a raíz  de una pregunta, puede que capciosa,  que hago  en cuanto me encuentro entre un grupo de gente que nunca es la misma, ni en el mismo lugar ni del mismo nivel. Esta pregunta siempre viene a cuento porque vaya donde vaya  no hay reunión en que no salgan a colación los acontecimientos políticos actuales en España,  el debate sobre Monarquía o República o la ascensión de ese “Podemos”  que cautiva con sus utópicas palabras.

Mi pregunta es:  “¿alguno de vosotros me puede decir porqué fracasó la Segunda República?”    ¡Pues no!  Nadie sabe contestar a mi pregunta y siempre terminamos esta conversación entre risas y bromas.

Con esto no quiero decir que no existan españoles que no conozcan la historia, naturalmente que los hay y seguramente serán muchísimos,  pero tengo la impresión que una gran mayoría no tiene ni la más remota idea y dice votar república  o monarquía según sea de izquierda o de derecha.

Y antes de dejar este escrito quisiera aclarar que leo blogs de países lejanos en que dicen que las monarquías son  reliquias del pasado. Es posible que eso sea cierto pero pienso que no se puede opinar de lo que no se conoce cuando hablan de nuestro pais.  Habría que ahondar mucho en nuestra historia, conocerla muy bien para poder dar una opinión fidedigna de lo que más nos conviene.   Yo solamente puedo opinar, y soy una analfabeta de la política,  que llevamos cuarenta años de paz y libertad  y que no soy ni republicana ni monárquica pero que quiero otros cuarenta años más de lo mismo y si puede ser,  mejorado.