Profesión: Profesor

Habiendo leído estos dias sobre las oposiciones a maestros en la Comunidad de Madrid en la que sólo han aprobado el 13% de los opositores, teniendo el 87% que irse a sus casas con el oprobio de  abrir el periódico del dia siguiente y verse señalados casi como analfabetos en cultura general, he estado reflexionando sobre el tema y llegado a algunas conclusiones.

No me cabe en la cabeza que puedan haber entrado en  la universidad y salir de ella con un grado  escribiendo  “habrir”,  convencidos de  que la gallina es un mamífero o que Albacete está en Andalucía.

Necesitamos buenos maestros para nuestros hijos pero creo que en España es una profesión que de admirada ha pasado a denostada.  No cuidamos ni respetamos a los que tienen que enseñar y educar a nuestra juventud. En otros paises es un honor ser maestro y les conceden la dignidad que se merecen.

Hay que motivar a  los profesores  reconociendo su valía y la sociedad debería ser la primera en concienciarse de esto ya que  las familias  lo que más valoran  es la educación de sus hijos.  La importancia de un buen profesor no debería ser subestimada y además de reconocer su valía deberían ser remunerados con generosidad. Ellos son imprescindibles para nosotros  y no debemos consentir que pierdan el estímulo del trabajo y sacrificio con lo que eso conllevaría.

Debemos exigir los mejores maestros, no cabe duda, pero cuando los tenemos debemos cuidarlos y respetarlos.

 

 

14 Responses to “Profesión: Profesor”

  1. Estoy dando clase en segundo de bachillerato, el curso anterior a la entrada en la universidad. El nivel cultural de mis alumnos es menos que mínimo, su motivación en general es muy escasa aunque hay algunas excepciones. Detestan la lectura y los libros les producen urticaria. Ninguno lee la prensa y son totalmente desconocedores de lo que pasa en la sociedad, la política, la ciencia, la cultura… Quiero pensar que alguno de estos muchachos llegará a la universidad y que cambiará profundamente y que buscará adquirir cultura, la literatura, y se interesará por la realidad política y social del mundo que les ha tocado vivir. Quiero pensarlo, pero me cuesta mucho. No me extraña el resultado de estas pruebas celebradas a los aspirantes a maestros. No me son discordantes con lo que yo veo cada día en las aulas.

  2. Lola, me alegro de verte por aquí. Como profesora que ha ejercido durante 30 años en centros de enseñanza secundaria, lo primero darte las gracias y decirte que estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Creo que los políticos de la Comunidad de Madrid ya no saben qué inventar para reducir el número de profesores. Ahora resulta que es que no saben escribir, ni saben geografía, etc. ¡la vergüenza les debería dar a ellos por dejar la enseñanza pública donde la están dejando!
    Si me permites contestaré a Joselu: supongo que hay zonas donde enseñar es más didfícl. Yo lo he hecho todos estos años en una pequeña ciudad al sur de Barcelona y no haría ese retrato de mis alumnos. Hemos tenido alumnos que han recibido premios importantes por sus trabajos de investigación en 2º de Bachillerato (en Cataluña es oligatorio hacer y aprobar un trabajo de investigación en el Bachillerato), la mayoría tiene espíritu de superación, estudian cuatro idiomas, leen, se preocupan por la vida política (conozco por lo menos a 6 que son políticos de prestigio) quieren ser investigadores, periodistas, médicos, abogados, cineastas y muchos de mis exalumnos han llegado a ser lo que se han propuesto ser en la vida a base de esfuerzo y superación. En una pequeña ciudad es fácil seguirles la pista. Nuestro porcentaje de aprobados en la selectividad es del 98-99 % y podría seguir contándote todo lo ueno que tienen LA MAYORÍA. Mi teoría es que cuando TODOS los alumnos suspenden un examen, el problema es del profesor, no de los alumnos.
    Un beso, Lola y encantada de pasar a leerte.

  3. Tienes toda la razón mamá.Da miedo ver que cada día se sabe menos, pero lo peor es que cada día le importa menos al que lo ignora todo y si me apuras hasta se alardea de ello.
    Siempre he pensado lo importantísimo que era cada profesor con el que cada día mi hija pasaba tantas horas, lo importante que era nuestra comunicación para no mandarle mensajes contradictorios a Caro y que sintieran mi apoyo a una labor tan tan importante para el futuro de mi hija.
    También he visto cómo muchos padres se saltaban a la torera lo que los profesores proponían para una mejora de sus hijos, y de esas personas es de donde creo que ahora vienen estos problemas, de esos padres que casi llegaban a amenazar a los profesores por un aprobado, que no hacían coger ni un lápiz a sus hijos en verano habiendo suspendido, en definitiva, de esos padres para los que el colegio imagino que es una simple guardería y los profesores sus guardeses asalariados.
    Así es que, qué podemos esperar de unos padres así? Cómo se puede luchar contra eso?

  4. Entiendo que la situación no es tan desoladora como la pinta Joselu ni tan idílica como lo hace Marta C. Lo cierto es que en la enseñanza han ocupado plaza de profesores gente con distintas carreras que no han encontrado trabajo en lo suyo. Estos quizá no estén tan concienciados como lo auténticos maestros. Del proceder de algunos padres mejor no hablar. Un saludo desde mi mejana

  5. Con tantos planes y reformas en educación, que si uno pone la ciudadanía el otro lo quita y pone religión, quita ética y ponen gran hermano, si dos más dos son cinco y me llevo una o las cinco, si los políticos no se ponen de acuerdo para una buena ley de educación acabaremos siendo un país de “mal educados”
    Un abrazo.

  6. No creo que los resultados de las pruebas sean tan nefastos como dicen: creo que es otra excusa más para hacer de menos a los profesores. Ya se nos ha llamado vagos y otras cosas peores:ahora toca atentar contra los conocimientos.
    Mientras no se valore como se merece esta profesión, no podremos tener una educación de calidad pero claro…; eso no conviene…
    Abrazo!

  7. Soy docente desde los 18 ños y el balance no puede ser más positivo. Los alumnos de ayer no son mejores que los de hoy. Viven en circunstancias distintas y esos los condiciona. En este país hay mucho docentes sin vocación alguna y eso también se transmite…lamentablemente.

    El sistema, los planes educativos, los recursos, la colaboración de los padres, la condición social, etc pueden mejorar, pero los protagonistas dentro del aula son los alumnos y los profesores.

    Sin duda alguna, un bachillerato con tan solo dos cursos no aporta un bagaje óptimo para comenzar una carrera universitaria. Los masestros que han tenido esos resultados tan negativos son más víctimas que culpables…

    Sin embargo, en encuestas recientes todavía sale el profesional de la enseñanza como el segundo más valorado….

    Un fuerte abrazo

  8. El profesorado es uno de los pilares pero… ¿sobre qué se sostiene España en concreto?

    Pues eso, Lola.

    Sólo en mi comunidad este año somos 6000 menos, suma y sigue. Cosas de estar gobernados por ignorantes supinos.

    Y yo a tomar por saco, como tantos otros.

    Un beso, linda.

  9. Sé de sobra, Joselu, el esfuerzo que haces cada día para sacar provecho de tus alumnos y yo te empujo a tener esperanzas de que esto cambiará. Me siento muy solidaria con vosotros.

    Marta: no se puede juzgar a todos los profesores por sus resultados pues a veces son muy diferentes las realidades. Mi hijo Angel, físico, imparte clases en los Jesuítas en Madrid y sus alumnos no tienen nada que ver con los que van a una escuela pública en un barrio periférico de ciudad grande y llenos de inmigrantes a los que la cultura occidental les importa un pito. Y entre las públicas, como tu bien dices, existen también muchas diferencias. Tú has tenido la suerte de encontrar alumnos que te escuchaban y te entendían.
    Te mando un beso.

    Mónica, hija: yo sé muy bien lo que piensas de la educación a sus hijos de muchos padres y el poco respeto al profesorado.

  10. Felipe: cada profesor opina sobre lo que vive y desde luego es verdad que en la mísma pública hay muchas diferencias de unas a otras. Un abrazo Lola

    José: es verdad que tanto cambio en los estudios tienen desconcertados a maestros y alumnos.

    Te entiendo, Zamarat. Puede que todo sea una trampa, pero sí que es verdad que se llega a la universidad con muy poca cultura general y eso nos hace estar en el puesto que estamos en Europa.

    Yo, Luis Antonio, valoro mucho vuestra profesión y eso debía de ser lo que pensaran todos los padres. Sin vosotros y vuestra ilusión a pesar de todo,
    nuestros hijos y nietos estarían en una situación muy mala. Esto tendrá que cambiar.

    Atónita me quedo de lo que dices. ¿6.000 en tu comunidad¿ Pues V., esto clama al cielo y al infierno. Y lo peor es pensar que de esa cantidad tan enorme muchos jamás volverán a traer sus conocimientos a nuestros descendientes. Más vale no pensar. Te deseo todo bueno.

  11. Hola! No existe voluntad política para situar a los profesores en el sitio que les corresponde, simplemente porque estos transmiten cultura y cultura es lo que menos les interesa a los políticos que tengamos. Ni cultura, ni mucho menos capacidad intelectual. Cuanto menos pensemos mejor, eso es lo que les conviene a los políticos, así que si no hay profesores y los pocos que hay son malos, mejor que mejor.
    Me alegro de haberte visto en mi blog, y estoy contenta de pasar y dejarte mi tarjeta de visita.
    Un besito.

  12. Gracias por estar aquí, Pantera. Pues mientras no lleguemos a tener un profesorado respetado por todos en su justa medida, seguiremos en la última fila en educación. Otro besito.

  13. Yo llevo tiempo pensando que eso es la tónica general de la sociedad española, aunque salgan estadísticas, encuestas o excepciones que hagan pensar lo contrario. En España se estudia poco y mal porque hay un nulo interés por el mundo en general. Obviamente, como todas las generalizaciones, no es absoluta, pero creo que sí lo suficientemente extendida como para que suceda lo que comentas al principio de tu entrada. Habría que respetar más al profesorado, pero el profesorado está obligado a marcar el camino a seguir. Si ellos no saben (insisto, que no se den por aludidos todos los profesores), ¿qué esperanza podemos tener de que los alumnos aprendan? Es de cajón…

  14. Desde luego, algo que define a un país, que hace grande a una sociedad es el grado de su educación, de sus maestros.
    Y, opino, que estos, los profesores, deberían de ser admirados, benerados, cuidados, ser bien pagados. y por tanto exigirseles una calidad superior a la media.

    Ojalá algún día sea as´´í