¿ PIB o FIB ?

 Bhután: Tiger's Nest Monastery

El Reino de Bután es un pais Budista desde el siglo VII.  Está situado en la parte oriental de la cordillera del Himalaya, entre China e India. Ingresó en Naciones Unidas en 1971, después de que  esta reconociera  su soberanía.

El 2 de Junio de 1974, el dia de su coronación,  Jigme Singye Wangchuck  dijo a su pueblo ” La felicidad interior bruta es mucho más importante que el producto interior bruto”.  Tenía entonces  18 años y sucedía a su padre, muerto repentinamente,  en el antiguo Reino de Bután.

La frase del Monarca en su discurso de coronación, no ha sido una frase caída en el vacío.  La filosofía de la “felicidad interior bruta” ha guiado la política de Bután desde entonces. La idea es,  que su manera de medir el progreso no debe basarse sólo en el flujo del dinero,  pues el verdadero desarrollo de una sociedad tiene lugar cuando los avances en lo material  y lo espiritual se complementan y se refuerzan uno a otro. Cada paso de una sociedad debe valorarse en función no sólo de su rendimiento económico, sino de si conduce o no a la felicidad. El concepto  butanés del FIB se basa en estos 4 pilares: Un desarrollo socioeconómico sostenible y equitativo, la preservación y promoción de la cultura, la conservación del medio ambiente y el buen gobierno. 

Existe una Comisión nacional del FIB  y una serie de comités a nivel local.  Ellos se basan en que lo que medimos afecta a lo que hacemos. Si nuestros indicadores sólo miden cuánto producimos, nuestras acciones tenderán sólo a producir más. Por eso había que convertir la FIB,  de una filosofía a un sistema métrico y eso fue encomendado por el rey al Centro de Estudios Butaneses, que años después ha dado con un índice para medir la felicidad.

La materia prima es un cuestionario de 180 preguntas, al que responderán los ciudadanos butaneses cada dos años. La primera se realizó entre diciembre de 2007 y Marzo de 2008. Las preguntas se agrupaban en nueve dimensiones:  Bienestar psicológico,  uso del tiempo, vitalidad de la comunidad, cultura, salud, educación, diversidad medioambiental, nivel de vida y progreso. Entonces, como se determina quien es feliz? Es feliz aquella persona que ha alcanzado el nivel de suficiencia en cada una de las nueve dimensiones.  De aquí saldrá, haciendo los cálculos como para sacar el PIB,  el FIB de Bután, según vayan llegando los avances en la población.

Es todo esto una utopía?  Os pego aquí un pequeño reportaje de la Asamblea General de la ONU en Septiembre de este año.     

Asamblea General de la ONU. Imagen de Sonam Ongmo 

Desde el lunes 20, los líderes mundiales fueron a Nueva York para asistir a la Asamblea General anual. Pero apenas a 5 años de la fecha límite para lograr los Objetivos de Desarrollo para el Milenio de las Naciones Unidas, fue triste ver países atascados todavía en las diferencias y en usar la plataforma para darse golpes entre ellos en lugar de hablar de cooperación. 

A ese respecto, fue agradable reír un poquito –a pesar de lo caprichoso que pudo haber sido- cuando el Primer Ministro de Bután propuso que se incluyera la “Felicidad” como el Noveno Objetivo de Desarrollo del Milenio. 

“Escucho algunos risas -y veo algunas sonrisas”, dijo, sonriendo también, mientras hacía una pausa a la reacción desde el piso. Instantáneamente, fue seguido por una ronda de aplausos de los que apoyaron su moción. 

A medida que las personas superan las amenazas de la supervivencia básica, ¿cuál será nuestra labor colectiva como sociedad progresiva? ¿Debemos seguir creyendo que la vida humana debe gastarse trabajando por un ingreso mayor como para poder consumir más a costa de las relaciones, la paz y la estabilidad ecológica? ¿Vamos a aceptar como inevitables las causas de depresión, suicidio, desintegración de la comunidad y la creciente criminalidad? ¿No podemos encontrar una manera de salirnos del fuego de la codicia que nos consume y que es avivado por los medios y que está pagado por la industria y el comercio que crecen con fuerza en el imprudente consumismo? 

Y para este fin, sintió que ya que el “supremo deseo de todo ciudadano [en el mundo] era la Felicidad, debe de ser el propósito del desarrollo crear las condiciones que posibiliten la Felicidad”. Sus razones para la propuesta surgieron de la filosofía del desarrollo de la Felicidad Bruta Interna (FBI), que Bután ha estado anhelando desde los años setenta. 

Además de esta osada propuesta, Bután también sorprendió a muchos cuando compitió por un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad. Los otros dos aspirantes son Corea del Sur y Camboya.

No podemos negar que hay muchos detractores de esta filosofía,  pero sin embargo esta inquietud  empieza a ocupar las agendas de influyentes mandatarios y eminencias de  la econonomía  a nivel mundial           (noticias y textos sacados de varias páginas de Internet)

19 Responses to “¿ PIB o FIB ?”

  1. Me he quedado fascinado leyendo tu post. No porque lo ignorara. Había oído hablar de ello, pero no le había prestado suficiente atención. Creo que escribiré en un sentido conectado al tuyo mañana. Todo lo medimos por la productividad y se nos dice desde la patronal que hay que producir más trabajando más por menos salario. necesitamos ese plus de salario porque tenemos necesidades que nos nan creado. Crecer, subir, consumir se relacionan con plenitud, pero es una plenitud que nunca llega puesto que estamos siempre insatisfechos. Nunca tenemos suficiente. Es la tragedia de occidente. Todo se mide por el PIB y no por el FIB. Es una enfermedad grave. Tu formulación es extraordinariamente oportuna, pero nuestro mundo trabaja por el PIB. ‘Cómo me gustaría conocer Buthan! Una vez tuve una amante italiana con la que pensé que podría conocerlo, pero no ha llegado todavía mi momento. Hay tantas cosas que los prepotentes occidentales desconocemos…

  2. ¡¡Cómo me ha gustado, mi querida LOLA!!

    Es que …¡¡ni te lo imaginas!!

    Pues yo, al contrario que Joselu, no había oído nada de este hombrecillo tan sabio de poco más de 50 años …

    Dan ganas de irse corriendo a vivir a Bután…¿por qué siendo el mundo tan grande y habiendo tanto cerebro, no escuchamos un poco más es estas personas?

    Pero…¡¡ si es que tienen la clave!! justo lo que preconizan es lo que necesitamos ¿por qué se sonríen en la ONU? ¿Por qué no se ponen todos ROJOS de la vergüenza al escuchar que este hombre perdido en el Himalaya, les da una lección?

    Lo dicho LOLA, me ha encantado…
    ¿Tú crees que existe la más mínima esperanza de pasear a este hombre unos días por España, por Europa, por el MUNDO…?

    En fin, utopía o no, yo me apunto…¿donde firmo?

    Un besazo, guapa, no dejes de contarnos estas cosas…por cierto ¿puedo enlazar tu post en un par de sitios donde sé que les encantará leerte?

    ¿Si? pues vale:-)

    ¡¡Feliz día, abu!!

  3. Yo quisiera contestar a las preguntas de ese cuestionario. Con auténtica sinceridad, con nobleza, con verdad, sin rebuscamiento.
    Estoy seguro que despues, al leer lo que puse, me sentiría un poco más feliz.,
    Lola, que bien lo haces. Que temas tan hermosos sabes buscar. Que lista eres.
    Un beso

  4. Yo había leído cosas sobre Bután pero tampoco conocía a este señor, ni sus fantásticas ideas. También me dan unas ganas locas de largarme allí corriendo, porque en los últimos tiempos, tengo la sensación de que aquí no se me ha perdido nada.
    Estaría muy bien hacer ese cuestionario. Está claro que hay que promover el FIB como sea.
    besitos

  5. La idea sobre el papel no sólo es preciosa, sino necesaria. Sin duda alguna. Pero lo que cabría preguntarse ahora mismo es si Bután cumple con sus objetivos. Quiero decir, estamos tan acostumbrados a que los políticos se despeguen de la vida diaria y cotidiana de sus gobernados, que la duda sobre lo que en realidad pretenden quienes hablan de esta utopía es legítima. Ojalá vaya en serio. Ojalá lo estén consiguiendo en Bután (investigaré por Internet a ver qué encuentro sobre la realidad de este país). Ojalá se extienda la idea hasta que el raro sea el que se ría cuando alguien la mencione.

  6. me parece un señor muy cuerdo, pero si lo propusiera aquí se le echarían encima y le enviarían a los leones, no estamos preparados para semejante filosofía, una pena… dan ganas de irse para allá, desde luego!

  7. alguien dijo que las grandes revoluciones nunca sirvieron para nada, sino para echar del poder a unos para meter a otros corrompidos.

    las revoluciones pequeñas son las que modifican un mundo, el que nos rodea. Pued una nación tan pequeña cambiar el mundo? No lo creo, en todo caso su mundo a ellos ya ha cambiado.

    no vayamos a destruirlo

    saludos

  8. Es curioso. Acabo de subir a mi twitter unas frases que vienen a decir que la felicidad es algo interno, y vengo aquí y tú has escrito sobre la felicidad interior bruta.
    A mí, este rey me parece un señor muy sabio. No hay nadie que no quiera ser feliz, entonces ¿por qué no se invierte en eso? Es sencillo. La felicidad no interesa, porque de la infelicidad, de la frustación, del descontento siempre se saca más dinero. Ójala pronto comprendamos todos, también los que se benefician de la infelicidad, que ese camino llena lo material, pero que lo material, a la larga, sólo sirve para caer más hondo en la tumba.
    Besos felinos.

  9. Joselu, yo también quiero conocer Bután. Podrá ser una idea que no prospere pero sólo por haberlo intentado, es para quitarse el sombrero ante el Rey de Bután.
    Hoy domingo, viene un reportaje en “El Mundo” sobre este tema. Que casualidad! Un abrazo Lola

  10. Mi María: claro que puedes enlazarme con quien quieras y yo encantada. Me alegro que te haya gustado este apasionante tema que serviría para acabar con todo lo malo que tenemos ahora. Un besazo Lola

  11. Albino: nos vamos a Bután? adoptamos el FIB?…
    Si es una utopía y no prospera esta filosofía será una pérdida para todos. Un abrazo Lola

  12. Sí Jo, promovamos el FIB, promovamos la felicidad. Somos muy tontos de no intentar hacerlo. Besitos Lola

  13. Pues si investigas mucho, Juan, como yo lo he hecho, encontrarás muchos fallos a ese , en el papel, necesario y precioso FIB. Un abrazo Lola

  14. Es verdad Manuela, no estamos en Occidente preparados para esta filosofía, sería un vuelco demasiado brusco, bueno para la mayoría pero malo para los que nos dictan como debemos vivir. Un beso Lola

  15. Ay Eloi! Sería precioso, maravilloso que se pudiera implantar el FIB en todo el mundo, pero….. tu ya sabes. Un abrazo Lola

  16. Pantera, tu te haces la pregunta y tu te la contestas y tienes toda la razón. No quieren que seamos felices, quiere que estemos asustados añado yo. Un beso Lola

  17. Lola, vuelvo a tí despues del “parón veraniego” (algo largo, como verás).Mientras te leía me acordaba de aquellos cuentos que leía de pequeña.Erase una vez un reino muy , muy pequeño donde había un rey sabio, muy sabio que quería que todos sus súbditos fueran muy ,muy felices…..Ojalá,,,,llevo media tarde tumbada en el sofá, haciendo zapping y viendo noticias y telediarios…¿en España? nuestros dirigentes y sus opositores está demasiado ensimismados en echarse los trastos a la cabeza unos a otros….Me gustaría mucho ir a BUTHAN, es un pais que se abrió al turismo muy recientemente ,,y sí, debe ser precioso.Gracias por traer esta noticia a tu blog..siempre hay esperanza…

  18. Anouk, es un verdero placer encontrarte aquí y leer tu comentario donde comparas mi post con un cuento de hadas. Si me pongo a pensar con razonamientos, veo que es casi una utopía llegar a inplantar en FIB en el mundo, pero si pienso con mis emociones, puedo llegar a creer que todo es posible y que a lo mejor el cambio de 2012, puede ser hacia esta filosofía.
    Si alguna vez llega el FIB al mundo yo quiero estar aquí para verlo y disfrutarlo con todos vosotros. Un abrazo. Lola

  19. No había oído hablar nunca del FIB sin embargo me parece una idea extraordinaria a la que todos los países debieran aplicarse. ¡No caerá esa breva!