Nostalgia

¿Como te debes sentir cuando te enteras de que un gran amigo tuyo, solo amigo,  con el que te compenetrabas totalmente,  al que perdiste la pista hace  más de treinta años, que ya no vive, que tenía Alzheimer  y  a pesar de su enfermedad  y los años pasados  aun pronunciaba tu nombre en voz  alta muchas veces?              

22 Responses to “Nostalgia”

  1. Pues yo no sé los otros, pero yo creo que tendría sentimientos contradictorios. Por un lado me parecería estupendo que se acordara tanto de mí, pero por otro me sentiría muy triste por no poder compartir los recuerdos con él.
    Besos felinos.

  2. Orgulloso y triste….. Así me sentiria.

    sin duda eres de esas personas que una vez entran en tu alma y tu corazón no salen nunca

  3. Pues no sé como me sentiría. La verdad que sería un mal trago saber eso y no haberme podido despedir de él, pero puedes pensar y te deberías quedar con eso que fuiste la última persona de la que se acordó.
    Un beso!

  4. Yo sentiría pena de que un amigo se ha muerto. Y alegría de que en medio de esta nube que fué su mente haya recordado buenos momentos pasados conmigo.

    Un abrazo,

  5. Lola conocí hace algunos años a una señora encantadora con la cual desarrollé un vínculo afectivo muy intenso, casi que maternal, cuando vine para Pinar seguíamos en contacto por teléfono, la primera vez que no renoció mi voz al primer instante me asombró mucho, ese fue el primer síntoma del que fui consciente, meses más tarde no era capaz de reconocerme en persona y sin embargo pronunciaba mi nombre en presencia de otros, no sé exactamente cómo sentirme respecto a eso, porque mi presencia no significaba nada y mi nombre si, es algo doloroso, incomprensible pero lo más lacerante es ver esa persona con la cual sostuvimos un vínculo excepcional perdida en un laberinto, donde no somos un recuerdo, sino una palabra… Para mi prevalece la pena por el padecimiento ante cualquier otro sentimiento y la impotencia de ver que nuestro afecto es inútil para transitar hacia la lucidez.
    un beso.

  6. Esa enfermedad es posiblemente la más terrible que existe. No causa daño físico, pero el que la padece es observado con conmiseración, intenta comunicarse pero los recuerdos se le escapan, la memoria va desapareciendo y el que lo sufre se da cuenta de cómo los demás le miran y le ignoran (aunque se recubra con una capa de cariño, cortesía o urbanidad). Va advirtiendo que va desconectando, que los demás ya no lo consideran, que simplemente son amables en el mejor de los casos. He coincidido en dos ocasiones con Pascual Maragall en museos de Barcelona. Iba muy bien acompañado pero su mirada era desenfocada, perdida, le imagino reteniendo retazos de memoria de su vida, pero ya no se le considera de esta dimensión. Ya es de otra. Hoy he estado con una persona que lo padece y he visto sus enfados cuando los demás se aperciben de sus fallos de memoria. Terrible. Preferiría la muerte. Creo. En cuanto a tu amigo del alma que repetía tu nombre. ¡Quién sabe! Son tan aleatorios los recuerdos. Puede no significar nada en especial, alguna fijación, algún resto de un mundo. Yo no le buscaría mayor significado porque no hay respuesta. Simplemente es hermoso.

  7. quizá eras su amor secreto, o nada más que su confidente, o nada más que su gran amiga, pero en cualquier caso pues te quería mucho seguramente y recordaba mejor cosas contigo que con otra gente, pero no me extraña, una vez más…

  8. Sentir, seguro que sentirás muchas cosas, pero sobre todo yo te recomiendo que te quedes con una: la felicidad. ¿Y sabes por qué? Porque cuando una enfermedad le devoraba los recuerdos, uno de los que se quedó es el de tu nombre. Eso tiene que hacerte feliz, más allá de la obvia y necesaria tristeza por no haber tenido la oportunidad de compartir ese tiempo con él.

  9. Es simplemente emocionante. Estoy seguro que si pronunciaba tu nombre era porque se trataba del mas claro y mas intenso que tenía en ese baul de recuerdos que cada vez se va haciendo más pequeño.
    Pero conociendote, y solo te conozco por el blog, pero me parece suficiente, no me extraña, porque eresa capaz de inspirar cariño sin pedir nada a cambio.
    Eres estupenda, Lola

  10. Difícil pregunta. Si me tocara a mí, me sentiría culpable y contento. Culpable, porque me hubiera gustado estar con mi amigo en ese momento tan difícil; y contento, porque con todo y Alzheimer fui lo suficientemente importante en su vida como para que se acordara de mí. Esto último es lo que debemos tener siempre en mente, querida amiga: que los amigos, aunque no estemos con ellos, siempre nos tienen en cuenta porque nos aprecian muchísimo.

    No sé si lo que compartes en tu blog te ocurrió, pero si es así, sabes que desde acá te mando un fuerte abrazo. La gente no se va mientras los tengamos presentes en nuestros recuerdos y nuestro corazón.

  11. Sentimientos contradictorios tendría supongo… pero qué bonito que hayas significado tanto para esa persona que se acuerde de ti cuando ya no se acuerda de nada.

  12. ¡¡Supongo mi querida LOLA, que como tu avión!! 🙂

    Debe ser muuuuy hermoso saber que alguien a pesar de su desconexión cerebral con el mundo real, a pesar del tiempo transcurrido, sigue conectado a ti, en su corazón y a la vez una pena enorme, el pensar que el tiempo y la vida no os haya permitido volveros a encontrar para decirle que tú, también le llevabas en tu corazón.

    Pero mira, yo que ando más o menos parecido a esto que te acabo de contar por mi padre, siempre pienso, que ellos lo saben, necesito pensar eso, para sentirme bien. Es muy fácil llevarte en el corazón LOLA, por si pasa mucho tiempo y se te olvida, yo siempre te llevaré en el mío, aunque no te lo diga, tan a menudo como me gustaría, estás ahí desde hace mucho, mi querida abu.

    ¡¡me está mareando tu avióóóóóóóóóóóóón!! jajajaja

    UN BESAZO GRANDÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍSIMO, cielo.

  13. Queridos amigos: gracias por vuestros comentarios y respuestas para una pregunta que yo no sabía responder y también gracias porque con lo que decís me haceis sentirme muy querida y en consecuencia me haceis sentirme muy bien.
    Esta persona era muy muy querida por mí, era piloto y es por eso lo del avión. Cuando escribí esto me acababa de enterar de que pronunciaba mi nombre muchas veces cuando ya estaba enfermo. Esa noche dormí poco pensando en él y en lo que pasaría por su cabeza y si pudo llegar a ser feliz. Mis sentimientos ahora son de emoción, de pena, de orgullo, de rabia, de cariño… pero sobre todo la consecuencia de saber esto ha sido recordar momentos felices pasados juntos, nuestras confidencias, compartir una botella de vino, hablar y mucho hablar sin ningún secreto el uno para el otro, buscar fotografías donde estamos juntos… y todo en una nebulosa, porque el tiempo hace que te olvides hasta de las caras de los seres a los que tanto has querido.
    Ahora solamende deciros que os abrazo a todos, a todos con mi cariño. Lola

  14. Y vuelvo a escribiros para contaros una anécdota de los años sesenta y algo.
    Estaba yo pasando un mes en un pueblo de la montaña de Alicante, a casi 1.000 metros de altura y uno de esos dias que estaba yo con mis hijos y mucha gente tomando una horchata en la calle principal del pueblo, de momento, oimos un ruido ensordecedor que nos llenó de espanto, y… sabeis de que se trataba? de mi amigo piloto, entonces del Ejército del Aire, pilotando un reactor y bajando a una altura en la que pudimos ver su cara…. Nos dió tres o cuatro pasadas de mucho cuidado y movía el avión de un lado para otro saludando. El susto que se llevaron en el pueblo no me lo han perdonado nunca y él luego se reía diciendo que solamente había ido a saludarme. Que os parece? Era un poco cafre mi amigo pero a mí me encantaba que fuera sí.

  15. Tengo la vista nublada, no veo la pantalla de los lagrimones. Qué historia de desencuentros y sin sentidos. Lo que yo hubiera dado porque Papá me diera unas pasadas. Llegué demasiado tarde a su vida. Aún así lo mío era adoración…Pero esa cabeza tenía cristalinos esos momentos pasados de felicidad, de charlas hasta las tantas regadas con algún caldito…con la famosa tía Lola. Tenía plan de conocerte con Alejandro, tampoco pudo ser. Pero si me dejas voy a visitarte este otoño.

  16. CAfre???? a mi me parece un encanto.

  17. Cristina querida: tenemos muchas cosas para contarnos. Yo conocí a tu padre en una preciosa época de mi vida y tú lo has disfrutado cuando yo lo habia perdido de mi vida. Te espero en Otoño, naturalmente en mi casa, y ya verás que bien estamos juntas recordando. Te mando un besito muy fuerte.

  18. Sí Carlos, un verdadero encanto.

  19. Yo estoy con Carlos, nada de cafre. Qué bonita historia, Lola.
    Besos felinos enormes, y un fuerte abrazo.

  20. Bonita y verdadera historia…la vida es así Pantera.

  21. Me postraria ante la belleza que suelen tener las excepciones, esos casos particulares son la raiz realista de la poesía, y ser parte de un poema no escrito sino vivido es una maravilla, una maravilla lola!

    Pd: Perdón por llegar tarde a comentar, es que ando instalandome en nueva ciudad y todo eso me tiene un poco enclaustrado. Saludos abrazos y sonrisas

  22. No se me hubiera ocurrido nunca, Vavo, pensar que lo que me ha ocurrido pudiera ser parte de un poema no escrito, sino vivido. Es muy bonito lo que dices, me gusta de verdad.
    Cuéntame un poco de tu vida, el porqué de cambiarte de ciudad, que haces normalmente, si tienes un amor…. Me interesa, me gusta lo que dices y quisiera conocerte un poco más. Y espero que perdones la curiosidad de esta viejecita… Un abrazo Lola