Como ciudadana

En cuanto a ciudadana estoy completamente desmotivada. Me considero una persona optimista que siempre pienso que “no hay mal que por bien no venga”, sí, me considero optimista pero a la vez  muy realista y en estos momentos no veo salida ni “bien”  futuro por ninguna parte que pueda producirse a través de este “mal” tan agudo que estamos viviendo.

Nos decían que para el catorce ya habríamos salido de esta, pero nos engañaban otra vez. En el catorce, si no antes, ya se esperan más recortes y ajustes; y más paro y más desahucios y más hambre y más descontento y más ganas de mandarlo todo a la mismísima mierda. ¿Que podemos hacer los ciudadanos de a pié? Yo no quiero quedarme con los brazos cruzados como un corderito al que mandan al matadero. Yo quiero y necesito hacer algo y por eso pido ideas a los que sabeis y podeis darlas. Yo, si las ideas me gustan,  me apunto la primera aunque… que puedo hacer yo, una ancianita con casi ochenta años en sus espaldas? Pero confiad en mí, porque sabré sacar fuerza de flaqueza y estar en primera fila para cambiar todo esto que no nos gusta y nos averguenza.

10 Responses to “Como ciudadana”

  1. ¿Sabes una cosa LOLA? ¡¡eres adorable!! con entradas como estas lo confirmas sin duda cielo. No creo que existan ideas mágicas, tú… no dejes de hacer tus pasteles de chocolate con forma de corazón, por ahora, con eso llega, tú…te lo aseguro, estás más que cumplida…

    Cuando toque alistarse a filas, como cuando teníamos el barco pirata ¿recuerdas? serás siempre, la cocinera en jefe:))

    Muaaaaakss bonita

    PD
    Perdón por lo de la otra entrada, lo siento, es lo que pienso, pero quizá no debí contártelo, ni bromear.

  2. No tengo ni idea de qué podemos hacer, ni de dónde hay que alistarse. Tal vez la mejor opción, Lola, es enterarte en tu ciudad de dónde se ubica la Plataforma para los Desahucios por la hipoteca. No sé si tiene las siglas PDH, y colaborar con ellos enterándote dónde y cuándo tendrá lugar el próximo desalojo. Seguro que hay información. ¿Soluciones para la crisis? No las hay. Es un problema global del mundo y quienes deciden han decidido que sean las sociedades quienes paguen con su disminución de bienestar el peso de la crisis. Desde luego no la pagarán los bancos ni las sociedades de inversión que están a buen recaudo. En cuanto a la edad, de sobras sabes que un nonagenario, Stephane Hessel, recientemente fallecido, movilizó a buena parte de la juventud con su panfleto “Indignaos” y su posterior “Comprometeos”. ¿Los has leído? Tu acción es tan valida como cualquiera, más aún porque tienes detrás el peso de tu valor histórico que ha conocido distintas etapas y sabes de dónde venimos. Adónde vamos es otro problema y me temo que no lo sabemos. Un abrazo.

  3. Ojala encontrásemos una idea que fuese realmente efectiva para salir de esta…
    Abrazo!

  4. pues Lola, a mí sólo se me ocurre ser honesta en lo que hago y digo, y votar en consecuencia cuando toque votar, y echar a los que haya que echar -si se puede- y gritar tan alto y fuerte como pueda todo lo que pienso cuando me den oportunidades, no seré de las que tome las iniciativas de la calle porque bastante tengo con sacar a mis dos retoños adelante en esta jungla, pero bueno si hay otros que mueven las redes y agitan las aguas, gritaré como la que más para reforzarles, porque en una cosa tienes razón: no hay que quedarse parados a verlas venir!!!

  5. Pues Lola, creo que la forma más eficiente será no votarlesy si sólo son ellos los que se presentan dejar nuestro voto en blanco o votar a un partido minoritario. A mí tambien me han decepcionado, los unos y los otros. Enhorabuena a Marta C. por su iniciativa.

  6. Maria:: Yo, hasta que me muera soy una ciudadana más y no por tener tantos años estoy ya cumplida y me puedo poner a hacer calceta. Un beso.

    Joselu: Claro que conozco a Hessel y su Indignados. Por mucho que haya vivido etapas diferentes de la vida de nuestro país yo tampoco veo lo que nos depara el futuro pero me dá que lo próximo y cercano no va a ser muy gratificante. Lo que deseo por lo menos es que se vaya afianzando nuestra democracia y así nadie pueda llegar a pensar que es el mesias capaz de salvarnos a todos. Un beso.

    Ojalá, Zamarat, seamos o sean capaces de tener el sentido común que nos merecemos para poder salir de esta. Un abrazo.

    Pues yo, como tú, Manuela. No podré tomar la iniciativa pero me queda el derecho al pataleo y si hay ocasión gritar y reforzar como la primera. Besitos

    No te creas Anouk que no estoy pensando y mucho como votaré la próxima vez que lo haga. Estoy demasiado decepcionada. Otro besito.

  7. ¿Sabes Marta? Me ha desaparecido tu comentario pero me acuerdo de él para contestarte.
    Admirable tu manera de ayudar….. no es un granito de arena , es un granazo de arena. Ya me contarás con más detalle. ¡Que valiente eres! Un gran abrazo.

  8. Pero LOLA xD… no me refería para nada a tu edad, si no a todo lo que has hecho, bastante más que la mayoría…¿cómo puedes haberme entendido que por tu edad te relego a hacer calceta?lo siento de veras. Creí que sabías de sobra que siempre he admirado tu fuerza, tus ganas y tus muchísimas inquietudes. En serio, creí que conocías mejor lo que pienso y que no sea así, aun lo siento más. Vaya!

    Otro beso para ti, que descanses… o no sé, que escales el Everest mañana antes de desayunar:-)

  9. Marieta, te pido disculpas. Es lo de siempre: las palabras se las lleva el viento pero lo que escribimos a veces lo malinterpretamos. Yo se de sobra lo que piensas de mí y yo ya sabes que tengo mucha confianza contigo y además te quiero mucho. Tu sensibilidad se habrá sentido herida y eso es lo último que quiero para ti y menos por mi culpa.

  10. Solo por estas palabras tuyas, me alegro del malentendido ¿ves qué fácil es todo a veces? no te preocupes…. soy una blandengue:-) mil graacias, de corazón.

    No te digo nada arriba porque no quiero que se me mal interprete ( ya sabes lo fácil que es 😉 mi opinión sobre el profesorado de este país, es que queda mucho por hacer, desde dentro y desde fuera…faltan ganas, muchas, ahí, como en todas partes.

    Enseñar no es un trabajo, es una vocación. No todo el mundo vale y debería haber una gran criba ahí que no existe, como en nada. El respeto a los maestros, se ha perdido porque casi ninguno lo es en realidad… en el mejor de los casos son profesores, solo eso. Antes de enseñar hay que querer aprender y ya ves tú lo que cuentas, una pena.

    Después, te tiene que gustar mucho lo que enseñas, pero además tienes que querer conocer a quienes enseñas para saber donde entrarle y eso… no se enseña. Ni siquiera se puede pagar. Hay que querer y disfrutar haciéndolo. Nadie disfruta, ni enseñando, ni aprendiendo. Todo es un suplicio y así nos va.

    Todo el mundo exige y nadie da nada…gratis, ni siquiera las gracias:-)

    A ti te sobran ganas y yo me alegro un montón por ti y por nosotros.
    Solo por ver eso, también merece la pena tu presencia aquí bonita;)))

    feliz domingo preciosa.
    Muaaaaaaakss!!