Ayahuasca. Mi experiencia con ella.

 

Resultado de imagen de imagenes de la planta ayahuasca

Una pequeña introducción

Siempre cuando escribo un post, una entrada en mi blog,  acostumbro a sentarme delante del ordenador  y con la idea central de lo que quiero contar en mi cabeza ,  no necesito borradores. Si tengo claro lo que quiero transmitir, escribo lo que  viene a mi mente sobre el tema y las ideas fluyen y fluyen y yo las voy plasmando  en la pantalla.  No me gusta escribir largas entradas, procuro resumir y concretar en las menos palabras posibles mis pensamientos.

Pero todo esto que tengo hoy revoloteando en mi cabeza desde hace dos días me va a ser muy difícil  plasmarlo en treinta o cuarenta renglones y de antemano os pido disculpas si me paso y os aburro pero para mi es una entrada importante y me gustaría, solo esta vez os lo pido, que la leyerais entera y si es posible que la divulgarais.  No es ego os lo prometo, esta vez mi gran ego está dormidito y procuraré no despertarlo.

Para los que no me conocéis me voy a presentar:  me llamo Lola Ródenas, tengo 80 años, el 16 del mes que viene 81, separada y ya viuda, cuatro hijos y una nieta. Una buena genética que me ha concedido la naturaleza me permite poder jugar al tenis dos veces por semana y hacer pilates con gente joven otros dos días a la semana.  La juventud que no tengo ni en mi cuerpo ni en mi cara la tengo dentro de mi. Las ganas de vivir me acompañan  aunque mi vida haya estado llena de episodios dolorosos que me han hecho sufrir a tope.  A tope y durante muchos años.  He tenido dos depresiones fuertes y muchos episodios de ansiedad en cuanto he visto la linea roja de peligro en mi vida.

Y aún así me gusta la vida aunque no me guste la torpeza y la ignorancia de mucho de lo que me rodea.  No creáis que soy una ancianita  jovial, tonta y espiritual pues para nada soy así. Vivo en el mundo que vivo con todas sus consecuencias y soy muy consciente  del momento que me ha tocado vivir.  En muchos aspectos estoy fuera de mi generación, lejos de ella,  y me entiendo mucho mejor con la juventud de ahora  porque hablamos , en general, el mismo idioma.

Sé que sería mucho más fácil para mí no salirme de mi “zona de confort” pero no puedo remediar el ser una persona inquieta, curiosa y valiente y en cuanto se me presenta la oportunidad doy el salto al vacío, a lo desconocido, y me adentro en laberintos oscuros sin pensarlo;  esto me ocurre porque mi meta es aprender, saber, investigar, conocer,  y no  me queda   mucho tiempo ya para hacerlo y tengo que aprovecharlo.

Necesito saber antes de irme, adonde me voy a ir, para qué estoy aquí, de donde vengo, quién soy en realidad, quién me ha traído hasta aquí, que es lo que espera y si he cumplido sus expectativas . Y si no me ha puesto nadie y he llegado a la tierra porque el espermatozoide de mi padre  acertó a penetrar el óvulo de mi madre,  quiero saber si solo he nacido para perpetuar esta raza tan devaluada. Que difícil que me muera con respuestas, que difícil. Pero yo lo voy a intentar hasta el fin de mis días….      Difícil pero posible, es lo que pienso, si los sabios científicos  aciertan pronto  y sus teorías dejan de serlo.

Pues ahora que me conocéis un poco mejor me voy a centrar en mi maravillosa experiencia.

Jamás en mi vida se había cruzado en mi camino la palabra “Ayahuasca” hasta hace dos años que me la nombró un hijo mio con problemas sin resolver. Me dijo que era una planta sagrada de la medicina tradicional indígena y que con esa medicina donada por un  Chamán de la selva (Mi hijo vivía entonces en Brasil)  pensaba resolver su vida. Lo hizo y efectivamente le fue muy bien.  No voy a hablar ni contar nada de nadie en esta entrada que no sea lo que yo he experimentado, pero en resumidas cuentas ese fue mi primer contacto con la medicina.

He investigado sobre esto durante estos años, he leído, he visto vídeos, prensa especializada, opiniones de médicos, experiencias de personas que la han tomado y siempre pensaba que me gustaría probarla pero sin realmente pasar por mi mente que pudiera  llegar el momento de hacerlo y mira por donde cuando menos me lo esperaba… ¡zas!:   hace como un mes leo en facebook  que la organización Ayahuasca Internacional está haciendo una gira por toda Europa y que en España una de las ciudades donde se hará la ceremonia  será en Alicante.   ¡No me lo puedo creer! , fue lo que pensé y me puse manos a la obra. Escribí enseguida pidiendo información  y después de recibirla  y sin pensarlo más volví a escribir diciéndoles que contaran conmigo. No tenía miedo pero sí mucho respeto a la planta y sus efectos, pero fueron más fuertes  mis ganas de explorar que posiblemente mi sensatez y volví a dar un paso hacia lo desconocido dejando atrás mi “zona de confort” y lanzándome al vacío.

 

Mi experiencia del Retiro con dos tomas de Ayahuasca

 

Llegué sobre las seis de la tarde a un pueblecito de la montaña, no se si de Valencia o Alicante (España).  Iba con dos amigas y después de curvas y curvas hacia nuestro destino al fin llegamos.

Entramos en un albergue con multitud de habitaciones llenas de literas. Elegimos tres, dejamos las bolsas y salimos a ver quien nos orientaba sobre lo que debíamos hacer.  Iba llegando gente y gente que se unió a nosotros y a nuestra desorientación.    Mucha desorganización  y comentamos todos  que no nos gustaba vernos tan  mal atendidos.

Así estuvimos tres o cuatro horas y yo con un hambre de muerte ya que casi había ayunado durante todo el día para tener el cuerpo ligero y preparado para tomar la medicina sagrada.

A las once de la noche todo  empezó a tomar forma de manera adecuada y nos reunímos con el Chamán  y los organizadores en una gran sala  preparada para el Retiro. Se llenó el suelo de colchones  y todos nos sentamos en ellos y escuchamos con atención los consejos que nos daba Alberto Varela para tomar la Ayahuasca:  confianza, abandonarnos, estar sentados la primera media hora después de la toma y varias cosas más.  Mi sorpresa fue cuando recibí un aplauso de todos los asistentes en el momento que  Alberto comentó que yo tenía 80 años y había venido sin ningún miedo; como siempre yo era la de más años de los treinta más o menos que éramos.

Nos quedamos ya con poca luz, el Chamán, Taita Juan Martín Jamoy se vistió con sus collares y sus plumas indígenas  y empezó a preparar el brebaje.   Cantaba  melodías con  palabras indígenas y tocaba una flauta que sonaba divina así como la armónica y sacaba unos sonidos maravillosos de un cuenco con un mazo.  Yo, atenta a todo, curiosa y expectante ya no miraba a nadie de la habitación; mis sentidos estaban puestos en el ritual que acababa de empezar. El Taita fumaba y echaba el humo encima del Yagé que íbamos a tomar… decía palabras ininteligibles que a mí se me hacían como rezos y fuí la segunda en acercarme a tomar la Ayahuasca.    El brebaje es amargo muy negro y espeso pero yo lo tragué sin problema.

Me senté en mi sitio y no pensé en nada, me entregué completamente a lo que quisiera expresarme la medicina.   Al ratito noté mucho calor dentro del cuerpo y una relajación y un bienestar como nunca lo había sentido. Solamente eso, relajación y bienestar…  Pasaba el tiempo y yo no veía nada…. me sentía un poquito frustrada dentro de mi bienestar.  Oí al rato que quien quisiera podía acercarse al Taita a que le diera otra toma y ¡como no! me acerqué la primera a tomarla. Volví a mi sitio y enseguida, con los ojos cerrados, empezaron a pasar imágenes delante de mis ojos: Os voy a decir que figuras pasaron pero la interpretación que me dieron me la guardo para mi: es personal e intransferible.:

Ví muchas lianas encadenadas las unas a las otras, raices, muchas raíces y figuras hechas de lianas, cubos, mesas, ventanas…

Muchos soldados armados, muchísimos,  en pueblos, ciudades, cárceles, cuarteles, camiones llenos por carreteras…

Ciudades arrasadas y muy negras, tal vez el fin del mundo, no estoy segura.

Muchas gallinas y patos  y un león con melenas  muy grandes  sentado en un asiento de pasajeros de un tren.

Un lago con algo dentro de él, no se si personas, con una gran catarata con mucha espuma muy blanca cayendo.

Un Tsunami llegando.

Mi cerebro, el fondo, la parte primitiva de este .

Muchos círculos.

Yo mísma acostada, sentí que subía hacía el techo y la curiosidad me hizo mirar hacia abajo y me vi allí tumbada en el colchón.

Seguramente, seguro que vi mas cosas que ahora no me vienen a la mente.

Todas las imágenes las vi de una manera objetiva, no me involucré en ninguna de ellas fui una mera espectadora. No tuve emociones ni siquiera cuando pensé que estaba levitando.  Me sentí muy bien, con confianza, percibía mucha energía positiva alrededor, me sentía feliz aún en un momento que vomité.  Tuve algo de colitis pero me fastidiaba tener que abrir los ojos y dejar de ver cosas para ir al baño.

Todo lo que experimenté fue con los ojos cerrados, en cuanto los abría se me iban las imágenes y  como me gustaba tanto verlas estuve durante casi las seis o siete horas que duró la sesión con los ojos bien cerrados. No sentí emociones sobre las imágenes que vi como os he comentado antes pero todo el tiempo me sentí en paz conmigo misma y con el mundo entero.   Yo oía a mi alrededor vomitar, reír, llorar, bailar, levantarse, hablar, música, al Taita Juan Martín  tocando la guitarra y cantando al yagé,  pero no me molestaba nada. Yo estaba relajada y feliz.

A las ocho y media de la mañana terminó la ceremonia y yo me sentía con una energía, y la siento ahora, fuera de lo común.  Ese día me quedé dormida durante una hora al final de la ceremonia  pero fue suficiente para todo el día.

El Taita Juan Vídeo de taita juan martin jamioynos estuvo narrando  su azarosa vida en defensa de las tierras y los derechos de los indígenas en la zona en la que él nació. Es médico tradicional y  antropólogo   y es la persona más humana que conozco. Luchó por los indígenas y sus derechos y se encontró siempre en peligro entre el Gobierno de Colombia y la Guerrilla. Las dos partes lo querían muerto.  Una persona memorable por su sabiduría.

Tengo que tener un recuerdo muy grato  para todo el equipo de Ayahuasca Internacional por haber facilitado mi encuentro con esta poderosa medicina que es el Yagé, y mi agradecimiento a los facilitadores, pendientes de nosotros toda la noche. 

¿Ha cumplido mis expectativas la toma de Ayahuasca o Yagé?

 

Pues os tengo que decir que no era esto lo que yo me esperaba ¿por qué?   Yo creía que al tener mi conciencia expandida como la iba a tener por la toma iba a ver a mis seres queridos muertos, esperaba que me dijeran cosas, esperaba también colores desconocidos para mí, colores nunca vistos,  palabras que me explicaran cosas de la vida que siempre he anhelado conocer, imágenes impactantes y muchos sentimientos y emociones.

Esta vez la Ayahuasca no me ha ofrecido esto porque seguramente no era lo que necesitaba ver y saber en este momento de mi vida. Esta bebida es muy sabia y sabe lo que se hace. Lo se.

No quisiera morirme sin antes tomarla de nuevo.  Y veré y sentiré cosas , estoy segura,  para las que estaré preparada en ese momento.

Ha sido una experiencia maravillosa para mi vida. Doy fe de ello.

 

 

 

 

Educar la mente

“Educar la mente sin educar el corazón no es educar en absoluto.”  Aristóteles

 

Hoy ya tengo premio para todo el día.  Estoy contenta, muy contenta.  Os cuento una noticia que aunque no me atañe particularmente me ha llenado de placer, y más todavía, me ha llenado de esperanza  por las nuevas generaciones.

Leo en “El Mundo”:  ” Una asignatura llamada Empatía.  El Gobierno canario ha creado una materia obligatoria y evaluable, única en España, para ayudar a los alumnos de primero a cuarto de primaria a reconocer, expresar y controlar sus sentimientos”.

Si yo viviera en Canarias votaría sin dudar al partido político que ha llevado esta maravilla a la práctica.

Tengo la esperanza de que toda España siga este ejemplo y la asignatura de “Educación Emocional y para la Creatividad”  se implante en todos los centros.

Que nuestra siguiente generación, aparte del aprendizaje de las materias de siempre, tuviera el plus del conocimiento de los sentimientos  propios y de los de sus compañeros, que la empatía, saber expresar sus emociones adecuadamente y todo lo que eso conlleva fuera vital en sus vidas,  haría de nuestros descendientes unos seres humanos distintos a los que estamos acostumbrados a ver.

Es muy importante conseguir un buen nivel en el Informe Pisa, pero tener una nación de  personas emocionalmente inteligentes   es, bajo mi punto de vista, lo más importante.

 

Adelina, la bruja estafada

Dice la bruja Adelina que,  cuando le pasaba el huevo por toda la espalda al señor  Jordi Pujol  y luego lo rompía en un plato, la clara y la yema se habían vuelto negras.

No sé que hacer… tengo que taparme la boca al leer esto porque si no me la tapo mis carcajadas van a llegar a oídos de doña Adelina y la verdad es que no quiero enfadarla ahora encima de que la han estafado. Lo raro es que se dejara engañar, ella, la gran vidente, por su cliente más querido.

¡Caray con el señor Pujol  y su huevo negro!  Me alegro mucho de no haberlo conocido pues mi pequeño patrimonio hubiera estado en peligro de desaparecer y entonces… ¿que sería de mi?

Cuenta doña Adelina  que su amistad empezó cuando el Muy Honorable fue a Andorra a verla para que le curase un tic nervioso que le hacía cerrar y apretar  los ojos.  Le curó, casi, de  ese mal y mira por donde se quedó enganchado con ella y durante años fue su bola de cristal, y su huevo, claro,  los que solucionaron ” algunas de sus más profundas dudas sobre asuntos familiares y del gobierno de Cataluña”.

Al fin se la trajo a Barcelona y así empezó el negocio.  Le llevó a su consulta a “gran parte de la distinguida agenda que manejaba el expresidente”.   Dice doña Adelina ” cobraba comisiones por ponerme en contacto con clientes. El me daba a mi 150 euros, pero luego él cobraba 300 euros a cada persona”  y prosigue “llegó a hacer hasta dos millones de pesetas en un solo día”.

De todas formas, y ahora le hablo a usted doña Adelina, no se puede quejar de todo esto pues me ha dicho un pajarito que ahora, en su retirada,  vive usted de las rentas conseguidas en aquella época en que  trabajó tan duro y gastó tantas neuronas de su cerebro para poder ayudar al que entonces era Presidente de la Generalitat.

 

 

Mizaru, Kikazaru, Iwazaru.

 

O seres inteligentes están jugando con la raza humana, o somos seres muy imperfectos,  o la escala de valores que nos hemos dado y en la que hemos fundado nuestra civilización occidental  está equivocada.

Si de verdad la meta del ser humano es simplemente sobrevivir yo me pregunto porqué nos gusta tanto matar a nuestros semejantes. Se puede contestar a esto desde la religión  apelando al “libre albedrío” , desde la política recurriendo a  nuestro derecho a la  defensa propia, desde la economía poniendo por delante la defensa de nuestros intereses económicos…..

Yo, que no soy religiosa, ni política,  ni entiendo un pelo de economía, lo que observo es que siempre, desde el principio de los tiempos, la raza humana no para de diezmar a la raza humana. O sea, no para de suicidarse.

Yo me pregunto:  ¿ es lícito matar a uno para salvar a veinte?; ¿ Es lícito el canibalismo en casos desesperados?; ¿ Es lícito causar un mal en función de un bien?; ¿Son lícitas las guerras preventivas?…

En nuestro planeta no hay sitio para la paz, hasta para tener paz tenemos que matar, para defendernos tenemos que matar, para ayudar a otros a salvarse tenemos que matar.

En estos momentos nos estamos matando por todo el planeta, yo diría que en los cinco continentes, los muertos se amontonan en todos lados, niños, adultos, inocentes y culpables.

Y los que ayudan…¡cuidado!  no lo hacen por amor al prójimo, no.  Si no hay intereses económicos o geopolíticos por medio  no hay ayuda que valga.  (¿Se acuerda ya alguien de Haití?)

Tanto muerto nos hace insensibles, y hemos llegado a ver a bañistas en playas tomando el sol con cadáveres de subsaharianos en la arena de Lampedusa cerca de ellos así como personas que no quisieron perder su viaje después del tsunami de Indonesia y siguieron en las playas aunque el mar fuera dejando ahogados en la orilla.

¿Somos malos?  Yo creo que ni siquiera eso. El mayor pecado del ser humano no es el odio a sus semejantes sino la indiferencia. La indolencia colectiva es la esencia de la humanidad.

Es por eso el título de esta reflexión:    Mizaru, que significa no ver ; Kikazaru que significa no oir  e  Iwazaru que significa no hablar.  Los tres monos de Nikko nos dicen que no veamos ni oigamos ni hablemos y creo que  han logrado convencernos. Somos autómatas llenos de indiferencia por lo que pasa en nuestro planeta.

¿O no?

 

 

“Las partículas elementales”

” La novela de Michel Houellebecq constata el fracaso de la raza humana pervertida por el Hombre mismo”         las particulas elementales-michel houellebecq-9788433967305

 

 

“El Epílogo de las partículas elementales, en clave de ciencia ficción, da al libro toda una significación diferente y trascendente. Si la sociedad descrita por Huxley en Un mundo feliz debido al control genético de la procreación, la libertad sexual y el  avance en la lucha contra el envejecimiento es una aspiración no concretada, y ésto es así porque la mutación metafísica llevada a cabo por la ciencia moderna conlleva la individualidad y el deseo, y Huxley no tuvo en cuenta que el sexo una vez separado de la procreación sólo subsiste no como principio de placer sino como principio de diferenciación narcisista; la sociedad que imagina Las particulas elementales pretende vencer aquello que impide la realización de la utopía: el descubrimiento de la posibilidad de reescribir el código genético sin riesgo de mutaciones y la reproducción por clonación de cualquier especie animal, tiene por consecuencia, el nacimiento de una nueva especie, asexuada e inmortal, que supera la individualidad, la separación, el egoísmo y la vanidad.”

“……   que no se trataba de reproducir la especie humana hasta en sus menores características, sino de crear una nueva especie racional, y que acabar con la sexualidad como modo de reproducción no significaba en absoluto, muy al contrario, acabar con el placer sexual. Las secuencias del código que provocaban, en el momento de la embriogénesis, la formación de los corpúsculos de Krause, ya se habían identificado; en el estado actual de la especie humana, estos corpúsculos estaban escasamente repartidos por la superficie del clítoris y del glande. No había nada que en un estado futuro impidiera repartirlos por toda la superficie de la piel, ofreciendo así, dentro de la economía de los placeres, sensaciones eróticas nuevas y casi inauditas”

 Las partículas elementales  son partículas que no están constituidas por partículas más pequeñas”   (¿Se refiere el autor al individualismo?)

 

Nunca me había pasado esto con una novela.  Cuando leí “Las partículas elementales”  me quedó un amargo sabor de boca .  Pensé que Michel Houellebecq era un insolente provocador, pesimista, misógino y muchos adjetivos más y que la lectura de su libro era más bien desagradable y que si iba a terminar de leerlo era porque habíamos quedado todo el grupo del CLNY en comentarlo por videoconferencia.  A pesar de leer la novela de cabo a rabo no llegué a tiempo de mi viaje a Brasil para asistir a esa reunión de amigos hispanos. Si me alegro de este punto es porque creo sinceramente que hubiese hecho una crítica muy equivocada. Os cuento: Como os dije al principio, nunca me había pasado con una novela lo que me ha pasado con esta:  sin llamarla yo nunca a mis pensamientos, los personajes, los hermanos Bruno y Michel aparecían en mi mente muchos dias. Eran apariciones recurrentes y yo me preguntaba el porqué de estas y con esos personajes que me repugnaban. Así estuve una temporada hasta que decidí releer el libro a ver si me producía el mismo rechazo que la primera vez. Releerla me ha abierto los ojos y me ha hecho admirar a este escritor, que no al hombre, por la manera tan cruda y abyecta de presentarnos la realidad del mundo en que vivimos y decirnos que no tenemos solución, que la raza humana ha sido pervertida por el Hombre mismo y que vamos derechos a nuestra extinción si no nos dejamos cambiar genéticamente , pues son en realidad algunos de estos genes los que nos hacen destruirnos entre nosotros. A diferencia de Huxley en “Un mundo feliz”, aquí no existiría un totalitarismo, seríamos nosotros, los humanos, los que sellaríamos un pacto democrático entre nosotros mismos para que la humanidad no desapareciera. Houellebecq nos muestra en esta novela  el problema  y su solución.  Nos invita a pensar. Novela terrorífica, de ciencia ficción,  que nos dice que tal como hemos demostrado que actuamos los humanos   por los siglos de los siglos, o no podemos o no queremos cambiar  y eso nos  llevará a nuestro fin.                                                                                                                                                                                            

Una pregunta al aire

 

 

 

 

 

Quisiera saber de los casi cincuenta millones de habitantes que tiene España, descontando naturalmente a los niños,  cual es el porcentaje  de estos habitantes que se conoce la historia reciente de nuestro país. Me refiero al siglo XIX y al XX en su primera mitad. Cuantas de estas personas conocen el porqué de la  Primera República  y de la Segunda , esta del año 1931.   Y naturalmente me gustaría mucho saber también si conocen el porqué de que esa Segunda República culminara con nuestra terrible Guerra civil  desde el año 1.936 al 1.939.

Y esta curiosidad mía  viene a raíz  de una pregunta, puede que capciosa,  que hago  en cuanto me encuentro entre un grupo de gente que nunca es la misma, ni en el mismo lugar ni del mismo nivel. Esta pregunta siempre viene a cuento porque vaya donde vaya  no hay reunión en que no salgan a colación los acontecimientos políticos actuales en España,  el debate sobre Monarquía o República o la ascensión de ese “Podemos”  que cautiva con sus utópicas palabras.

Mi pregunta es:  ”¿alguno de vosotros me puede decir porqué fracasó la Segunda República?”    ¡Pues no!  Nadie sabe contestar a mi pregunta y siempre terminamos esta conversación entre risas y bromas.

Con esto no quiero decir que no existan españoles que no conozcan la historia, naturalmente que los hay y seguramente serán muchísimos,  pero tengo la impresión que una gran mayoría no tiene ni la más remota idea y dice votar república  o monarquía según sea de izquierda o de derecha.

Y antes de dejar este escrito quisiera aclarar que leo blogs de países lejanos en que dicen que las monarquías son  reliquias del pasado. Es posible que eso sea cierto pero pienso que no se puede opinar de lo que no se conoce cuando hablan de nuestro pais.  Habría que ahondar mucho en nuestra historia, conocerla muy bien para poder dar una opinión fidedigna de lo que más nos conviene.   Yo solamente puedo opinar, y soy una analfabeta de la política,  que llevamos cuarenta años de paz y libertad  y que no soy ni republicana ni monárquica pero que quiero otros cuarenta años más de lo mismo y si puede ser,  mejorado.

 

Viajar en el tiempo

 

 

¿ Conocéis , hablando de  viajar en el tiempo,  el ejemplo de los hermanos gemelos en que uno viaja al espacio..?        Uno va en un cohete a la velocidad de la luz  y el otro se queda en la Tierra. Cuando el primero regresa, está en el futuro de su hermano. El efecto lo sufren los astronautas, pero es pequeñísimo, a lo mejor regresan una millonésima de segundo más jóvenes que si se quedaran aquí. Ahora bien, si los cohetes fueran muy rápido, casi a la velocidad de la luz, un astronauta podría partir en 2008 y volver un año más tarde para él, pero habría transcurrido un siglo aquí, sería 2100, y conocería a sus tataranietos.

Yo elijo viajar al futuro si me dan la oportunidad de hacerlo. Al pasado solo iría a recuperar una carta que mi madre me escondió y nunca me dio (y que no se lo he perdonado nunca) cuando yo era muy jóven  y que tenerla en mi poder y leerla  es posible que hubiera cambiado mi vida. Pero en realidad y a estas alturas eso es una minucia que no vale la pena ni mencionarla.

A lo que vamos:  yo viajaría a lo que va a pasar, pero no a lo que me va a pasar a mí que me importa un pito. Me gustaría llegar al siglo XXII, al XXIII, al XXIV…   y puede que algo más. ¿Y por qué? Porque quiero conocer todos los avances que se habrán producido en nuestro planeta y en el Universo del que los físicos ya conocerán sus principios y habrán dejado de ser teorías para pasar a realidades demostradas. Sabrán como fue el Big-bang,  si existe un orden verdadero en el Universo o lo domina el caos de lo cuántico,  también sabrán ya con certeza de donde vinimos y para qué  y porqué los que hemos nacido somos los elegidos y los que no nacieron no. Se conocerán otras dimensiones en el cosmos y nuestro mundo ya no será de tres dimensiones sino de muchas más. Se habrán hallado galaxias con planetas habitados.   Los adelantos en medicina habrán sido tan grandes que los especialistas conocerán el cuerpo humano y sus problemas al dedillo y se habrá  erradicado  la enfermedad en el planeta.

Todo esto es lo que yo esperaría de mi viaje al futuro pensando que vamos a seguir el ritmo de adelantos del siglo XX y en cuanto viera y comprobara todos esos acontecimientos saldría disparada hacia mi casita en la tierra porque no me gustaría nada,  pero nada eh,  llegar y encontrarme con mis hijos más viejos que yo.

 

 

 

El tránsito

No me gusta nada ver las caras de las personas muertas. Es algo superior a mí y en ocasiones hasta me produce náuseas y más todavía si son gente de avanzada edad (como yo por ejemplo). No se si soy una cafre por decir esto pero si quiero hablar un poco del tema tendré que ser sincera.
Se acaba de morir una persona cercana a mi, no de mi familia directa, a la que he estado viendo últimamente, varios años, con mucha frecuencia. No tenía casi familia y los únicos que la han cuidado hasta su muerte hemos sido mis hijos y yo. La verdad es que me dió mucha penita no haber estado con ella en el momento del tránsito de la vida a la muerte pues le hubiera cogido la mano sabiendo que ella siempre había confiado mucho en mi..
Le miré la cara aunque rechazaba hacerlo y me gustó ver en ella un gesto muy natural y yo diría que casi placentero. Lo primero que me vino a la cabeza fue que se había apagado poquito a poco y sin sufrir pero por la noche, ya en mi cama, no me podía dormir pensando en ese mínimo momento, en ese filo de navaja, en ese instante que separa a la vida de la muerte.
¿Será verdad que recorres tu vida en un flash? ¿ Que tienes un momento de gran lucidez? ¿Que atraviesas un túnel que termina en un gran resplandor? Y yo me pregunto ¿Se pasará miedo? ¿Donde habrá ido su energía o su alma? ¿O no irá a ningún sitio?
Siempre dentro de mi la gran incógnita que me produce tanta curiosidad pero que no pienso nada más que cuando veo la muerte cerca de mi.
Yo, que no soy de rezar, recé en el momento de su entierro un padrenuestro y un avemaría y ¡como no! un “Bendita sea tu pureza” que no se me ha olvidado desde que lo aprendí de pequeña y que cada vez que iba a verla rezábamos juntas.
Allí donde estés, espero que lo pases mucho mejor de lo que lo pasabas aquí desde hacía muchos años. Descansa en paz J.

En esta entrada no quería hablar de la muerte en sí sino de ese mínimo instante de pasar de un lado al otro que me gustaría que no fuera demasiado angustioso. ¿Que opináis?

Mí misma

Hoy no me interesa escribir ni sobre la abdicación del Rey, ni del triunfo de “Podemos”, ni de la metedura de pata del miembro del Tribunal Constitucional al que han cogido “in fraganti, ni de las primarias del Psoe, ni de mi ex-partido Popular, ni de “gurteles” ni de “eres” ni de horribles maltratos. Tampoco voy a escribir sobre política internacional que me da un poco de asquito, ni sobre la injusta sociedad en la que vivimos con muchos ricos e infinidad de pobres. Hoy no estoy de ese humor.

Hoy es un día en el que como Frida Kahlo dijo delante de sus autoretratos: “me pinto a mí misma porque soy a quién mejor conozco”, yo me digo delante de mi vida: “hablo de mí misma porque soy a quién mejor conozco”.

Hablo de mí misma sí y me digo que la vida es una montaña rusa, para mí lo ha sido. Existen días en que me levanto triste sin motivo aparente, que me siento frágil como el cristal y que me gustaría tener a mi lado una mano fuerte que me guiara por la vida y en la que yo me pudiera apoyar y dejar de estar alerta a todas horas y me permitiera cerrar los ojos de vez en cuando.
El día que me levanto contenta me doy cuenta de que yo me basto “myself” para afrontar la vida con todos sus problemas, que yo valgo un potosí y que la vida es así: un largo recorrido, un gran viaje en el que vas aprendiendo lo que debes hacer y que actitud tomar para intentar que te guste ese viaje. Ya sabéis que yo me siento muy bien caminando y caminando. La meta ya me importa cada vez menos.
Pero para hacer ese viaje y que te resulte placentero tendrás que aprender muchas cosas: a caer y levantarte, a perdonar y ser perdonado, a controlar tus miedos, a decir no en momentos que sería más fácil decir sí, a darte cuenta que esa persona que no te gusta es posible que aporte algo positivo a tu vida… Muchas más cosas tendrás que aprender pero la vida es larga y da tiempo para todo, lo importante es que tu te quieras, que te ames por encima de todas las cosas y que decidas de una vez por todas que camino tomar para ser dichosa en tu viaje y así poder hacer felices a los que tienes cerca.

Los reborn

Nunca había oído hablar de ellos, son preciosos, son naturales y tiernos y pienso que no pueden existir mujeres de la edad que sea que no les apetezca cogerlos en sus brazos.

Pero…..

Estoy hablando de los muñecos- bebé  que ya están llegando a España y están teniendo un éxito sorprendente.

Dice Wikipedia que “La creación de bebés reborn surgió en Alemania, durante la Segunda Guerra Mundial, cuando las personas se veían obligados a vivir gran parte del tiempo en refugios con los mínimos recursos. En esa época en la que escaseaba incluso lo básico, algunas madres comenzaron a reformar las muñecas de sus hijas para darles un aspecto nuevo. Más adelante, aproximadamente en 1990, se extendió hasta Estados Unidos este método para conseguir muñecos realistas y desde entonces, ha ido surgiendo una industria en torno a este tipo de muñecas.”

Hasta aquí todo va bien y yo no pongo objeción alguna a su fabricación y venta pero luego me encuentro con este párrafo y ya empiezo a inquietarme un poco:   “La fabricación de una muñeca reborn lleva tiempo y esfuerzo. Para comenzar este proceso debe tener un muñeco de vinilo o un kit especial y las herramientas y recursos necesarios. La apariencia de la muñeca depende del creador, sin embargo, algunos artistas reborn permiten que sus clientes encarguen una muñeca personalizada, por lo general aportando una fotografía para conseguir un parecido a un niño en particular”.  

Esta muñeca personalizada, pienso yo, a la que  crean como  se pida, con peso, color de ojos, meses de vida, altura, color de pelo y más y más y más…  ¿no se puede parecer demasiado a  la hija ( queridísima y añorada siempre y que  murió), de la persona que la encarga? ¿Y esto no podría crear un desequilibrio psíquico en la mente de esa madre?

Y todavía me hago una pregunta más:  ¿ Sería una terapia o sería nocivo tener entre sus brazos un reborn una mujer que anhela tener hijos y está amargada porque no puede?

Me gustan las fotos que veo de esos preciosos reborn. Admiro a sus creadores. Solamente objeto que puedan caer en manos en manos equivocadas.