Mendokusai

 

El domingo pasado, ví en la 2 un reportaje sobre los japoneses de hoy en día que me dejo flipada:  en Documentos TV “El imperio de los sinSexo”. Al que no lo viera le recomiendo que lo busque en la red.

Este documental me incitó a documentarme algo más sobre el  tema y he llegado a estas conclusiones:

Entre el 60 y el 70% de las parejas japonesas  de más de 40 años, no mantiene relaciones sexuales.

El 60% de varones y el 50% de mujeres japonesas entre 18 y 34 años, ni tienen ni buscan pareja.

Muchos  japoneses casados, buscan  el sexo despues del trabajo y antes de llegar a casa entran  en una cabina solitaria y miran pelis porno y alquilan artilugios de placer solitarios. ¿Y sabeis por qué?  porque su fin es sólo eyacular, producirse placer, pero no necesitan ni quieren perder el tiempo en darle placer a su pareja porque ya están  bastante estresados con su trabajo. Cuando llegan a casa solamente quieren descansar.

La comodidad parece haber apagado el deseo de los japoneses y sólo buscan el placer inmediato y sin esfuerzo.

Los japoneses tienen el record mundial de abstinencia sexual.

Pero no es el sexo lo que desaparece sino la relación de pareja.

La industria del sexo en Japón es un negocio en alza.

 Prefieren  novias virtuales porque no dan problemas y las encuentran más sencillas que las reales.

El descenso de la natalidad preocupa mucho al gobierno de Japón que lo considera un fenómeno que frena el dinamismo económico del país.

El instituto de Nacional de sexología considera una pareja “Sexless” cuando mantiene relaciones sexuales inferiores a una vez al mes, pero cada pareja tiene su propio concepto de abstinencia y existen las  que no se consideran “sexless” aunque sólo hagan el amor una vez al año.

Y el futuro no lo veo nada claro ya que en la juventud existe un gran porcentaje de “herbívoros” como los llaman allí. Son jóvenes que no se interesan nada por el sexo, su cuidado personal es lo más importante para ellos. Se les llama herbívoros por su profundo desdén por los placeres carnales. Aparte de por su apariencia, se interesan mucho por la moda, no tienen ambiciones laborales y normalmente están muy apegados a sus madres. Su apariencia es de  hombres andróginos como los que os presento al principio del post.

Y así podría seguir y seguir …….. La verdad es que me he quedado alucinada, de verdad.  Japón, para mí, es una nación dinámica, moderna, muy cara pero con un gran nivel de vida y yo me pregunto si esto pasa porque son unos adelantados a su tiempo y es el futuro que nos llegará a nosotros en ese aspecto, o es un principio de degeneración de la raza que llegará a destruir , a que desaparezca,  la humanidad, o….  ¿Japón es Japón y ya está?

Ah!  y se me olvidaba deciros que la palabra japonesa que da título a este post, quiere decir “estoy cansado” y es la que usa tajantemente el hombre japonés para negarse  a irse a la cama con su pareja.

21 Responses to “Mendokusai”

  1. Está claro que la sociedad productiva capitalista funciona de tal manera que el sexo en pareja puede ser harto complicado. ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Cuándo? El ritmo de trabajo, el madrugar, el estrés suponen un tajo esencial en el apetito sexual que requiere de tiempo y circunstancias apropiadas. Los japoneses son adictos al trabajo (en ese sentido son diferentes a nosotros) y probablemente desvían su apetito sexual a sustitutivos que no les retraigan demasiado tiempo ni les suponga mayor número de complicaciones emocionales. Para ello, sexo virtual, prostitución, pelis porno, pueden funcionar como elementos de desahogo de la tensión sexual. Y probablemente el hombre moderno, alejado de la naturaleza, está perdiendo instinto sexual, su semen se está degradando (por infinidad de productos químicos que engullimos) y además no tiene tiempo en un ritmo acelerado de vida y lleno de ansiedad.

    Me pregunto si en la resolución de la crisis que estamos viviendo uno de los elementos que sufrirá será el deseo sexual y su satisfacción. Las palabras mágicas son que hemos de ser productivos, competitivos, rentables, flexibles, líquidos… El sexo según lo entiendo yo necesita de arte y esto implica tiempo y relajación salvo que se quiera un desahogo como el de los conejos en segundos. El arte implica tiempo. ¿Cuándo en medio de nuestra necesidad de ser competitivos y adaptables?

    Me temo que lo de Japón es un adelanto de lo que viviremos aquí si es que ya no lo estamos viviendo desde hace años, no tan extremo, pero va por ahí.

    Besos.

  2. ¡Hola Lola!
    Antes de nada, gracias por tu visita a mi blog.
    Me gusta la manera en que relatas, me gusta tu blog.
    A partir de hoy, te seguiré y te enlazo.
    Me has dejado flipando con los japoneses. Tengo una amiga casada con un japonés y le voy a tener que preguntar qué tal le va con él.
    Buscaré el documental.

    Saludos y encantada de haber dado contigo.

  3. Lola tengo una amiga que es investigadora sobre tema de género y hace unos días me reí mucho con ella porque dice que las nuevas tendencias de la sexualidad son mucho más alarmantes que el calentamiento global, el deshielo de los polos y la tala de los bosques y es que podríamos estar asistiendo a una pérdida de la especie, porque si no hay reproducción ¿de dónde saldrán los niños del futuro?
    La realidad de los japoneses puede ser sólo un atisbo de lo que está por llegar, ya había leído sobre el tema aunque no circunscrito a un país, sino como una tendencia global, habría que pensar en qué está pasando con nuestros instintos primigenios y naturales, qué lleva en el contexto actual a esta y otras prácticas que también escandalizarían a nuestros ancestros, y no lo digo con mojigatería, ni censura alguna, que cada quien está asistido por toda la libertad del mundo para hacer con su cuerpo lo que le plazca o incluso lo que no, pero los por qué de la callada de las hormonas y apetitos sexuales realmente merecería especial atención, Malena, que es nombre de tango y también el de mi amiga asegura como investigadora que se están invirtiendo los roles de género, no me atrevo a asegurar tanto pero de ser así qué implicaría en el futuro, seguramente deberemos dejar pasar el tiempo, sentarnos y esperar para ver nuevos caminos y derroteros, ojalá no se nos acabe el asombro y mientras tanto confiemos en que explorando encuentren razones para arrepentirse de su renuncia?.
    Besos?

  4. Eso es lo que me estoy temiendo, Joselu, que lo de Japón sea solamente un adelanto de lo que le espera a la humanidad. Si miras el comentario de nuestra cubana Yolanda y de lo que su amiga investigadora le ha contado, estamos ante algo global y no local.
    ¡Que locura de mundo! lo mires por donde lo mires. Un abrazo Lola

  5. Bienvenida, María, y espero verte mucho más por aquí. Me encantaria saber la opinión de tu amiga casada con un japonés. Pero ya tengo la sensación de que esto no es tan local.
    Te visitaré pronto. Un beso de Lola

  6. También he leido sobre la inversión de los roles de género, Yolanda. Esto es , por lo que vemos, el futuro que nos espera. Hace años se hablaba de superpoblación el el mundo y… ahora que? La verdad es que da terror todo lo que está pasando.
    Te mando un abrazo Lola

  7. Lo vi, y “alucinaba en colores” una señora casada que decía que en treinta años solo habían tenido relaciones ¡¡una vez!! Y todas las demás cosas que tú detallas, yo lo estaba viendo y creía o me parecía que era un montaje para un video de humor. Japón es Japón…

  8. Mendokusai, Lola, es un fenómeno global, me temo. A pesar de que el porteño tiende a ufanarse de sus proezas sexuales, aquí también las estadísticas van en baja hace unos años.

    Creo que el ritmo de vida que llevamos, los espacios reducidos en los que no vemos obligados a vivir las familias en la urbe, el exceso de trabajo y de preocupaciones, todo eso hace que la libido se vaya al suelo.

    Lo de los herbívoros se ve bastante por aquí en Buenos Aires también. Los hombres jóvenes se arreglan más que muchas mujeres pero por puro narcisismo, no por calentar bombachas. Y no les veo actitud de conquista en lo más mínimo. Les llamamos “metro sexuales”.

    Se habla de personas catalogadas como sexless, childless, y de dinky couples (double income no kids: parejas con doble ingreso y sin hijos). Hay para todos los gustos.

    Muy interesante tu post. Espero que me inspire por oposición en el fin de semana y nos damos una alegría mutua con mi maridín.

    Un beso.

  9. José: seguramente alucinamos en colores al mismo tiempo. La verdad es que es muy sorprendente pero me temo que estamos hablando de un fenómeno global. ¡Donde vamos a llegar! Un abrazo Lola

  10. Toda la razón tienes en tu comentario. Hay una conjunción de problemas que está llevando a esto a pasos agigantados. Tú, niña, aprovecha mientras puedas. Un fuerte beso Lola

  11. Naturalmete, este último comentario era para Fer.

  12. Pues yo en Japón me moriría, Lola. Seguro, vamos. Y es que el asunto no es baladí, no. En absoluto.

    Hace unos días lo hablaba con mi… actual amigo-compañero de cama 😀 Y es que hija, no sé, a ver cómo lo digo para que no suene muy bestia… mmm… pues que nos echamos un polvo de pasadas las tres horas. Vale, ha sonado mu’bruto pero así termino antes. Y por suerte para mí, esto no es en absoluto una rareza.

    El caso es que entre tanto hablábamos al respecto del sexo y las prisas -en tres horas te da para hablar, para partirte de risa, y hasta para echarte un par de cigarros si procede-. En fin… Pues eso, que hablando del tema, yo, que soy curiosa de lo más, y leo mucho, y pregunto poco pero escucho un huevo -suerte cuando confías en los demás, porque ellos confían en ti porque pueden :)-, bueno, que le decía a mi partenaire que tengo comprobado que la gente en general, folla poco y mal. Esto no va a ser cosa sólo de los japoneses, ¿eh? Que tal vez sea más extremo, sí, pero que por aquí se anda a años luz de eso, no. No sé, a mí me dan mucha mucha pena las personas que no saben lo que es el sexo en condiciones, o peor aún, que directamente renuncian o han terminado por renunciar a él. Se pueden esgrimir mil y un motivos; no dejarán de darme pena. Y sinceramente, pienso en los japoneses, y en los que no lo son pero andan en las mismas o parecidas, y es que claro, en realidad no puedes echar de menos aquello que no conoces. Triste en el caso, ¿eh? Peor aún si lo conociste y ya no lo tienes, pero continúas deseándolo con la misma intensidad que entonces. Pero sabes, no me extraña demasiado lo que comentas, porque cuando el sexo es algo que se practica en modo autómata, cuando la sensualidad, el morbo, la tranquilidad o el desmelene -según el caso- y un montón de cosas más que debe acompañarlo queda al margen, ¿qué resta? Pues el apaño de cinco minutos y hale, a dormir.

    Ya te digo, mil motivos, pero por lo que yo veo, demasiados complejos, demasiados tabúes -mira si no por ejemplo el sexo oral, que es lo más normal del mundo y es que hay quien ni mentarlo vamos ¡con lo que mola!-, no sé, demasiados corsés en definitiva. Eso no puede traer nada bueno. Igual que no pueden hacerlo los sucedáneos prefabricados, del tipo que quieras imaginarlos. Tampoco se puede separar el sexo de la sexualidad, o estarás eliminando de un plumazo el componente social, y somos animales, sí, pero animales sociales. No le encuentro el sentido alguno a estos japoneses. Ni lo encuentro, ni quiero.

    No puedo sentir otra cosa que lástima por ellos. Y alegría por no ser uno de ellos, ni parecida.

    Un besito, guapi.

  13. Madre mía! Cómo está el patio! ¿Y se supone que Japón representa el progreso? Si es así, no lo quiero.
    Buscaré el video, aunque me he quedado tan sorprendida que no sé si seré capaz de verlo.
    Abrazo!

  14. ABSOLUTAMENTE ALUCINANTE, estamos locos, locos de remate. Es cierto, la economia, los estudios, el trabajo, blablabla, todo eso es importante, claro que si. Pero lo que nos define como animales, como serés de este planeta, como humanos al fin y al cabo. son cosas como la amistad, la fraternidad, el amor, el SEXO. no puedo comprenderlo. Y entre nosotros, incluso me cuesta respetarlo.
    en fin….

  15. V: me gusta que vivas la vida a tope y me gusta tu franqueza y tu frescura.
    Es verdad que tenemos demasiados complejos con el sexo y que hablar de él es casi tabú. Pues para tí, no y para mí tampoco. Nadie debía morir sin conocer lo que es un orgasmo y yo tengo amigas-conocidas, que tienen mil hijos y que siguen sin conocerlo..
    Te envio un beso muy fuerte. Lola

  16. Zamarat: es para quedarse sorprendida y más. Y lo malo es que llega a ser un problema global. Y esto es el progreso, sí, Zamarat, y no nos gusta. Un abrazo Lola

  17. Efectivamente Carlos: alucinante y no sé donde llegaran las próximas generaciones……
    Un abrazo Lola

  18. Debe ser consecuencia de comer el pescado medio crudo…aliñado con acetite de ballena pescada furtivamente. No sé.

    Y ahora en serio, creo que eso ya está llegando a nuestros lares… Menos mal que aun quedan personas como V que no se someten a esa incultura sexual.

    Un abrazo

  19. Veremos lo que pasa con las nuevas generaciones, Luis Antonio, pero mi impresión es que cada vez pasan más del sexo. Un abrazo Lola

  20. ¡¡Jo LOLA!! ¡Vaya tristeza de vida planteas en esta entrada xD!!

    No hay nada más penoso que hacer del sexo algo meramente fisiológico y no se me ocurre nada más triste que la imagen de alguien metida en un cubículo para eyacular e irse a su casa…

    Es como beber un gran vino en un baso de plástico o comer un plato suculento, hecho un guarro y a puñaos o a mordiscos babeantes… buuuaggg.

    Una vida sin sexo del bueno… nada de aquí te pillo aquí te mato, con la persona que amas, es como una vida sin música, sin belleza, sin las cosas buenas de este mundo… en fin… que dan mucha pena estos japos.

    Y … lo siento, pero para el placer siempre hay tiempo, del tipo que sea…no creo que eso nos suceda a todos… no lo creo… a mi, en una vida así, no me pillan te lo aseguro.

    Un besito cielo

  21. Esperemos, María, que lo de Japón sea una moda pasajera pero a mi manera de ver, esto no es una moda, sino una manera de vivir que va de parte a parte del mundo. Tanto estres, tanta crisis, tan poco tiempo, todo tan superdeprisa……
    Pero es verdad que no entiendo como tú, que se pueda vivir de espaldas al sexo en pareja, al sexo del bueno…..
    Un abrazo fuerte Lola