Entries Tagged as ''

¡¡¡Hasta en Holanda!!!

zomerreporter2010aOur summer reporter flies, sails, drives and walks across Europe, looking for stories about creativity in journalism. Third stop, Spain.

A journalist is looking for news and novelties are looking for media attention. That’s how news often finds its own way to the journalist, usually through his personal network or through press releases. The editor only has to make his selection based on topicality, exceptionality and social relevance.

But the fact is that some populations produce less news than others. Take the elderly, for example. Because they usually aren’t as socially active anymore, you can hardly find any news on them at all. Logical, perhaps. Yet they make for an important part of the population: here in Spain almost one in five inhabitants is older than 65. Should that be a reason for the media to give them more attention? In Barcelona, I talk to proponents of that idea. If only for their life experience and their knowledge of history, the Spanish elders deserve a louder voice in the media and thuis in society, they feel.

Better 95 than never
Three years ago María Amelia López made an inspiring example of a senior who made herself be heard. On her 95th birthday, this spanish grandmother started a blog. She says it changed her life. “From now on I can communicate and interact with the world”, she writes in her first post. Until her death, two years later, López wrote about all sorts of things: commentary to world news, memories of the Spanish civil war and the days of Franco and ponderings on her own physical deterioration. zomerreporter-amateurisme

Navel-gazing of a senior citizen? Apparently it was interesting enough for the 70.000 visitors who read her blog every month, or more than 1.5 million readers in two years. From the moment her story hit the media, she could count on worldwide interest. Perhaps because a lot of readers hardly have any contact with seniors in their daily lives, her words gained an almost mythical value. López cleverly made use of that popularity to promote internet and the blogosphere as a means to stay informed and to share your experiences with others, especially in your old days.

Wrinkles
Not encouraged by López, but working from a similar motivation, Lola Rodenas has been blogging fanatically the past two years. This vivid Spanish señora started
Bohème at the age of 74, after she got the blog as a present from her son. Lola writes about politics, social issues, literature and more. To my question on if it’s important that the elderly have their voices be heard through blogs, she answers beautifully philosphically, “We may be old, but we’re a part of a world in motion and so we have to move with it. If we stop, we cease to be. As seniors we have to shout out that we exist, that we still use our brains and that we do not want to be discriminated against because of our wrinkles.”

She goes on, “I believe the media glorifies the youths and forgets about the elderly, while we have so much knowledge and experience that could serve the younger generations well. Our voices sound weak, but thanks to initiatives like my blog, we will have them be heard eventually.”

Do-it-yourself media
Lola believes that the elderly are no longer dependent of the attention that professional journalists give them, as thanks to their blogs, they can now communicate with the world directly and independently. Spanish seniors who do, like her, are still an exceptionally small group as of now. It’s a generation that grew up without the internet and for a lot of people her age, taking the e-step now feels like it’s too late, and too big of a step. But that could change fast.

The next generation of Spaniards is much more familiar with the possibilities in communication the internet offers and many of them use it to the fullest. Chances are they’ll keep doing that when old age strikes just as well. Once they’re retired and have more free time, but leaving the house becomes harder, a blog is the way to stay involved with society.

You have a story to tell
From another perspective, but with the same ideals, the project “Tienes una historia que contar” (You have a story to tell) was created. Five years ago journalist Alberto Alvarez and program manager of Fundació Caixa Catalunya, Mònica Duaigües, launched the idea to have Spanish journalism students write down the life stories of people over 70. It became a nationwide succes.

From her office in La Pedrera, the famous appartment building of architect Gaudí, Mònica Duaigües explains how the project works. “Every student gets in touch with one person over 70 in the vicinity of where they study. They don’t get to choose who that is themselves, because we didn’t want everybody writing about their own grandmas. Those duos meet a couple of times to get to know eachother a little better and to talk about the experiences of the senior. By now thousands of those meetings between students and the elderly have taken place for conversations about Franco, work during the economical boom of the 90’s or a romantic adventure with an African marine.”

El País on your cv
The stories that the students write based on those conversations are sent to a national jury. The best articles appear in the Spanish papers El País and El Mundo. “That way exceptional stories gain the attention of a large audience and the young journalists get the chance to be able to write ‘El País’ on their cv’s,” explains Duaigües. “Above that this project should contribute to the realisation among journalists that the elderly can be a rich source of information.”

The question remains of course if these kinds of projects will have a real influence in the long run. Maybe the summer reporter of 2020 could look into that. What is certain, is that these kinds of initiatives can count on a lot of attention from the media. Several of the participating duos have been on Spanish tv and radio by now. “A few weeks ago a journalist even called to ask if he could make an entire television series about the winning duos,” Duaigües says excitedly. Even if it took a detour, this way the Spanish seniors do get attention in the media. And the rest, they’ll do themselves.

Translation: Steven Jagers

uitgelicht rss feed icon
Esto es lo que escribe en un periódico holandes su reportera  María Groot.  Lo que está en negrita es lo que habla sobre mi blog. Está traducido del Holandes pero de todas formas mi ingles no es demasiado bueno y sí que lo entiendo pero no del todo. Alguien me lo traduce? A los blogueros mayorcitos , muy mayorcitos,  nos leen hasta ¡¡¡en Holanda!!!.

Grandma’s blogging       Esta traducción se la debo a   Juan

 

Nuestro reportero de verano vuelva, navega, conduce y camina a lo largo de Europa buscando sobre historias acerca de la creatividad en el periodismo. Tercera parada, España.

Un periodismo busca noticias y novedades que pidan la atención de los medios. Así es como a menudo las noticias encuentran su propio camino hacia el periodismo, normalmente mediante una red personal o una nota de prensa. El editor sólo tiene que hacer una selección basándose en el tema, la excepcionalidad y la relevancia social.

Pero es un hecho que algunos grupos producen menos noticias que otros. Tomemos a los mayores, por ejemplo. Dado que no son tan socialmente activos como solían serlo, es difícil encontrar noticias sobre ellos. Puede que sea lógico. Y sin embargo, son una parte importante de la población. Aquí en España uno de cada cinco habitantes es mayor de 65 años. ¿Debiera ser eso una razón para que los medios de comunicación les prestaran mayor atención? Hablo en Barcelona con gente que propone esa idea. Sienten que, aunque sólo fuera por su experiencia vital y su conocimiento de la historia, los mayores españoles merecen tener voz en los medios y en la sociedad.

Mejor a los 95 que nunca

 

Hace tres años, María Amelia López sentó un ejemplo inspirador como una persona mayor que se hizo escuchar. En su 95 cumpleaños, esta abuela española creó un blog. Dice que cambió su vida. “De ahora en adelante me puedo comunicar e interactuar con el mundo”, escribe en su primera entrada. Hasta su muerte, dos años después, López escribió sobre todo tipo de cosas: comentarios sobre la actualidad internacional, recuerdos de la Guerra Civil Española y los días de Franco y valoraciones sobre su propio deterioro físico.

¿Egocentrismo de un ciudadano mayor? Aparentemente resultó lo suficientemente interesante para los 70.000 visitantes que leían su blog cada mes, a los más de 1,5 millones de lectores que tuvo en dos años. Desde el momento en que su historia llegó a los medios de comunicación, ella pudo contar con interés a lo largo de todo el mundo. Quizá porque muchos de esos lectores apenas tienen contacto con mayores en sus vidas diarias,  sus palabras adquirieron un valor casi mítico. López hizo uso con inteligencia de esa popularidad para promover Internet y la blogsfera como un medio para mantenerse informada y para compartir sus experiencias con otros, especialmente en la vejez.

Arrugas

 

Lola Ródenas escribe en un blog tenazmente desde hace dos años, no animada por López pero trabajando con una motivación similar. Esta viva señora española inició Bohème a los 74 años de edad, después de que su hijo le hiciera el regalo de tener su propio blog. Le pregunto si es importante que los mayores se hagan oír a través de los blogs y me contesta con una maravillosa filosofía: “Podemos ser mayores, pero somos parte de un mundo en movimiento. Si nos paremos, dejamos de existir. Como mayores, tenemos que proclamar que existimos, que todavía podemos usar nuestros cerebros y que no queremos ser discriminados por tener arrugas”.

Y ella continúa. “Creo que los medios glorifican a la juventud y se olvidan de la vejez, cuando tenemos muchísimos conocimientos y experiencias que pueden servir bien a las nuevas generaciones. Nuestras voces suenan débiles, pero gracias a iniciativas como mi blog haremos que se escuchen de vez en cuando”.

Crea tu propio medio

 

Lola cree que los mayores ya no dependen de la atención que los periodistas profesionales puedan darles, ya que gracias a sus blogs pueden comunicarse con el mundo directa e independientemente. Los mayores españoles que, como ella, conforman un grupo excepcional. Es una generación que creció sin Internet y para mucha gente de  su edad parece ser algo tarde para dar el salto digital, por ser un gran salto. Pero eso puede cambiar rápidamente.

La próxima generación de españoles está mucho más familiarizada con las posibilidades de comunicación que Internet ofrece y muchos las utilizan al máximo. Es más que posible que lo sigan haciendo cuando les llegue la vejez. Una vez que se retiran y tienen más tiempo libre, pero dejar sus hogares supone una tarea más difícil, un blog es el medio ideal para mantener una relación con la sociedad.

Tienes una historia que contar

Desde otra perspectiva, pero con los mismos ideales, se creó el proyecto “Tienes una historia que contar”. Hace cinco años, el periodista Alberto Álvarez y la gerente de programas de la Fundació Caixa Catalunya, Mónica Duaigües, lanzaron la idea de que estudiantes españoles de periodismo escribieran las historias de gente de más de 70 años. Fue un éxito nacional.

Desde su oficina en La Pedrera, el famoso edificio de apartamento del arquitecto Gaudí, Mónica Duaigües explica cómo funciona el proyecto. “Cada estudiante contacta con una persona de más de 70 años en las proximidades de su lugar de estudio. No escogen a ese persona ellos mismos, porque no queremos que nadie escriba sobre sus propias abuelas. Estas parejas se ven un par de veces para conocerse un poco mejor y hablar de las experiencia del mayor. Por ahora, se han realizado cientos de estos encuentros entre estudiantes y mayores, para hablar de Franco, el trabajo durante el boom económico de los 90 o aventuras románticas con un marine africano”.

El País en tu currículum

Las historias que los estudiantes escribieron sobre esas conversaciones se envían a un jurado nacional. El mejor artículo aparece en los periódicos El País y El Mundo. “De este modo, historias excepcionales logran la atención de una gran audiencia y los jóvenes periodistas logran la posibilidad de decir en sus currículums que han escrito en El País”, explica Duaigües. “Por encima de todo, este proyecto debería contribuir a que los periodistas se dieran cuenta de que los mayores pueden ser una gran fuente de información”.

La pregunta que permanece, por supuesto, es si esta clase de proyectos tienen una influencia real a largo plazo. Puede que el reportero del verano de 2020 pueda hablar sobre ello. Lo que es cierto es que este tipo de iniciativas pueden contar con una gran atención por parte de los medios. Muchos de los dúos que participaron han aparecido en la radio y la televisión españolas. “Hace unas semanas, un periodista nos llamó para preguntar si podía hacer una serie de reportajes de televisión sobre los dúos ganadores”, dice Duaigües entusiasmada. Incluso si toma un desvío, de esta forma los mayores españoles consiguen atención en los medios. Y el resto, pueden hacerlo ellos mismos.


Brasil

     Allá me voy. Os cuento:    

El 11S, el dia de  la tragedia de las Torres Gemelas,  me encontraba en Moscú y me juré a mí mísma que si volvía sana y salva a mi casita,  nunca jamás volvería a subir a un avión. Llevo años sin hacerlo, desde ese dia, y siempre contestaba a la  pregunta de “por que….?”  con esta frase: “porque así estoy segura de que no me mataré en un avion”.  Mis últimos viajes a Florencia, Venecia y París han sido siempre en tren, viajes pesadísimos, pero todo antes que volar, me decía.

Hoy, os tengo que confesar que rompo mi juramento. Mi miedo es tremendo,  pero me he liado la manta a la cabeza y me voy a Brasil a final de mes,  tres semanitas,   a pasarlas con algunas personas que adoro y… que sea lo que mi destino quiera que sea.

Ya os he comentado en varias ocasiones que viajar no es ninguna prioridad para mí, ya no me hace la ilusión que me hacía antes,  pero creo que va a ser un viaje en el que voy a disfrutar mucho. Me dicen que es una zona muy tranquila con unas sorprendentes y maravillosas  playas en las que te puedes bañar mientras los delfines nadan a tu lado. Iré, a lo mejor, un dia a Natal,  la capital de Rio Grande do Norte para ver un poco como vive allí la gente, pero mi viaje estará centrado en pasear por las playas, leer mucho, escribir, oir música, pescar con mi hijo, pensar,  no pensar, meditar,  comer mucha fruta tropical y dormir, aparte de conocer gente que vive despacio su vida y la vive de verdad, sin ansia de llegar a una meta, que en realidad es lo que yo  busco de la vida en este momento. Es un “farniente” muy positivo que me dejará  ser yo mísma, libre, sin problemas, durante  esos dias.

Espero escribir en el blog , si Internet, la banda ancha de allí,  lo permite. Me encantaría poder compartir con vosotros ese viaje. Lo hago sola  y espero que no me surja ningun problema. Y también espero que al ver a una ancianita llegar sola y desamparada, los guardias de la Aduana  tengan compasión de mi y no me abran las maletas, pues os cuento en confianza que  he comprado jamón, lomo y chorizo para llevarles y como me pillen me lo requisan  y con toda seguridad que no lo queman como dicen, sino que se darán un atracón a mi costa  y eso me  va a mosquear un montón.