Entries Tagged as ''

La infidelidad

Y ahora resulta que la culpa de nuestras infidelidades no la tenemos nosotros!  Que cosas!

Me encuentro con que el hombre segrega en su cerebro un gen que se llama Alelo 334 y la mujer una hormona que se llama estradiol, que son las culpables de que en algún momento de nuestra vida  podamos ponerle los cuernos a nuestra pareja.

No cabe duda que la infidelidad es una cuestión cultural ya que todavía en algunos sitios lejanos y dentro de paises como India, China, Brasil y algunos puntos de Africa, en algunas tribus, su práctica esta admitida. Hasta Los Guanches, en Canarias, la practicaban.

En la cultura occidental, la infidelidad está prohibida moralmente pero sobre todo, la infidelidad femenina. Sigue siendo un tema tabú y condenado por la sociedad que una mujer sea infiel pero no cabe duda que con los hombres hay mas permisividad. No se hasta cuando, culturalmente también, va a ser así, pero lo que sí que sé es que en estudios efectuados entre parejas, trasciende que el 50% de los hombres son o han sido infieles a sus parejas pero ¡ojo! el 30 o 40% de las mujeres también.

Las causas de la infidelidad son muy variadas. Está comprobado que la monogamia es algo impuesto. También está comprobado que el amor no dura toda la vida. Si sabemos cuidarlo e irnos adaptando a los cambios que se producen en nuestros sentimientos, compartiendo todo en la vida y madurando al unísono, la felicidad en la pareja sí que puede durar toda la vida, pero esto es muy dificil de lograr. Conozco muchas parejas, muchas, que nunca se han sido infieles pero que viven una vida sin alicientes que no ayuda mucho a encontrar la estabilidad.

Seguramente el hombre infiel llega a serlo simplemente por el sexo en muchos casos. Las mujeres llegan más por insatisfacción emocional. Las hay, pero es raro que una mujer practique sexo con alguien que no es su pareja, simplemente por sexo.

Las parejas pueden llegar a la infidelidad buscando algo que no encuentran en casa. Pueden ser aspectos intelectuales, físicos, emocionales, de atención, decepciones, mala comunicación y muchos más.

La emoción de la aventura extraconyugal produce una subida de adrenalina que cuando estás sumido en ella es muy dificil de controlar.